EL SUE­ÑO LA­TI­NOA­ME­RI­CANO HE­CHO AÑI­COS

Mar­ce­lo Ode­brecht EXPRESIDENDENTE DEL GRU­PO ODE­BRECHT, LA MA­YOR COR­PO­RA­CIÓN EM­PRE­SA­RIAL BRA­SI­LE­ÑA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - MER­CE­DES MORA mer­ce­des.mora@la­voz.es

Te­nía Mar­ce­lo Ode­brecht (Salvador de Bahía, 1968) el mundo a sus pies. He­re­de­ro de la com­pa­ñía que fun­dó su abue­lo, Nor­ber­to Ode­brecht, allá por 1944, lle­va­ba des­de el 2001 las rien­das del ma­yor gru­po em­pre­sa­rial de Bra­sil, con 168.000 em­plea­dos a su car­go y pre­sen­cia en ca­si una trein­te­na de paí­ses. Pi­lo­ta­ba uno de los ma­yo­res im­pe­rios de La­ti­noa­mé­ri­ca, con in­tere­ses en sec­to­res tan di­ver­sos como la cons­truc­ción, la in­ge­nie­ría, la pe­tro­quí­mi­ca, la ener­gía, la in­dus­tria na­val y la de­fen­sa; y una fac­tu­ra­ción —en el 2014— de 107.000 mi­llo­nes de reales (ca­si 26.000 mi­llo­nes de eu­ros). Y era, cla­ro, uno de los hom­bres más ri­cos e in­flu­yen­tes de su país, con un círcu­lo de amis­ta­des que in­cluía a los prin­ci­pa­les lí­de­res po­lí­ti­cos de Bra­sil, en­tre ellos, los ex­pre­si­den­tes Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so y Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va

Ode­brecht III, so­bre­nom­bre con el que era co­no­ci­do en su tie­rra, lo te­nía to­do. Era el ejem­plo vi­vo del sue­ño la­ti­noa­me­ri­cano. To­do un icono pa­ra la cla­se em­pre­sa­rial del país. El hom­bre al que todos que­rían pa­re­cer­se. Su ol­fa­to pa­ra los ne­go­cios —to­do un sa­bue­so, se de­cía de él—, su ob­se­sión por el tra­ba­jo y sus ner­vios de ace­ro lo ha­cían im­ba­ti­ble. O eso pa­re­cía. Por­que el sue­ño se ha he­cho añi­cos. Ha ter­mi­na­do de la peor ma­ne­ra po­si­ble.

Y es que, aquel que todos creían un em­pre­sa­rio mo­de­lo, ha aca­ba­do dan­do con sus hue­sos en la cár­cel. Mar­ce­lo Ode­brecht ha si­do con­de­na­do es­ta semana a 19 años y cua­tro me­ses de pri­sión por su im­pli­ca­ción en el ca­so Petrobras, el es­cán­da­lo que lle­va me­ses sa­cu­dien­do los ci­mien­tos de Bra­sil y sal­pi­can­do a la éli­te em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca del país.

El juez de la ope­ra­ción La­va Ja­to —la­va­de­ro de co­ches—, que in­ves­ti­ga el des­vío de fon­dos des­de la pe­tro­le­ra es­ta­tal —más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res—, con­si­de­ra al em­pre­sa­rio cul­pa­ble de los de­li­tos de corrupción, la­va­do de di­ne­ro y aso­cia­ción pa­ra de­lin­quir. Se­gún el ma­gis­tra­do, lo que Ode­brecht or­ques­ta­ba era una es­pe­cie de club con otras com­pa­ñías pa­ra ad­ju­di­car­se obras mul­ti­mi­llo­na­rias sal­tán­do­se a la to­re­ra to­das las nor­mas. Y las le­yes. «Acor­da­ban con an­te­la­ción quién se lle­va­ría los con­tra­tos, ma­ni­pu­lan­do los pre­cios du­ran­te la li­ci­ta­ción», re­za la sen­ten­cia. Es­to es, con­se­guían, «sin com­pen­ten­cia real, con­tra­tos al pre­cio más al­to po­si­ble».

El juez lo acu­sa de rea­li­zar pa­gos ilí­ci­tos por va­lor de más de 108 mi­llo­nes de reales y 35 mi­llo­nes de dó­la­res más a em­plea­dos de la pe­tro­le­ra. Los so­bor­nos ser­vían, como siem­pre, pa­ra ca­llar bo­cas y aca­llar con­cien­cias. Pa­ra que los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa pú­bli­ca «no obs­ta­cu­li­za­ran el fun­cio­na­mien­to del car­tel y los ajus­tes frau­du­len­tos de las li­ci­ta­cio­nes, com­pran­do su leal­tad en per­jui­cio de Petrobras». Ode­brecht, de 47 años, lle­va de­te­ni­do des­de ju­nio del año pa­sa­do, una si­tua­ción que lo lle­vó a re­nun­ciar ofi­cial­men­te a la pre­si­den­cia de la com­pa­ñía, seis me­ses des­pués, en di­ciem­bre del año pa­sa­do. Un tris­te fi­nal pa­ra la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de to­da una di­nas­tía de la cons­truc­ción

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.