LAS AL­TER­NA­TI­VAS A LA ÚL­TI­MA PO­LÍ­TI­CA MO­NE­TA­RIA DE DRAG­HI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Economía Xo­sé Car­los Arias exa­mi­na las úl­ti­mas me­di­das adop­ta­das por el BCE pa­ra com­ba­tir la te­mi­da de­fla­ción y el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Cree que, ago­ta­da to­da la «mu­ni­ción» mo­ne- ta­ria, to­da­vía que­dan po­lí­ti­cas, como la fis­cal y de in­ver­sio­nes pú­bli­cas, pa­ra evi­tar el es­tan­ca­mien­to y des­pe­jar la in­cer­ti­dum­bre de in­ver­so­res y ges­to­res.

De nue­vo el BCE ha traí­do una re­la­ti­va cal­ma a unos mer­ca­dos que ca­da vez mues­tran en ma­yor me­di­da su na­tu­ra­le­za ci­clo­tí­mi­ca. En es­ta oca­sión, no fue la me­ra re­tó­ri­ca del «ha­ré to­do lo que sea ne­ce­sa­rio», sino la con­cre­ción más tan­gi­ble de ese anun­cio que has­ta aho­ra he­mos co­no­ci­do. Por­que el pro­pó­si­to de­ci­di­do del equi­po de Ma­rio Drag­hi de com­ba­tir las pro­fun­das ten­den­cias ha­cia la de­fla­ción y el es­tan­ca­mien­to que ame­na­zan al con­ti­nen­te (más vi­vas que nun­ca en los úl­ti­mos años, cuan­do la ta­sa de in­fla­ción in­sis­te en ser ne­ga­ti­va y el cre­ci­mien­to ge­ne­ral se des­ace­le­ra), ha lle­va­do al eu­ro­ban­co a po­ner en es­ce­na to­da su po­ten­cia de fue­go.

Aunque ya nos he­mos acos­tum­bra­do a «es­tar an­te lo nun­ca vis­to», pues des­de el 2008 las si­tua­cio­nes más ines­pe­ra­das vie­nen des­fi­lan­do an­te nues­tros ojos, es­ta vez la co­sa ha ido muy en se­rio: re­ba­ja de ti­pos de in­te­rés has­ta in­sis­tir en el la­do ne­ga­ti­vo (del -0,4 % pa­ra las fa­ci­li­da­des de de­pó­si­to de los ban­cos en las ven­ta­ni­llas del pro­pio BCE); expansión de la li­qui­dez a tra­vés cré­di­tos del sis­te­ma ban­ca­rio (el ya vo­lu­mi­no­so, pe­ro has­ta aho­ra no muy efi­caz pro­gra­ma TLTRO, Tar­ge­ted Lon­ger- Term Re­fi­nan­cing Ope­ra­tions) al 0 % de in­te­rés; y so­bre to­do, el no­ta­ble in­cre­men­to de las com­pras de ac­ti­vos, des­de 60.000 a 80.000 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les ( más un au­men­to de las ad­qui­si­cio­nes de deu­da cor­po­ra­ti­va de em­pre­sas no fi­nan­cie­ras).

Es­tas me­di­das han pro­vo­ca­do, ade­más de im­por­tan­tes elo­gios, la reapa­ri­ción de cier­tos ar­gu­men­tos que mues­tran preo­cu­pa­ción por al­gu­nos de sus po­si­bles efec­tos: el even­tual em­bol­sa­mien­to de esa gran ma­sa de li­qui­dez en po­cas y es­pe­cu­la­ti­vas ma­nos (al­go que ha ocu­rri­do ya, en los úl­ti­mos años), sin que lle­gue en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas a la economía real; el sur­gi­mien­to, como con­se­cuen­cia de lo an­te­rior, de nue­vas y pe­li­gro­sas bur- bu­jas; o las consecuencias ne­ga­ti­vas que pue­da te­ner en ma­te­ria de dis­tri­bu­ción de la ren­ta. To­do ello lle­va a crí­ti­cas muy per­ti­nen­tes, que se en­fren­tan sin em­bar­go a una razón de fac­to in­elu­di­ble: pa­re­ce que el en­fer­mo si­gue ne­ce­si­tan­do tra­ta­mien­to de cho­que con uso de fár­ma­cos fue­ra de lo or­di­na­rio.

Las ra­zo­nes an­te­rio­res son ya muy co­no­ci­das, pues se reite­ran des­de que las po­lí­ti­cas de todos los gran­des ban­co cen­tra­les fre­cuen­tan es­ce­na­rios de gran he­te­ro­do­xia. En es­te ca­so, hay sin em­bar­go dos mo­ti­vos nue­vos pa­ra la in­quie­tud. El pri­me­ro es que ya ha pa­sa­do mu­cho tiem­po des­de que se co­men­zó a apli­car es­te ti­po de me­di­das de ur­gen­cia, y ya se sa­be que los an­ti­bió­ti­cos —val­ga la ana­lo­gía— no de­ben ad­mi­nis­trar­se de un mo­do in­de­fi­ni­do, y que el pa­so del tiem­po les ha­ce per­der efi­ca­cia. La se­gun­da razón pa­ra el an­sia, y tam­bién pa­ra un cier­to mie­do, es la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias es­ta vez han lle­ga­do ya a sus úl­ti­mos lí­mi­tes. ¿Y si es­to no al­can­za? se pre­gun­tan ya nu­me­ro­sos in­ver­so­res y ges­to­res po­lí­ti­cos. ¿Se aca­ba la mu­ni­ción?

La res­pues­ta es que hay vi­da más allá de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, y que pa­ra otro ti­po de po­lí­ti­cas —como la fis­cal— que­da aún mu­cho re­co­rri­do. El gran pro­gra­ma de in­ver­sio­nes pú­bli­cas anun­cia­do con gran pu­bli­ci­dad por la UE si­gue es­tan­do en gran me­di­da iné­di­to. Al­gu­nos paí­ses —el pri­me­ro Ale­ma­nia— si­guen te­nien­do am­plios már­ge­nes pa­ra la expansión de su economía in­ter­na, y en otros con di­fi­cul­ta­des fis­ca­les pa­re­ce ya in­elu­di­ble una re­la­ja­ción en el tiem­po de las obli­ga­cio­nes de ajus­te. Lo in­creí­ble es que las iner­cias men­ta­les si­gan sien­do tan po­de­ro­sas como pa­ra se­guir blo­queán­do­lo.

REUTERS | KAI PFAFFENBACH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.