LOS PI­SOS VA­CIOS QUE RE­DU­CI­RÁN LOS DESAHU­CIOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Serafín Lo­ren­zo

Con la en­tra­da en vi­gor del de­cre­to que re­gu­la el Cen­so de Vi­ven­das Ba­lei­ras, la Xun­ta em­pren­de un am­bi­cio­so pro­gra­ma pa­ra ocu­par pi­sos va­cíos en Ga­li­cia.

La aten­ción a las fa­mi­lias afec­ta­das por desahu­cios o que por su si­tua­ción de ex­clu­sión ca­re­cen de me­dios pa­ra ha­cer fren­te al pa­go del al­qui­ler de una vi­vien­da se ha con­ver­ti­do en un re­to pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Aun­que el pro­ble­ma no tie­ne en Ga­li­cia la di­men­sión que al­can­za en las gran­des áreas ur­ba­nas de Es­pa­ña, su di­men­sión des­bor­da los to­da­vía muy li­mi­ta­dos me­dios pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des que plan­tea. El año pa­sa­do se rea­li­za­ron en las cua­tro pro­vin­cias 2.452 lan­za­mien­tos, so­lo 67 me­nos que en el 2014 y 48 más que los prac­ti­ca­dos en el 2013. Es una me­dia pró­xi­ma a los sie­te desahu­cios dia­rios que obli­ga a ex­plo­rar to­das las me­di­das po­si­bles pa­ra dar una so­lu­ción a los afec­ta­dos en una co­mu­ni­dad con una bol­sa de vi­vien­das sin ha­bi­tar que su­pera las 300.000, la más co­pio­sa en tér­mi­nos re­la­ti­vos de to­do el país.

An­te la mag­ni­tud del dra­ma, la Xun­ta se ha de­ci­di­do a si­tuar su tra­ta­mien­to en el vér­ti­ce de su política so­cial, con dos ac­tua­cio­nes prin­ci­pa­les con las que pre­ten­de mo­vi­li­zar pi­sos des­ha­bi­ta­dos a tra­vés de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y de los pro­pios con­ce­llos. La me­di­da más am­bi­cio­sa con­sis­te en la crea­ción del cen­so que re­gu­la­rá las vi­vien­das va­cías. Es­ta nue­va fi­gu­ra obli­ga a los ban­cos a ins­cri­bir en ese cen­so to­dos los pi­sos de su pro­pie­dad, o de sus fi­lia­les in­mo­bi­lia­rias, que es­tén va­cíos en los mu­ni­ci­pios con más de 10.000 ha­bi­tan­tes, in­clui­dos los pro­ce­den­tes de reestructuración ban­ca­ria. Des­de ayer, coin­ci­dien­do con la en­tra­da en vi­gor del de­cre­to co­rres­pon­dien­te, las en­ti­da­des de cré­di­to dis­pon­drán de seis me­ses de pla­zo pa­ra ano­tar los pi­sos de su pro­pie­dad que es­tén sin ha­bi­tar en el Cen­so de Vi­ven­das Ba­lei­ras de Ga­li­cia. Se­gún el de­cre­to, el in­cum­pli­mien­to de esa obli­ga­ción pue­de aca­rrear san­cio­nes de has­ta 3.000 eu­ros por in­mue­ble. Por tan­to, los ban­cos de­ben aten­der esa obli­ga­ción an­tes de oc­tu­bre pró­xi­mo.

La Xun­ta quie­re dis­po­ner así de to­da la in­for­ma­ción so­bre las vi­vien­das va­cías pa­ra po­der pla­ni­fi­car ade­cua­da­men­te las po­lí­ti­cas so­cia­les en ese ám­bi­to. En el ca­so de aque­llos pi­sos cu­ya cons­truc­ción fi­na­li­ce a par­tir de aho­ra, con pos­te­rio­ri­dad por tan­to a la en­tra­da en vi­gor del de­cre­to, o bien que se que­den sin in­qui­li­nos, el pla­zo má­xi­mo pa­ra su ins­crip­ción en el Cen­so de Vi­ven­das Ba­lei­ras se­rá de ocho me­ses des­de la ob­ten­ción de la li­cen­cia de pri­me­ra ocu­pa­ción o des­de que el pi­so que­do li­bre por la con­clu­sión de un con­tra­to de al­qui­ler o por su com­pra. A efec­tos de la nue­va he­rra­mien­ta ad­mi­nis­tra­ti­va, por vi­vien­da va­cía se en­tien­den la que no sean ocu­pa­da por su pro­pie­ta­rio o en la que no exis­ta una per­so­na usua­ria que dis­pon­ga del tí­tu­lo co­rres­pon­dien­te que le re­co­noz­ca el de­re­cho a ha­bi­tar­la. En lo que va de año, 240 vi­vien­das pro­pie­dad de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han si­do ocu­pa­das en Ga­li­cia.

IM­PLI­CA­CIÓN MU­NI­CI­PAL

Pe­ro ese re­gis­tro au­to­nó­mi­co tam­bién que­da abier­to a la ins­crip­ción vo­lun­ta­ria, y en cual­quier mo­men­to, de las vi­vien­das va­cías que son pro­pie­dad de los con­ce­llos y de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. En es­te sen­ti­do, la Xun­ta ya se ha di­ri­gi­do a la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Mu­ni­ci­pios e Pro­vin­cias (Fe­gamp) pa­ra apre­miar a los al­cal­des a im­pli­car­se en el pro­gra­ma, de for­ma que los ayun­ta­mien­tos mo­vi­li­cen vo­lun­ta­ria­men­te has­ta 600 pi­sos des­ha­bi­ta­dos en la co­mu­ni­dad, ya sean de par­ti­cu­la­res o de pro­mo­to­res o en­ti­da­des pú­bli­cas o pri­va­das.

Pa­ra in­cen­ti­var esa im­pli­ca­ción, el Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Vi­ven­da e So­lo ( IGVS) co­la­bo­ra­rá con la con­tra­ta­ción de dos se­gu­ros. Uno des­ti­na­do a ga­ran­ti­zar el co­bro del al­qui­ler por par­te del pro­pie­ta­rio del pi­so, en ca­so de im­pa­go. Y una pó­li­za multirriesgo del ho­gar que cu­bri­rá los po­si­bles des­per­fec­tos en esos in­mue­bles du­ran­te el pe­río­do de su arren­da­mien­to. La ren­ta de esos pi­sos, a cu­yos in­qui­li­nos el IGVS po­drá con­ce­der ayu­das si tra­mi­tan sus con­tra­tos a tra­vés del Pro­gra­ma de Vi­ven­das Ba­lei­ras, no po­drá ex­ce­der los 400 eu­ros en las sie­te prin­ci­pa­les ciu­da­des, los 350 en el res­to de ayun­ta­mien­tos de esas áreas me­tro­po­li­ta­nas, ni los 300 en los pe­que­ños mu­ni­ci­pios.

Los con­ce­llos se en­car­ga­rán de cap­tar los pi­sos des­ha­bi­ta­dos, que de­be­rán ser li­bres o, si son de pre­cio ta­sa­do, ca­re­cer de li­mi­ta­cio­nes que im­pi­dan su arren­da­mien­to. El pa­pel de los ayun­ta­mien­tos in­clui­rá, ade­más, la se­lec­ción de los ad­ju­di­ca­ta­rios de esas vi­vien­das, con arre­glo a los cri­te­rios que fi­jen en un con­ve­nio Xun­ta y mu­ni­ci­pios.

El de­cre­to de crea­ción del Cen­so de Vi­ven­das Ba­lei­ras es­ta­ble­ce las me­di­das a las que po­drá re­cu­rrir la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca pa­ra fa­ci­li­tar la ocu­pa­ción de esos in­mue­bles. Así, po­drá pro­mo­ver acuer­dos de co­la­bo­ra­ción pa­ra ga­ran­ti­zar que las vi­vien­das ins­cri­tas en el cen­so fa­vo­re­cen a las per­so­nas afec­ta­das por pro­ce­di­mien­tos de eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria o bien por desahu­cios por im­pa­go de las ren­tas de al­qui­ler. La Xun­ta tam­bién po­drá me­diar en­tre los pro­pie­ta­rios de esas vi­vien­das y los de­man­dan­tes pa­ra fa­ci­li­tar su ocu­pa­ción, a tra­vés de fór­mu­las pa­ra con­cer­tar al­qui­le­res o su ad­qui­si­ción. Pa­ra con­se­guir ese ob­je­ti­vo, los pi­sos sin ha­bi­tar re­gis­tra­dos en el cen­so y que sean pro­pie­dad de las en­ti­da­des de cré­di­to (y de sus fi­lia­les in­mo­bi­lia­rias y de en­ti­da­des de ges­tión de ac­ti­vos, in­clui­dos los pro­ce­den­tes de la reestructuración ban­ca­ria) po­drán ser ofer­ta­dos por su pro­pie­ta­rio a la Xun­ta, pa­ra que

Los ban­cos tie­nen des­de ayer un pla­zo de seis me­ses pa­ra ins­cri­bir sus pi­sos va­cíos en el cen­so au­to­nó­mi­co

Los 2.500 desahu­cios anua­les lle­van a la Xun­ta a bus­car me­di­das más efi­cien­tes

sean ad­ju­di­ca­dos por me­dio del Re­xis­tro de De­man­dan­tes, tan­to en al­qui­ler co­mo en ven­ta, siem­pre que se ajus­ten a los pre­cios má­xi- mos es­ta­ble­ci­dos pa­ra la vi­vien­da pro­te­gi­da. Ade­más, los in­mue­bles ano­ta­dos en ese cen­so po­drán ser uti­li­za­dos, si así lo con­sien­ten sus ti­tu­la­res, en los pro­gra­mas de fo­men­to del al­qui­ler de la Xun­ta o de los con­ce­llos.

RE­VI­SIÓN DE IN­GRE­SOS

La Ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga com­ple­men­ta­rá es­tas po­lí­ti­cas con me­di­das co­mo la re­vi­sión de los in­gre­sos de los in­qui­li­nos de las vi­vien­das de pro­mo­ción pú­bli­ca, con las que quie­re ase­gu­rar que las ocu­pan las fa­mi­lias que real­men­te lo ne­ce­si­tan. Aque­llas que su­peren el um­bral de ren­ta mar­ca­do no po­drán op­tar a nue­vas pró­rro­gas del al­qui­ler. Esa re­vi­sión de los in­gre­sos, que fi­gu­ra en el de­cre­to que desa­rro­lla­rá la Lei de Vi­ven­da, afec­ta­rá a unos 3.000 in­qui­li­nos.

| ÓS­CAR CE­LA

Los pi­sos que se in­clu­yan en el cen­so es­ta­rán ase­gu­ra­dos pa­ra ga­ran­ti­zar el pa­go del al­qui­ler

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.