RE­CO­MEN­DA­CIO­NES PA­RA LAS VA­CA­CIO­NES DE SEMANA SANTA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Em­pie­za la Semana Santa y vuel­ven a es­cu­char­se y leer­se los lu­ga­res co­mu­nes por enési­ma vez. Ti­tu­lar, fo­tos y ese grano in­fec­ta­do que es el pe­rio­dis­mo de de­cla­ra­cio­nes —y por el cual tan­to es­tán ha­cien­do re­des como Twit­ter, don­de pon­ti­fi­ca al más in­do­cu­men­ta­do y el mundo se con­vul­sio­na si la fa­mo­sa en cues­tión ase­gu­ra que no le ha gus­ta­do na­da Mal­ta o Car­diff— sa­cu­den los me­dios. Es­tos son al­gu­nos ejem­plos:

1. Úl­ti­ma ho­ra. To­do el mundo lla­ma a úl­ti­ma ho­ra pa­ra re­ser­var. Es cier­to, y ello co­men­zó no con la cri­sis eco­nó­mi­ca, sino con las nue­vas es­truc­tu­ras en el mer­ca­do la­bo­ral y con el cam­bio cli­má­ti­co, el cual, a su vez, con­tri­bu­yó como ele­men­to se­cun­da­rio a rom­per la di­ná­mi­ca de ir­se de ve­ra­neo uno o dos me­ses a tal o cual si­tio. De mo­do que sí, su­man le­gión los que pre­fie­ren es­pe­rar a hoy mis­mo pa­ra de­ci­dir si sa­len o no, y adón­de, el pró­xi­mo jue­ves. Ello pro­vo­ca des­ajus­tes co­yun­tu­ra­les —ya no es­tá ase­gu­ra­da esa con­tra­ta­ción es­pe­cial pa­ra esos días—, pe­ro no ha lo­gra­do cam­biar un mo­de­lo de ne­go­cio que se si­gue ba­san­do en abrir las puer­tas y es­pe­rar. La gran ma­yor par­te de los es­ta­ble­ci­mien­tos hos­te­le­ros ig­no­ran lo que es Fa­ce­book, y ya no di­ga­mos You­tu­be o Ins­ta­gram.

2. Pre­cios. Si es­pe­ro un po­co más, ba­ja­rán los pre­cios. Qui­zás, so­lo qui­zás. O pa­ra ser más exac­tos, se­gu­ro que sí, siem­pre y cuan­do al con­su­mi­dor le dé igual ir a la Ri­bei­ra Sa­cra que a Pra­ga. Gran­des ofer­tas se en­cuen­tran ya des­de me­dia­dos de es­ta semana, el ca­so es que el des­tino coin­ci­da con los in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Y no, los avio­nes, sal­vo en ca­sos muy con­cre­tos, no re­ba­jan sus ta­ri­fas, lo cual les per­mi­te man­te­ner en vi­gor una es­truc­tu­ra de pre­cios que ha­ga que en tem­po­ra­da ba­ja sean muy ase­qui­bles. Ejem­plo: en el mo­men­to de ce­rrar es­ta edi­ción Vue­ling te­nía una ta­ri­fa a Lon­dres en ba­ja por me­nos de lo que cues­ta una no­che en un ho­tel de cua­tro estrellas de San­tia­go.

3. Com­ple­to. Las re­ser­vas per­mi­ten aven­tu­rar que ha­brá lleno. Ti­tu­lar in­mor­tal don­de los ha­ya, en al­gu­nas oca­sio­nes in­clu­so es cier­to en tal o cual lo­ca­li­dad, y si es pe­que­ña, mu­cho más fá­cil to­da­vía (Mei­ra o Alla­riz col­ga­rán el car­tel de com­ple­to en unas ho­ras). Al igual que el mons­truo del la­go Ness y el re­cuer­do de lady Di se han con­ver­ti­do en dos clá­si­cos del mes de agos­to, cuan­do ape­nas hay no­ti­cias fue­ra de los ac­ci­den­tes na­tu­ra­les, no hay me­dio que re­sis­ta a ti­tu­lar así una in­for­ma­ción unos días an­tes de la Semana Santa. Ex­pre­sa por lo ge­ne­ral un me­ro de­seo, el cual va se­gui­do por la que­ja o la­men­to de la co­rres­pon­dien­te aso­cia­ción de hos­te­le­ros que se pu­bli­ca­rá den­tro de diez o do­ce días: so­lo se al­can­zó el 75 % (o el por­cen­ta­je que sea) de ocu­pa­ción.

4. Te­le­vi­sión. Ha­bría si­do me­jor si la te­le­vi­sión no hu­bie­ra re­ba­ja­do las ex­pec­ta­ti­vas de buen tiem­po. Otro clá­si­co que va ca­mino de con­ver­tir­se en leyenda. Era cier­to an­tes, pe­ro aho­ra, to­das las ca­de­nas dan una in­for­ma­ción muy de­ta­lla­da de ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, y pa­ra se­guir, la gen­te mi­ra el tiem­po en sus smartp­ho­nes. Y es que los tiem­pos es­tán cam­bian­do.

| AL­BER­TO LÓ­PEZ

La Ri­bei­ra Sa­cra reúne pa­ra­jes de gran be­lle­za na­tu­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.