100 DÍAS SIN AGEN­DA POLÍTICA NI ECO­NÓ­MI­CA

EN­TRE UNA Y TRES DÉ­CI­MAS MEN­SUA­LES ME­NOS DEL PIB, CON­TRAC­CIÓN DE LAS IN­VER­SIO­NES EX­TE­RIO­RES, DIS­MI­NU­CIÓN DEL CON­SU­MO Y EL GAS­TO PÚ­BLI­CO... SON AL­GU­NAS DE LAS SE­ÑA­LES QUE AD­VIER­TEN DE LAS CON­SE­CUEN­CIAS QUE PUE­DE TE­NER PA­RA LA ECO­NO­MÍA LA PRO­LON­GA­CIÓN DE LA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ju­lio G. Sequeiros Ti­zón JU­LIO SEQUEIROS es ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía. UDC

Han trans­cu­rri­do ya más de cien días des­de las úl­ti­mas elec­cio­nes y to­da­vía no te­ne­mos Go­bierno. Ya ago­ta­do el pri­mer tri­mes­tre del 2016 y, en el ca­so (muy pro­ba­ble) de te­ner elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, trans­cu­rri­rá tam­bién el se­gun­do. Con el ve­rano de por me­dio, pro­ba­ble­men­te tam­bién el ter­cer tri­mes­tre, de tal for­ma que no ten­dre­mos el nue­vo Go­bierno a pleno ren­di­mien­to an­tes de fi­na­les de sep­tiem­bre, prin­ci­pios de oc­tu­bre. Es­te nue­vo Eje­cu­ti­vo ten­drá que re­dac­tar ur­gen­te­men­te —y sa­car ade­lan­te en el nue­vo Par­la­men­to— el pre­su­pues­to pa­ra el 2017 co­mo ta­rea prin­ci­pal e inex­cu­sa­ble. En re­su­men, prác­ti­ca­men­te un año de pa­rá­li­sis en tér­mi­nos de política eco­nó­mi­ca.

Al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes cuan­ti­fi­can el con­cep­to de in­cer­ti­dum­bre se­ña­lan­do que el sis­te­ma eco­nó­mi­co acep­ta fá­cil­men­te un ni­vel bá­si­co de in­de­ter­mi­na­ción: las em­pre­sas y las fa­mi­lias lo con­si­de­ran acep­ta­ble y es­tán fa­mi­lia­ri­za­das a tra­ba­jar en ese am­bien­te. Pe­ro lo real­men­te re­le­van­te es que el in­di­ca­dor de in­cer­ti­dum­bre es­tá di­rec­ta­men­te li­ga­do al ci­clo elec­to­ral: el mes an­te­rior a las con­sul­tas, el ni­vel de in­cer­ti­dum­bre se in­cre­men­ta no­ta­ble­men­te y, una vez cons­ti­tui­do el nue­vo Go­bierno, el ín­di­ce re­to­ma los va­lo­res nor­ma­les. Sa­be­mos, ade­más, que los ni­ve­les ele­va­dos de in­cer­ti­dum­bre pue­den lle­gar a res­tar en­tre una y tres dé­ci­mas men­sua­les a la ta­sa de cre­ci­mien­to.

El ca­so es­pa­ñol si­gue el pa­trón an­te­rior jus­to has­ta oc­tu­bre del 2015. A esa in­cer­ti­dum­bre del pro­ce­so elec­to­ral, se su­mó la apa­ri­ción de fuer­zas po­lí­ti­cas nue­vas so­bre las cua­les no exis­tía an­te­ce­den­tes que per­mi­tie­ran pre­de­cir su com­por­ta­mien­to en política eco­nó­mi­ca a es­ta­ble­cer. El ín­di­ce de in­cer­ti­dum­bre arro­ja des­de oc­tu­bre del 2015 los va­lo­res más ele­va­dos des­de el ini­cio de la se­rie (1990) y se man­tie­ne así has­ta la ac­tua­li­dad. En con­se­cuen­cia, es­ta­ría­mos ha­blan­do de una ta­sa de cre­ci­mien­to tri­mes­tral que po­dría es­tar mer­ma­da en­tre un 0,3 y un 0,5 % en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2015 y en el pri­me­ro del 2016. Por el mo­men­to.

Es­ta in­se­gu­ri­dad —que nos es­tá sa­lien­do tan ca­ra— tie­ne su ori­gen en una cues­tión que se re­fie­re a la esencia y a la na­tu­ra­le­za de la política eco­nó­mi­ca a se­guir: o el modelo ale­mán (la so­cial­de­mo­cra­cia y los con­ser­va­do­res) o el modelo por­tu­gués (la so­cial­de­mo­cra­cia y an­ti­sis­te­ma de dis­tin­to ti­po). El pri­mer modelo se­ría una con­ti­nua­ción de la política eco­nó­mi­ca que se ha rea­li­za­do en es­tos úl­ti­mos cua­tro años, res­pe­tuo­sa con los com­pro­mi­sos eu­ro­peos y acen­tuan­do al­gu­nas co­rrec­cio­nes que son vi­ta­les pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la (re­for­zar la re­for­ma la­bo­ral, ac­tua­li­zar el sis­te­ma fis­cal, cam­bios en la edu­ca­ción, etc.). La se­gun­da vía —la por­tu­gue­sa y, si se me apu­ra, la del pri­mer Ale­xis Tsi­pras y la Sy­ri­za de prin­ci­pios del 2015— abre la puer­ta a pre­gun­tas real­men­te im­por­tan­tes que ha­cen re­fe­ren­cia a la ar­ti­cu­la­ción (e in­te­gri­dad) te­rri­to­rial del Es­ta­do, a la re­gu­la­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo, a la po­si­ción de Es­pa­ña fren­te a la Eu­ro­zo­na (deu­da pú­bli­ca y dé­fi­cit), a la pre­sen­cia del país en la eco­no­mía con par­ti­cu­lar re­fe­ren­cia al sis­te­ma fi­nan­cie­ro y la re­for­ma fis­cal. En de­fi­ni­ti­va, es ló­gi­co que los ín­di­ces de in­cer­ti­dum­bre so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tén tan ele­va­dos. Si se me per­mi­te: o más de lo mis­mo o un via­je a nin­gu­na par­te.

Mien­tras tan­to, las em­pre­sas se pro­te­gen fren­te a es­tas du­das. Un buen nú­me­ro de ellas es­tán ya re­cor­tan­do la plan­ti­lla an­te el te­mor de que la le­gis­la­ción la­bo­ral sea más rí­gi­da en un fu­tu­ro pró­xi­mo y apla­zan­do las de­ci­sio­nes de in­ver­sión a la es­pe­ra de no­ti­cias. En el sec­tor de las fa­mi­lias, los ín­di­ces de con­fian­za de los con­su­mi­do­res, o es­tán es­tan­ca­dos, o ma­ni­fies­tan cla­ra­men­te una ten­den­cia a la ba­ja. Y el Es­ta­do acu­sa ya la pa­rá­li­sis le­gis­la­ti­va de un Par­la­men­to que no se po­ne de acuer­do, ni si­quie­ra, en un nue­vo Eje­cu­ti­vo. Un buen ejem­plo. En el pa­sa­do mes de mar­zo ven­ció el pla­zo pa­ra pre­sen­tar los re­gla­men­tos que desa­rro­llan la for­ma­ción pro­fe­sio­nal de pa­ra­dos y ocu­pa­dos, sin que el Go­bierno pre­sen­ta­ra una pro­pues­ta al Par­la­men­to. La po­si­ción del Eje­cu­ti­vo es que, al es­tar en fun­cio­nes, so­lo se pue­de ocu­par de asun­tos de trá­mi­te y ur­gen­tes. Pe­ro hay más. Mu­chos sec­to­res re­gu­la­dos por la Ad­mi­nis­tra­ción es­tán pen­dien­tes del nue­vo in­qui­lino en La Mon­cloa (y de las nue­vas ma­yo­rías par­la­men­ta­rias) pa­ra po­der to­mar po­si­cio­nes en unos mer­ca­dos que son es­tra­té­gi­cos pa­ra nues­tro país: el sec­tor ener­gé­ti­co (el des­ba­ra­jus­te ju­rí­di­co de las re­no­va­bles, el dé­fi­cit de ta­ri­fa, en­tre otros); o el de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y las in­ver­sio­nes en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. Son so­lo al­gu­nos de los ejem­plos.

En lo que se re­fie­re a las re­la­cio­nes ex­te­rio­res es don­de la au­sen­cia de un Go­bierno se de­tec­ta con ma­yor ni­ti­dez. La aper­tu­ra de Cu­ba al ex­te­rior re­fle­ja lo que nos es­tá pa­san­do. En la is­la es­tán pre­sen­tes las prin­ci­pa­les em­pre­sas es­pa­ño­las vin­cu­la­das al tu­ris­mo, a la ban­ca, a los trans­por­tes, a la ener­gía, a las co­mu­ni­ca­cio­nes, etc. Pe­ro tam­bién es­tán pre­sen­tes las em­pre­sas fran­ce­sas, ale­ma­nas y nor­te­ame­ri­ca­nas. La aper­tu­ra al mun­do oc­ci­den­tal —y a la eco­no­mía de mer­ca­do— de es­te país ca­ri­be­ño es una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, ya que po­dría ju­gar un pa­pel se­me­jan­te, fren­te a Es­ta­dos Uni­dos, al que desem­pe­ña Ca­na­rias fren­te a Eu­ro­pa: un mag­ní­fi­co des­tino tu­rís­ti­co. Pues bien, el pre­si­den­te Raúl Cas­tro ha vi­si­ta­do Fran­cia el pa­sa­do fe­bre­ro, Oba­ma vi­si­ta Cu­ba en mar­zo y, ha­ce so­lo unos días, los Ro­lling Sto­nes han ofre­ci­do en La Ha­ba­na un con­cier­to me­mo­ra­ble. Y el Go­bierno es­pa­ñol en fun­cio­nes…

Es­pa­ña se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da y, a mi jui­cio, la ta­rea que te­ne­mos por de­lan­te nos se­ña­la el ca­mino y, en con­se­cuen­cia, los com­pa­ñe­ros de via­je. Es­pa­ña tie­ne que con­ti­nuar ajus­tan­do el dé­fi­cit pú­bli­co has­ta al­can­zar los ni­ve- les (ra­zo­na­bles) com­pro­me­ti­dos con la Eu­ro­zo­na. En el 2015 (un año elec­to­ral) es­te dé­fi­cit al­can­zó 56.000 mi­llo­nes de eu­ros (un 5,2 % del PIB), cuan­do lo com­pro­me­ti­do con Bru­se­las era del or­den de los 40.000 mi­llo­nes: 16.000 mi­llo­nes de ex­ce­so. Es­ta úl­ti­ma ci­fra hay que su­mar­la al ajus­te pre­vis­to pa­ra el 2016 de tal for­ma que es­ta­ría­mos ha­blan­do de una re­duc­ción del dé­fi­cit de 20.000 mi­llo­nes pa­ra el año en cur­so. Ade­más, y es­to no de­be­mos ol­vi­dar­lo, es­ta­mos ha­blan­do de un país cu­ya deu­da pú­bli­ca (con­ta­ble) es prác­ti­ca­men­te el PIB de un ejer­ci­cio com­ple­to. En mi opi­nión, es­ta es la ta­rea fun­da­men­tal: cum­plir los com­pro­mi­sos que Es­pa­ña tie­ne con sus so­cios de la Eu­ro­zo­na, por­que es po­si­ti­vo pa­ra no­so­tros y po­si­ti­vo pa­ra ellos. Co­mo nos han de­mos­tra­do es­tos úl­ti­mos tri­mes­tres, el ri­gor pre­su­pues­ta­rio es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble con el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción y del em­pleo.

Una úl­ti­ma re­fle­xión. No se me va de la ca­be­za la dis­cu­sión que hu­bo a fi­na­les del año pa­sa­do so­bre la le­gi­ti­mi­dad, o no, de de­jar apro­ba­dos unos pre­su­pues­tos pa­ra el 2016 in­me­dia­ta­men­te an­tes de una con­sul­ta elec­to­ral. Aque­llo fue una pre­vi­sión muy acer­ta­da. ¿Se ima­gi­nan us­te­des es­tar pro­rro­gan­do el pre­su­pues­to del 2015 a do­cea­vas par­tes mes a mes has­ta que tu­vié­ra­mos uno nue­vo?

Ni­ve­les ele­va­dos de in­de­ci­sión pue­den lle­gar a res­tar en­tre una y tres dé­ci­mas men­sua­les a la ta­sa de cre­ci­mien­to En las re­la­cio­nes ex­te­rio­res es don­de la au­sen­cia de un Go­bierno se per­ci­be con una ma­yor ni­ti­dez

JUAN. S. G

| ÁNGEL MAN­SO

El sec­tor ener­gé­ti­co es uno de los que ne­ce­si­ta cam­bios pa­ra to­mar po­si­cio­nes en mer­ca­dos es­tra­té­gi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.