El fin del tra­ba­jo no aca­ba de lle­gar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Car­los Mar­tí­nez

Con el cam­bio de si­glo, pen­sa­do­res e imi­ta­do­res se vol­ca­ron en ha­cer pre­dic­cio­nes de lar­go pla­zo que, en al­gu­nos ca­sos, tu­vie­ron gran éxi­to. Así, el po­li­tó­lo­go Fu­ku­ya­ma pre­di­jo, en 1992, el fin de la his­to­ria y una lar­ga pax ame­ri­ca­na. Pe­ro ha­bía his­to­ria pa­ra ra­to.

Otro adi­vino, el eco­no­mis­ta Je­remy Rif­kin, pre­di­jo el fin del tra­ba­jo: to­do em­pleo que pue­da ejer­cer un or­de­na­dor, lo ejer­ce­rá un or­de­na­dor. El des­em­pleo se con­ver­ti­rá en la for­ma de vi­da de mu­cha gen­te. La teo­ría de Rif­kin no ha re­ci­bi­do tan­tos pa­los como la de Fu­ku­ya­ma, a pe­sar de que los que tie­nen tra­ba­jo tra­ba­jan más que nun­ca. Pe­ro una y otra vez, los sa­bios y po­lí­ti­cos es­ta­ble­ci­dos nos re­pi­ten que el mer­ca­do la­bo­ral ya nun­ca se­rá el que era. Lo de Rif­kin ca­la.

Aca­ba de pa­sar el 10 de mar­zo, día de la cla­se trabajadora ga­lle­ga. Se con­me­mo­ró con una ma­ni­fes­ta­ción prin­ci­pal en Ou­ren­se y una concentración de al­gu­nos cen­te­na­res de per­so­nas an­te el mo­nu­men­to de As Pías en Fe­rrol. Es­tos úl­ti­mos eran gen­te ma­du­ra; coe­tá­neos, al­gu­nos, de las víc­ti­mas de la re­pre­sión a los que el gru­po es­cul­tó­ri­co rin­de ho­me­na­je. ¿Por qué no ha­bía allí unos cuan­tos cien­tos de mi­leu­ris­tas jó­ve­nes? ¿Y los jó­ve­nes que es­tán en pa­ro, no se con­si­de­ran tra­ba­ja­do­res?

Pa­re­ce que no. La pro­pa­gan­da ofi­cial, la ideo­lo­gía do­mi­nan­te, las pe­lí­cu­las de ma­gos de las fi­nan­zas y de los or­de­na­do­res y los ejem­plos de los cien­tos de Ur­dan­ga­ri­nes que vi­ven del ai­re han de­ja­do fue­ra de mo­da el sen­tir­se tra­ba­ja­dor. Aho­ra que has­ta pa­ra tra­ba­jar de la­va­pla­tos de una ca­de­na de co­mi­das rá­pi­das tie­nes que ves­tir tra­je y cor­ba­ta, lo de en­fun­dar­se el bu­zo no mo­la. In­clu­so el mal es­tu­dian­te que aban­do­nó ba­chi­lle­ra­to se cree un em­pren­de­dor por­que jue­ga al pó­ker on­li­ne. Es­pe­re­mos que todos, o ca­si todos, en­cuen­tren un em­pleo y pa­guen su IRPF. El au­tén­ti­co día de la cla­se trabajadora es ese en el que Ha­cien­da di­fun­de los da­tos de re­cau­da­ción y ve­mos có­mo los asa­la­ria­dos si­guen sos­te­nien­do las fi­nan­zas pú­bli­cas de es­te país que no cree en el tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.