EL AC­CE­SO A LA FI­NAN­CIA­CIÓN YA EM­PIE­ZA A RE­CU­PE­RAR­SE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

Tiem­po, oxí­geno y mu­cho sen­ti­do co­mún son las re­co­men­da­cio­nes pa­ra una re­cu­pe­ra­ción fi­nan­cie­ra efi­caz. Así lo en­tien­de el pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas, Ve­nan­cio Sal­ci­nes, que re­ca­pi­tu­la a los años pre­vios a la cri- sis pa­ra ana­li­zar el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co pos­te­rior y pro­por­cio­nar al­gu­nas claves que con­tri­bu­yen a la re­cons­truc­ción y re­cu­pe­ra­ción del ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción. Len­ta y con unas ci­fras muy pe­que­ñas pe­ro, di­ce, con op­ti­mis­mo.

To­das las cri­sis tie­nen sus pro­ta­go­nis­tas y a ve­ces su pa­pel es tan re­le­van­te que los de­más ac­to­res que­dan ocul­tos. Tan­to que ni si­quie­ra los his­to­ria­do­res se­rán ca­pa­ces de re­cu­pe­rar­los pa­ra in­cor­po­rar­los a las cró­ni­cas del pa­sa­do. Por eso, me va a per­mi­tir que no ha­ble ni de la aus­te­ri­dad pú­bli­ca ni del des­em­pleo, los dos gran­des te­mas que, por su im­por­tan­cia, nos han ab­sor­bi­do men­tal­men­te. In­ten­ta­ré, usan­do los úl­ti­mos da­tos del Ban­co de Es­pa­ña, reivin­di­car el enor­me es­fuer­zo país que hay de­trás de es­ta re­cu­pe­ra­ción, por otra par­te, tan ne­ga­da por tan­tos.

En el 2010, la ban­ca es­pa­ño­la nos ha­bía con­ce­di­do cré­di­to por un bi­llón ocho­cien­tos cua­ren­ta y tres mil mi­llo­nes y, a pe­sar de lo que se da co­mo una ver­dad ab­so­lu­ta, so­lo un bi­llón cien mil era pa­ra deu­da con ga­ran­tías reales, esen­cial­men­te ad­qui­si­ción de vi­vien­das. Por tan­to, de­bía­mos se­te­cien­tos mil mi­llo­nes, el 70 % de nues- tro pro­duc­to in­te­rior bru­to, a be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio, es de­cir, nos lo ha­bían pres­ta­do con la úni­ca ga­ran­tía de nues­tra pro­pia per­so­na o el de al­gún ami­go o fa­mi­liar que nos ava­la­se. Pe­ro el 2010, a di­fe­ren­cia de lo que se pen­sa­ba a prin­ci­pios de año, no es el ini­cio de la re­cu­pe­ra­ción, sino el úl­ti­mo alien­to de un mo­ri­bun­do con­ta­gia­do por la cri­sis del eu­ro. El país se si­túa al bor­de de la quie­bra y en tan so­lo dos años la car­te­ra cre­di­ti­cia de la ban­ca cae en dos­cien­tos mil mi­llo­nes, ¡Bru­tal! Exac­ta­men­te la mis­ma ci­fra en la que des­cien­den las deu­das con ga­ran­tías reales. En pa­ra­le­lo, las de du­do­so co­bro se in­cre­men­tan en ca­si se­sen­ta mil mi­llo­nes de eu­ros. La eco­no­mía es­tá co­lap­sa­da y aquí em­pie­za un es­fuer­zo que, por ser co­lec­ti­vo, di­fu­so y ca­ren­te de ros­tros, que­da­rá en el ol­vi­do de mu­chos, me­nos de los que lo pa­de­cie­ron.

Las em­pre­sas ven co­mo, de un día pa­ra otro, les cor­tan sus pó­li­zas de cré­di­to y si desean que sus pro­vee­do­res no ha­gan lo mis­mo de­ben ob­te­ner li­qui­dez, aun­que sea des­pi­dien­do. Usan el di­ne­ro de una nó­mi­na ex­tin­gui­da co­mo ele­men­to de fi­nan­cia­ción. Ex­pul­sa­mos del mer­ca­do la­bo­ral, en un tiem­po ré­cord de po­co más de un año, a más de un mi­llón de per­so­nas. Tal ca­pa­ci­dad de des­truc­ción su­peró lo ima­gi­na­ble. Las caí­das em­pre­sa­ria­les se mi­den por se­gun­dos. Una mo­ra pro­vo­ca otra. ¿Le ha pa­re­ci­do fuer­te es­te shock? Bien, pues vuel­ve a re­pe­tir­se. Nues­tro cuer­po to­do lo aguan­ta. La car­te­ra cre­di­ti­cia del 2012 al 2014 se re­du­ce aún más, en dos­cien­tos vein­te mil mi­llo­nes. En cua­tro años, el cré­di­to se cae en más de cua­tro­cien­tos mil mi­llo­nes. Te­la. Si us­ted lo ha vi­vi­do, que apues­to a que sí, ta­túe­se en su cuer­po la pa­la­bra su­per­vi­vien­te por­que eso es lo que es, el que so­bre­vi­vió al ma­yor co­lap­so fi­nan­cie­ro de Es­pa­ña des­de la Gue­rra Ci­vil.

Fi­nal­men­te, ter­mi­na el 2013 con una mo­ra de prác­ti­ca­men­te dos­cien­tos mil mi­llo­nes de eu­ros, el do­ble de la que ha­bía a fi­na­les de 2010. No se­rá na­da des­ca­be­lla­do afir­mar que el 25 % del re­cor­te de cré­di­to que pa­de­ció Es­pa­ña en­tre el diez y el ca­tor­ce, aca­bó de un mo­do u otro en ma­nos ju­di­cia­les.

En el 2015, Es­pa­ña re­cu­pe­ra el ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción y, por pri­me­ra vez en tiem­po, las deu­das sin ga­ran­tías reales, en las que us­ted y sus con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas son el aval, vuel­ven a in­cre­men­tar­se, no mu­cho, en ape­nas diez mil mi­llo­nes, pa­san­do de 376.000 a 386.000. Y fí­je­se lo que se ha no­ta­do, el país cre­cien­do a ta­sas su­pe­rio­res al tres por cien­to, me­dio mi­llón de nue­vos co­ti­zan­tes. Otro es­ce­na­rio. Op­ti­mis­mo y so­lo diez mil mi­llo­nes. Cal­de­ri­lla pa­ra es­ta cri­sis. Un im­por­te cua­ren­ta ve­ces in­fe­rior al del fi­nan­cie­ro. Y es que hay jue­go. Te­ne­mos es­truc­tu­ra. So­lo ne­ce­si­ta­mos tiem­po, oxí­geno y mu­cho sen­ti­do co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.