RE­CLA­MA­CIÓN POR AMIAN­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - con­sul­to­rio­la­bo­ral@lavoz.es

Mi ma­ri­do mu­rió ha­ce unos me­ses co­mo con­se­cuen­cia de una gra­ve en­fer­me­dad pul­mo­nar. Cree­mos que se lo ha pro­vo­ca­do el ha­ber te­ni­do con­tac­to dia­rio con el amian­to en el pues­to de tra­ba­jo que tu­vo an­tes de ju­bi­lar­se du­ran­te seis años. ¿Po­de­mos re­cla­mar?

Exis­ten va­rias re­cla­ma­cio­nes de­ri­va­das de una en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal. La pri­me­ra vía es el re­co­no­ci­mien­to de que la pres­ta­ción, de viu­de­dad en es­te ca­so, de­ri­va de en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal, com­pe­ten­cia del INSS. Una se­gun­da vía es la re­cla­ma­ción de la pó­li­za de con­ve­nio, en ca­so de que el mis­mo re­co­ja una in­dem­ni­za­ción co­mo con­se­cuen­cia del fa­lle­ci­mien­to por en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal, y en es­te su­pues­to hay que re­cla­mar­la a la em­pre­sa y a su ase­gu­ra­do­ra. Una ter­ce­ra vía, en ca­so de in­cum­pli­mien­to de las me­di­das de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne, es la re­cla­ma­ción de una com­pen­sa­ción por da­ños y per­jui­cios, re­cla­ma­ción que se plan­tea fren­te a la em­pre­sa y a su ase­gu­ra­do­ra. En es­te pro­ce­di­mien­to de­be acre­di­tar­se la re­la­ción di­rec­ta en­tre la en­fer­me­dad su­fri­da por el tra­ba­ja­dor y su ex­po­si­ción con el amian­to y, asi­mis­mo, hay que pro­bar que ha exis­ti­do una fal­ta de me­di­das de se­gu­ri­dad en el pues­to de tra­ba­jo impu­tables a la em­pre­sa em­plea­do­ra. En

el desa­rro­llo de un tra­ba­jo con un al­to ries­go de en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal co­mo es la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al amian­to, se pre­su­me que di­cho in­cum­pli­mien­to ele­va sus­tan­cial­men­te las po­si­bi­li­da­des de acae­ci­mien­to del su­ce­so da­ño­so.

Por ello, se en­tien­de acre­di­ta­da su­fi­cien­te­men­te la co­ne­xión cau­sal en­tre la inob­ser­van­cia de las me­di­das pre­ven­ti­vas y el da­ño pro­du­ci­do (el fa­lle­ci­mien­to) an­te la cer­te­za o má­xi­ma pro­ba­bi­li­dad de que, de ha­ber­se cum­pli­do las pres­crip­cio­nes de se­gu­ri­dad exi­gi­bles, el re­sul­ta­do no hu­bie­se lle­ga­do a pro­du­cir­se en to­do o en par­te. Una cuar­ta via es la del re­car­go so­bre las pres­ta­cio­nes, que ha de so­li­ci­tar­se al INSS y que pue­de ser un por­cen­ta­je que va del 30 al 50 % y que so­lo pue­de re­cla­mar­se a la em­pre­sa por­que no es una can­ti­dad ase­gu­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.