UN VE­TE­RANO PA­RA UN NUE­VO DIS­CUR­SO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DE UGT

Con Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez al fren­te del ma­yor sin­di­ca­tos del país di­cen que se abre una nue­va era en la re­pre­sen­ta­ción so­cial es­pa­ño­la. Es­te lí­der ca­ta­lán, aun­que as­tu­riano de na­ci­mien­to (Belmonte de Mi­ran­da, 1956), le ha ga­na­do el pul­so al mis­mí­si­mo Cán­di­do Mén­dez que de­rro­chó sin éxi­to to­das sus ener­gías e in­fluen­cias pa­ra evi­tar lo que fi­nal­men­te de­ci­die­ron los vo­tos: au­par a Pe­pe Ál­va­rez a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de UGT, eso sí por un es­tre­cho mar­gen de 17 pa­pe­le­tas más a fa­vor del can­di­da­to ca­ta­lán so­bre el ofi­cia­lis­ta Cilleros. Lo ha­rá por un man­da­to de cua­tro años y so­lo po­drá ser re­ele­gi­do dos ve­ces más has­ta un to­tal de 12, con lo que de­sa­pa­re­cen las sem­pi­ter­nas go­ber­nan­zas en torno a un gran apa­ra­to sin­di­cal que re­pre­sen­ta­ron sus an­te­ce­so­res Ni­co­lás Re­don­do, pri­me­ro, y Cán­di­do Mén­dez des­pués.

Ai­re fres­co y re­no­va­ción sí, aun­que en es­te ca­so no ha­ya ju­ven­tud. Ál­va­rez ya pei­na ca­nas y so­lo cua­tro años (aca­ba de cum­plir 60) le di­fe­ren­cia del ca­ris­má­ti­co Mén­dez (64). Al igual que el ex­tre­me­ño —22 años en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral— el nue­vo res­pon­sa­ble uge­tis­ta acu­mu­la una di­la­ta tra­yec­to­ria co­mo di­ri­gen­te del sin­di­ca­to en Ca­ta­lu­ña, que ha ca­pi­ta­nea­do du­ran­te 25 años.

A es­te em­plea­do de la em­pre­sa Als­tom don­de ejer­ció ca­si to­da su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal (aun­que co­men­zó en la hos­te­le­ría de la comarca as­tu­ria­na) le im­pac­tó los efec­tos la­bo­ra­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Un ERE en la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa le lle­vó al pa­ro ha­ce dos años, que re­sol­ve­ría con una ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da. Ca­sa­do y sin hi­jos, no se le co­no­cen más afi­cio­nes que las pro­pias de la ac­ti­vi­dad sin­di­cal.

Su fa­ma de du­ro pa­re­ce ser tan cier­ta co­mo la de ha­bi­li­do­so en las ne­go­cia­cio­nes, a las que apli­ca el prag­ma­tis­mo pa­ra re­sol­ver si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. No es ca­ta­lán de na­ci­mien­to, pe­ro co­mo si lo fue­se. Si en al­go se ad­vier­te la re­no­va­ción de la for­ma­ción sin­di­cal con su nom­bra­mien­to, aun­que no sea ge­ne­ra­cio­nal, es en esa po­si­ción fa­vo­ra­ble al «de­re­cho a de­ci­dir» en Ca­ta­lu­ña que tan­tos fren­tes pa­re­cía en­con­trar a las puer­tas del 42 con­gre­so con­fe­de­ral de UGT que le lle­vó a la vic­to­ria. Sen­si­ble a los pre­cep­tos que han de­fen­di­do los mo­vi­mien­tos de in­dig­na­dos en los pe­río­dos más crí­ti­cos de la cri­sis, las pa­la­bras de Ál­va­rez na­da más ha­cer­se con la se­cre­ta­ría ge­ne­ral re­sul­ta­ron con­clu­yen­tes: «Va­mos a ser la voz de los que no la tie­nen, de los pa­ra­dos, de los que no tie­nen tra­ba­jo, de los pre­ca­rios» y ade­más de de­fen­der la de­ro­ga­ción de la ac­tual re­for­ma la­bo­ral, mi­ra ha­cia los jó­ve­nes que se han te­ni­do que ir al ex­tran­je­ro en busca de opor­tu­ni­da­des. To­do un des­glo­se de in­ten­cio­nes que de­be­rá com­pa­gi­nar con el ajus­te in­terno en el sin­di­ca­to: adel­ga­zar la ac­tual es­truc­tu­ra de seis a tres fe­de­ra­cio­nes y re­com­po­ner una or­ga­ni­za­ción muy frag­men­ta­da. Y ya ha en­ca­ja­do el pri­mer gol­pe ape­nas sie­te días en el car­go: acep­tar la di­mi­sión de su eje­cu­ti­va de Ma­ría Cha­pín in­ves­ti­ga­da en la tra­ma de los ERE de An­da­lu­cía. Uno de los mayores es­cán­da­los del sin­di­ca­to tras el de la coope­ra­ti­va PSV de años 90.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.