LOS SEC­TO­RES MÁS CAS­TI­GA­DOS POR EL AJUS­TE DEL GAS­TO PÚ­BLI­CO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel La­go Más in­for­ma­ción en: www.la­voz­de­ga­li­cia.es

Ser­vi­cios pú­bli­cos, pres­ta­cio­nes e in­fra­es­truc­tu­ras fue­ron los sec­to­res más cas­ti­ga­dos du­ran­te los peo­res años de la cri­sis. El gas­to pú­bli­co lo aca­pa­ron las pen­sio­nes, la deu­da pú­bli­ca y la ener­gía. Lo ana­li­za el eco­no­mis­ta Ma­nuel La­go.

Un por­me­no­ri­za­do análisis de los re­cor­tes rea­li­za­dos du­ran­te los años más crí­ti­cos de la cri­sis con­fir­man que ser­vi­cios pú­bli­cos pres­ta­cio­nes so­cia­les y do­ta­ción de in­fra­es­truc­tu­ras se lle­va­ron los ma­yo­res ti­je­re­ta­zos Pen­sio­nes, deu­da y ener­gía aca­pa­ra­ron las ma­yo­res par­ti­das de gas­to

El pro­ce­so de con­so­li­da­ción fis­cal ini­cia­do en Es­pa­ña en el 2009 ha su­pues­to una in­ten­sa caí­da del gas­to pú­bli­co: en el 2014 las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas ges­tio­na­ron 30.824 mi­llo­nes de eu­ros me­nos que en ese año. Es­ta se­ría, por lo tan­to, la pri­me­ra cuan­ti­fi­ca­ción de los re­cor­tes: el gas­to con­so­li­da­do to­tal ca­yó en tres pun­tos del PIB. Sin em­bar­go, es­ta ci­fra in­fra­va­lo­ra la du­re­za del ajus­te por­que hay un nú­me­ro muy re­du­ci­do de par­ti­das de gas­to que cre­cie­ron mu­cho pro­vo­can­do una dis­tor­sión de la reali­dad.

En con­cre­to, las pen­sio­nes, el pa­go de in­tere­ses de la deu­da y el gas­to ener­gé­ti­co au­men­ta­ron en 47.824 mi­llo­nes en­tre 2009 y 2014. Al mar­gen de es­tas tres par­ti­das, en el res­to del gas­to pú­bli­co el re­cor­te fue de 78.164 mi­llo­nes de eu­ros. Y es­ta es la ci­fra que me­jor re­fle­ja el re­tro­ce­so que han su­fri­do los ser­vi­cios pú­bli­cos, la pro­tec­ción so­cial o la do­ta­ción de in­fra­es­truc­tu­ras fí­si­cas, so­cia­les o tec­no­ló­gi­cas.

Esos 78.000 mi­llo­nes equi­va­len a ca­si 8 pun­tos del PIB y es­te re­cor­te se re­pe­ti­ría en ca­da ejer­ci­cio. Expresado en ci­fras re­la­ti­vas, el ajus­te fue del 21 % en tér­mi­nos no­mi­na­les y del 30 % en tér­mi­nos reales, al te­ner en cuen­ta la in­fla­ción acu­mu­la­da en ese pe­río­do.

Los dos ca­pí­tu­los que so­por­tan los ma­yo­res ajus­tes fue­ron, la in­ver­sión y la re­mu­ne­ra­ción de los em­plea­dos pú­bli­cos. En los de­no­mi­na­dos gas­tos de ca­pi­tal se pro­du­ce una caí­da de 40.569 mi­llo­nes de eu­ros.

Den­tro del apar­ta­do de in­ver­sión es­tán las des­ti­na­das a in­fra­es­truc­tu­ras, a do­ta­cio­nes en los ser­vi­cios pú­bli­cos y a I+D. Las in­fra­es­truc­tu­ras del trans­por­te y co­mu­ni­ca­ción se re­du­je­ron en cer­ca de 13.000 mi­llo­nes de eu­ros, la in­ver­sión en vi­vien­da en 4.400 mi­llo­nes; en sa­ni­dad y edu­ca­ción se per­die­ron 4.500 mi­llo­nes; y en po­lí­ti­cas sec­to­ria­les el re­tro­ce­so fue de 4.600 mi­llo­nes de eu­ros. Por su par­te, en I+D la caí­da fue de 971 mi­llo­nes de eu­ros; una ci­fra a la que hay que aña­dir la sec­to­ria­li­za­da, como la rea­li­za­da en asun­tos eco­nó­mi­cos, que pierde 730 mi­llo­nes de eu­ros; en me­dioam­bien­tal, otros 113 mi­llo­nes; 235, en sa­lud y otras ci­fras me­no­res que en con­jun­to ele­van el re­cor­te en el gas­to en I+D has­ta un to­tal de 2.294 mi­llo­nes de eu­ros.

Por su par­te, la re­mu­ne­ra­ción de los em­plea­dos pú­bli­cos re­tro­ce­de en 10.626 mi­llo­nes de eu­ros, un 8,5 % no­mi­nal y en 17 % en tér­mi­nos reales. Es­ta caí­da de la ma­sa sa­la­rial se de­be a dos fac­to­res: la de­va­lua­ción sa­la­rial y al me­nor nú­me­ro de per­so­nas tra­ba­jan­do en el sec­tor pú­bli­co.

La de­va­lua­ción sa­la­rial ha te­ni­do fór­mu­las di­fe­ren­tes como la re­duc­ción del 5 % en las nó­mi­nas im­pues­tas en el 2010, se­gui­da de su con­ge­la­ción has­ta el 2014. Por otro la­do, en­tre ju­lio del 2009 y ju­lio del 2014 el per­so­nal em­plea­do por las di­fe­ren­tes Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas se re­du­jo en 136.183 per­so­nas, es­to es, el 5,1 % de los que ha­bía cin­co años an­tes.

El análisis fun­cio­nal del gas­to per­mi­te co­no­cer su evo­lu­ción y se pue­de agru­par en tres gran­des áreas: los ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos, las pres­ta­cio­nes de la pro­tec­ción so­cial y las po­lí­ti­cas so­cia­les. En el pri­mer gru­po se pro­du­ce un gra­ve re­tro­ce­so en la do­ta­ción de los dos gran­des ser­vi­cios pú­bli­cos que con­fi­gu­ran el nú­cleo del es­ta­do del bie­nes­tar: en sa­lud y en edu­ca­ción su­ma­dos en el 2014 se han gas­ta­do 18.400 mi­llo­nes de eu­ros me­nos que en el 2009.

En con­cre­to, el gas­to sa­ni­ta­rio se ha re­du­ci­do en 9.600 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra equi­va­len­te al –13,2 % no­mi­nal y por lo tan­to al –22% en tér­mi­nos reales: se han de­ja­do de gas­tar más de uno de ca­da cua­tro eu­ros de los dis­po­ni­bles en el 2009. Un re­cor­te que afec­ta de for­ma es­pe­cial al per­so­nal sa­ni­ta­rio por­que su re­mu­ne­ra­ción se re­du­ce en 3.244 mi­llo­nes de eu­ros y la in­ver­sión, que cae en 2.144 mi­llo­nes de eu­ros. De for­ma com­ple­men­ta­ria hay un me­nor gas­to en los ser­vi­cios pres­ta­dos por el sec­tor pri­va­do, es­to es el gas­to en me­di­ca­men­tos en far­ma­cias y en con­cier­tos con hos­pi­ta­les pri­va­dos, que se cons­tri­ñe en 3.402 mi­llo­nes de eu­ros.

Por su par­te, el gas­to edu­ca­ti­vo su­fre una ampu­tación de 7.394 mi­llo­nes de eu­ros, equi­va­len­te al 14,9 % no­mi­nal y al 23,7 % en va­lo­res reales. En edu­ca­ción se ha de­ja­do de gas­tar ca­si 1 de ca­da 4 eu­ros des­de que em­pe­zó el ajus­te. Aquí tam­bién son los em­plea­dos pú­bli­cos los que su­fren con ma­yor du­re­za las res­tric­cio­nes de gas­to por­que la re­mu­ne­ra­ción de los asa­la­ria­dos pierde 3.705 mi­llo­nes de eu­ros. En edu­ca­ción se si­gue el pa­trón ge­ne­ral del ajus­te y, des­pués de los sa­la­rios, es la in­ver­sión la se­gun­da va­ria­ble con ma­yor re­tro­ce­so, 2.235 mi­llo­nes de eu­ros me­nos, lo que equi­va­le a un des­plo­me del 70 % en tér­mi­nos reales. La es­pe­ci­fi­cad más re­le­van­tes del ajus­te en el gas­to edu­ca­ti­vo es que ape­nas ha afec­ta­do al sec­tor pri­va­do: los con­cier­tos con los co­le­gios pri­va­dos ape­nas han caí­do el –1,2% en es­te pe­río­do en el que la en­se­ñan­za pú­bli­ca ha su­fri­do in­ten­sos re­cor­tes.

En la ca­te­go­ría de la pro­tec­ción so­cial hay una evo­lu­ción muy di­fe­ren­te en­tre las dis­tin­tas pres­ta­cio­nes. Las pen­sio­nes de ju­bi­la­ción se in­cre­men­tan en más de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros y las de su­per­vi­vien­tes — viu­dez y en­fer­me­dad— lo ha­cen en 3.345 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra acu­mu­la­da de 23.577 mi­llo­nes de eu­ros. Es­te in­cre­men­to se de­be a la ló­gi­ca del sis­te­ma de pro­tec­ción y a la evo­lu­ción de­mo­grá­fi­ca: ca­da vez hay más pen­sio­nis­tas por­que se alar­ga la es­pe­ran­za da vi­da y la cuan­tía de la pen­sión au­men­ta por­que la de los que en­tran son su­pe­rio­res a la de los que sa­len.

Es­te in­cre­men­to se con­tra­po­ne al re­cor­te en el res­to de ser­vi­cios que com­po­nen el gru­po de la pro­tec­ción so­cial. En ci­fras ab­so­lu­tas la pres­ta­ción que más se re­du­ce es la pro­tec­ción por des­em­pleo: del 2009 al 2014, el gas­to ha dis­mi­nui­do en 7.231 mi­llo­nes de eu­ros, el equi­va­len­te a una caí­da del 30 %. Hay me­nos des­em­plea­dos con pro­tec­ción y ca­da vez co­bran pres­ta­cio­nes más ba­jas, lo que se tra­du­ce en esa caí­da tan in­ten­sa de los re­cur­sos.

Mer­ma tam­bién el gas­to en en­fer­me­dad e in­ca­pa­ci­dad la­bo­ral en al­go más de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Más preo­cu­pan­te es el re­tro­ce­so de di­ne­ro en apo­yo a las fa­mi­lias y a la in­fan­cia. Los re­cur­sos des­ti­na­dos a la po­lí­ti­ca fa­mi­liar se des­plo­man: caen en 2.692 mi­llo­nes de eu­ros, un 40% de la ci­fra del 2009.

Y to­da­vía es peor lo que su­ce­de con la po­lí­ti­ca so­cial de vi­vien­da don­de los re­cur­sos pú­bli­cos se han res­trin- gi­do en 633 mi­llo­nes de eu­ros, el 70 % de la ci­fra dis­po­ni­ble en el 2009.

De­ja­mos pa­ra el fi­nal las fun­cio­nes de gas­to so­bre las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y de los ser­vi­cios ge­ne­ra­les. En in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras del trans­por­te que caen en 10.789 mi­llo­nes de eu­ros, con­vir­tién­do­se en la par­ti­da que más re­tro­ce­de en ci­fras ab­so­lu­tas en el con­jun­to del gas­to pú­bli­co.

Las po­lí­ti­cas sec­to­ria­les se re­du­cen en 6.261 mi­llo­nes de eu­ros, has­ta ser tes­ti­mo­nia­les en la prác­ti­ca. En abier­ta con­tra­dic­ción con es­tos re­cor­tes re­sul­ta más que sor­pren­den­te el in­cre­men­to de la sub­fun­ción de com­bus­ti­ble y ener­gía: las sub­ven­cio­nes y los pa­gos com­pen­sa­to­rios al sec­tor ener­gé­ti­co se dis­pa­ró el 469 %, es­to es, se mul­ti­pli­có ca­si por cin­co ve­ces has­ta al­can­zar ca­si los 6.000 mi­llo­nes de eu­ros.

En la fun­ción ser­vi­cios ge­ne­ra­les, la va­ria­ble cla­ve es el enor­me in­cre­men­to del pa­go de los in­tere­ses de la deu­da, por­que au­men­ta­ron en 18.206 mi­llo­nes en el 2014 en com­pa­ra­ción con el 2009, más del 100 % y que re­pre­sen­ta has­ta ca­si el 4 % del PIB.

En re­su­men, el pro­ce­so de con­so­li­da­ción fis­cal se ha trans­for­ma­do en me­nos gas­to pe­ro tam­bién en re­dis­tri­bu­ción del gas­to: en 2014 nos gas­ta­mos 31.000 mi­llo­nes me­nos que en 2009 pe­ro como se han des­ti­na­do 25.000 mi­llo­nes más a pen­sio­nes, 18.000 mi­llo­nes más al pa­go de in­tere­ses de la deu­da y 5.000 mi­llo­nes más en gas­to ener­gé­ti­co se han te­ni­do que re­du­cir 77.000 mi­llo­nes en pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, sa­ni­dad, edu­ca­ción, cul­tu­ra, po­lí­ti­cas sec­to­ria­les, vi­vien­da, me­dioam­bien­te, I+D, etc.

El gas­to en pen­sio­nes al­can­za los 23.577 mi­llo­nes de eu­ros por­que au­men­ta en nú­me­ro y la cuan­tía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.