EL CON­TROL DE LOS PRO­DUC­TOS QUE SE VEN­DEN CON SE­LLO AR­TE­SANO

En la co­mu­ni­dad ga­lle­ga son ca­da vez más nu­me­ro­sas las em­pre­sas que rea­li­zan una ac­ti­vi­dad ar­te­sa­nal ali­men­ta­ria ba­sa­da en los pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción ma­nua­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Lui­sa Ló­pez

Ca­da vez son más los pro­duc­to­res que apues­tan por la co­mer­cia­li­za­ción de los lla­ma­dos ali­men­tos ar­te­sa­nos. Es­ta de­no­mi­na­ción, que a día de hoy en Ga­li­cia no cons­ti­tu­ye un se­llo dis­tin­ti­vo, pe­ro sí es­tá pre­sen­te en mu­chos de los ali­men­tos de con­su­mo ha­bi­tua­les, es­tá orien­ta­da a ejer­cer un im­pac­to po­si­ti­vo en el con­su­mi­dor que en­cuen­tra una ma­yor con­fian­za en es­te ti­po de pro­duc­tos. Aunque no exis­te un marco nor­ma­ti­vo es­pe­cí­fi­co que los re­gu­le, se lle­va ca­si una dé­ca­da ha­blan­do de la crea­ción de un de­cre­to de ar­te­sa­nía ali­men­ta­ria que ya exis­te en co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas como An­da­lu­cía, País Vasco o Na­va­rra. Es­ta de­no­mi­na­ción no ha­ce más que po­ner en va­lor el pro­ce­so ma­nual de ela­bo­ra­ción y su vin­cu­la­ción a la tra­di­ción cul­tu­ral e his­tó­ri­ca a tra­vés de un etiquetado, que ava­la su pro­ce­den­cia y ga­ran­ti­za al con­su­mi­dor la tra­za­bi­li­dad.

En to­do ca­so, la ley en Ga­li­cia sí de­fi­ne es­te con­cep­to. Se con­si­de­ra ar­te­sa­nía ali­men­ta­ria to­da la ac­ti­vi­dad, pre­pa­ra­ción, ma­ni­pu­la­ción y trans­for­ma­ción de pro­duc­tos, que cum­plen con los cri­te­rios de fa­bri­ca­ción de nor­mas téc­ni­cas, cu­yas ma­te­rias pri­mas sa­len de la pro­pia ex­plo­ta­ción (agra­ria o pes­que­ra), cu­ya pro­duc­ción es con­tro­la­da y li­mi­ta­da y no es sus­cep­ti­ble de me­ca­ni­za­ción. En la co­mu­ni­dad ga­lle­ga son ca­da vez más nu­me­ro­sas las em­pre­sas que rea­li­zan una ac­ti­vi­dad ar­te­sa­nal ali­men­ta­ria ba­sa­da en el desa­rro­llo de pro­ce­sos ma­nua­les, con­tan­do siem­pre con ma­te­rias pri­mas se­lec­cio­na­das y una sin­gu­lar pre­sen­ta­ción, que le da al pro­duc­to fi­nal una ca­li­dad di­fe­ren­cial ga­ran­ti­zan­do la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. La fle­xi­bi­li­dad de es­ta no­men­cla­tu­ra no ofi­cial obli­ga al con­su­mi­dor a rea­li­zar una com­pra res­pon­sa­ble re­vi­san­do bien los eti­que­ta­dos, re­sis­tién­do­se a las lla­ma­das de los li­nea­les de los su­per­mer­ca­dos. Des­de el Clús­ter Ali­men­ta­rio de Ga­li­cia des­ta­can, sin em­bar­go, que no se tra­ta de una nor­ma­ti­va que ha­ya te­ni­do de­ma­sia­do im­pac­to en la in­dus- tria ga­lle­ga. «En Ga­li­cia el claim ar­te­sano tie­ne más que ver con el mar­ke­ting, y no es­tá al ni­vel del con­trol y las exi­gen­cias de las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen», apun­tan des­de el or­ga­nis­mo.

Es­te va­cío le­gal pro­vo­ca que el pro­ce­so de com­pra pue­da ser has­ta cier­to pun­to en­ga­ño­so pa­ra el con­su­mi­dor, pues­to que la eti­que­ta de ar­te­sano es de­ma­sia­do fle­xi­ble. Así lo ex­pli­ca el re­co­no­ci­do chef, André Ar­zúa Ti­zón. «En Ga­li­cia exis­te mu­cha li­ber­tad en lo re­fe­ren­te a las eti­que­tas de ar­te­sano, la po­lé­mi­ca sur­ge en torno a la ca­li­dad del pro­duc­to que de­be­ría ir de la mano de esa con­di­ción de ar­te­sano y no siem­pre se cum­ple. Es­te ti­po de pro­duc­tos de­ben res­pon­der a unos al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad», ad­vier­te el co­ci­ne­ro. En su opi­nión, de­be­ría exis­tir un marco le­gal que con­tro­le con más ri­gi­dez es­tos pro­ce­sos. «Con­ta­mos en Ga­li­cia con los me­jo­res pro­duc­tos del mundo, pe­ro el problema es que te­ne­mos que po­ner­les un se­llo de ca­li­dad que va­ya al ori­gen del ali­men­to no so­lo a su pro­duc­ción fi­nal. An­tes de dis­tin­guir los ali­men­tos con es­te ti­po de mar­ca se de­be­ría re­gu­lar la ca­li­dad del pro­duc­to. Exis­ten mu­chos va­cíos le­ga­les con res­pec­to a es­te te­ma y es­to es­tá per­ju­di­can­do se­ria­men­te a los que sí es­tán ha­cien­do pro­duc­tos de ca­li­dad», des­ta­ca André Ar­zúa. Al­go si­mi­lar, ex­pli­ca el chef su­ce­de en Ca­ta­lu­ña. Eco­ló­gi­cos, ar­te­sa­na­les, sa­lu­da­bles…ca­da vez son más va­ria­dos los ad­je­ti­vos que apa­re­cen en las eti­que­tas que lla­man la aten­ción del con­su­mi­dor em­pu­ja­do ca­da vez más por lle­var un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. De ahí la ne­ce­si­dad de un marco de re­gu­la­ción que ha­ga más trans­pa­ren­te el pro­ce­so de com­pra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.