Con­fian­za

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Car­los Martínez

En la asam­blea ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ca­jas de Aho­rros ce­le­bra­da es­tos días, su pre­si­den­te, Isi­dro Fai­né, ha ase­gu­ra­do a los so­cios (las an­ti­guas ca­jas, en­tre ellas Aban­ca, Cai­xabank, Ban­kia, Ca­ja Sur, Iber­ca­ja, et­cé­te­ra) que «el ma­yor re­to en la ban­ca mi­no­ris­ta es re­cu­pe­rar la con­fian­za per­di­da» y que pa­ra ello se de­be «re­ge­ne­rar­la a tra­vés de la ho­nes­ti­dad, la pro­fe­sio­na­li­dad, la em­pa­tía y el diá­lo­go».

No es un mea cul­pa. Es una exi­gen­cia de ren­ta­bi­li­dad. Aun­que mu­cha gen­te crea (por­que las creen­cias son de ca­rác­ter mis­té­ri­co) que la cul­pa es de Za­pa­te­ro y de que vi­vi­mos por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des, otra mu­cha lee la pren­sa y co­no­ce el ori­gen de la cri­sis (un mo­nu­men­tal y ava­ri­cio­so des­con­trol de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros) y al­gu­na más ha com­pra­do pre­fe­ren­tes o tie­ne pa­rien­tes y ami­gos que las com­pra­ron, y es­tos sa­ben que la de­bi­li­dad que les hi­zo per­der su di­ne­ro fue pre­ci­sa­men­te la con­fian­za, ga­na­da con mu­cha em­pa­tía y diá­lo­go (en­ga­ño­so).

Así que la ban­ca busca re­cu­pe­rar esa con­fian­za de­po­si­ta­da aho­ra en el cal­ce­tín o en el col­chón de la ca­ma, pa­ra que los bi­lle­tes vuel­van por don­de so­lían. Pe­ro es­tá com­pli­ca­do. Fue pre­ci­sa­men­te Cai­xabank, que pre­si­de Fai­né, la en­ti­dad que, ha­ce me­nos de un año, tu­vo que dar mar­cha atrás a la idea de co­brar do­ble­men­te cuan­do un clien­te de su en­ti­dad re­ti­ra­ba di­ne­ro de los ca­je­ros de otras. Aca­ba­mos de sa­ber que la sa­li­da a Bol­sa de Ban­kia le cos­ta­rá al era­rio 3.835 mi­llo­nes, a cau­sa, en­tre otras co­sas, de la for­ma con­fian­zu­da en que la CNMV apro­bó la ope­ra­ción.

La con­fian­za es un fac­tor ne­ce­sa­rio pa­ra que la ban­ca mi­no­ris­ta fun­cio­ne, pe­ro tam­bién lo es pa­ra to­da cla­se de ti­mos y es­ta­fas. La des­con­fian­za es una me­di­da de se­gu­ri­dad. Cuen­tan que, en los tiem­pos del contrabando en la raia se­ca, los es­tra­per­lis­tas en­tre­na­ban a sus bu­rros pa­ra que pa­sa­sen la fron­te­ra sin com­pa­ñía hu­ma­na. El de­lin­cuen­te se dis­fra­za­ba de guar­dia ci­vil y mo­lía a pa­los al ani­mal. Se­ma­nas des­pués, por los mon­tes de Ve­rín, si el bu­rro di­vi­sa­ba un tri­cor­nio a ki­ló­me­tros, huía al ga­lo­pe. Ves­ti­dos de ver­de (de ver­de bi­lle­te), se­ño­res ban­que­ros, no lla­men al bu­rro, que no vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.