Em­pren­de­do­res cu­ba­nos: sueños por cuen­ta pro­pia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Na­tas­ha Váz­quez

La re­cien­te vi­si­ta del pre­si­den­te Oba­ma a la ca­pi­tal del país ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­vas en­tre los mi­les de pe­que­ños em­pre­sa­rios en la is­la ma­nia­ta­dos por las tra­bas ins­ti­tu­cio­na­les

Nin­guno de los más de 200 em­pren­de­do­res cu­ba­nos que se reunie­ron con el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ba­rack Oba­ma, po­día so­ñar que con­ver­sa­rían un día con el hom­bre más po­de­ro­so del pla­ne­ta.

«To­da­vía no me lo creo», co­men­ta Víc­tor Ma­nuel La­zo, un jo­ven due­ño de un pe­que­ño ne­go­cio de re­pa­ra­ción y ser­vi­cios a mó­vi­les (Pro­mó­vil) que es­tu­vo en­tre los in­vi­ta­dos. «Creo que me de­bo sen­tir muy di­cho­so de ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en es­te fo­ro em­pre­sa­rial Cu­baUSA, de po­der con­tri­buir a lo­grar la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes en­tre nues­tros paí­ses. De po­der es­tar tan cer­ca del pre­si­den­te Oba­ma y te­ner la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con al­tos fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios de los Es­ta­dos Uni­dos, es­cu­char de ellos mis­mos que es­tán dis­pues­tos a in­ver­tir en Cu­ba y de que exis­te la vo­lun­tad de am­bas par­tes de coope­rar pa­ra el bie­nes­tar de to­dos», ase­gu­ra.

Otros tu­vie­ron la suer­te de ser men­cio­na­dos por el pro­pio Oba­ma en su dis­cur­so, co­mo Yon­dai­ner Gu­tié­rrez, quien ha he­cho un exi­to­so di­rec­to­rio de ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos; el pe­lu­que­ro Pa­pi­to Va­lla­da­res o San­dra Lí­di­ce Al­da­ma, que eli­gió abrir un pe­que­ño ne­go­cio de ro­pa.

«En una eco­no­mía glo­bal, po­ten­cia­da por ideas e in­for­ma­ción, el va­lor más im­por­tan­te de un país es su gen­te», les di­jo Oba­ma. «El cu­bano in­ven­ta del ai­re», sen­ten­ció en es­pa­ñol.

Pe­ro el me­dio mi­llón de tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia que exis­ten ac­tual­men­te en la is­la, no lo tie­nen tan fá­cil, y se las tie­nen que in­ge­niar pa­ra sal­tar­se tra­bas a uno y otro la­do del es­tre­cho de Flo­ri­da.

Con to­das las bue­nas in­ten­cio­nes anun­cia­das por el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, e in­clu­so al­gu­nas me­di­das to­ma­das por su Go­bierno pa­ra fle­xi­bi­li­zar­lo, pa­ra­dó­ji­ca­men­te el blo­queo per­sis­te. Y por su­pues­to, a mu­chos de esos que han de­ci­di­do arries­gar­se a mon­tar su pro­pio ne­go­cio.

«Nos afec­ta por­que no po­de­mos ac­ce­der a so­por­te en lí­nea en si­tios con un host en te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano, no pue­do co­mu­ni­car­me con el so­por­te de Ap­ple o Mi­cro­soft pa­ra dar ser­vi­cio a nues­tros clien­tes», ex­pli­ca Víc­tor La­zo. «De­be­mos en­mas­ca­rar la co­mu­ni­ca­ción des­de Cu­ba, cam­biar la di­rec­ción IP pa­ra que pa­rez­ca que es­ta­mos en otro país y con eso lo­gra­mos re­sol­ver al­gu­nas co­sas».

Otra com­pli­ca­ción pa­ra es­tos pe­que­ños em­pre­sa­rios es el pa­go on-li­ne. «Yo ex­pli­qué en el fo­ro que no po­día­mos uti­li­zar la pla­ta­for­ma de pa­gos Pa­yPal, por ejem­plo y re­sul­tó que el CEO de esa em­pre­sa es­ta­ba ahí y me di­jo que ellos es­tán dis­pues­tos a brin­dar el ser­vi­cio, pe­ro que las re­gu­la­cio­nes de su país se lo im­pi­den to­da­vía», cuen­ta el pro­pie­ta­rio de Pro­mó­vil. Al­gu­nos se que­jan de la im­po­si­bi­li­dad de im­por­tar equi­pa­mien­tos y otros bie­nes de equi­po di­rec­ta­men­te, en­tre otras tra­bas.

La Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma avan­za pa­ra po­ten­ciar el sec­tor pri­va­do, y así lo ha ex­pre­sa­do el pro­pio pre­si­den­te. No se tra­ta de un in­te­rés gra­tui­to, ya que ven en ellos a una fuer­za ca­paz de im­pul­sar otros cam­bios y una ma­ne­ra de in­fluir en el des­tino de la is­la.

Por otro la­do, en Cu­ba es­tas in­ten­cio­nes se ven con un re­ce­lo que se tras­la­da a los de­no­mi­na­dos «cuen­ta­pro­pis­tas». A pe­sar de que se han apro­ba­do más de 200 ac­ti­vi­da­des en esa mo­da­li­dad, aún per­sis­ten es­co­llos pa­ra el desa­rro­llo de la pe­que­ña em­pre­sa, que de­be en­fren­tar­se a tro­pie­zos bu­ro­crá­ti­cos, la au­sen­cia de un mer­ca­do ma­yo­ris­ta y ele­va­dos im­pues­tos.

Mu­cho ten­dría aún que cam­biar a am­bos la­dos, pa­ra que em­pre­sas co­mo Pro­mo­vil lo­gren des­ple­gar sus po­ten­cia­li­da­des, pe­ro pa­ra ellos se abre una opor­tu­ni­dad tras el en­cuen­tro. «Es­pe­ro que es­te día mar­que un an­tes y un des­pués en mi vi­da y en mi pro­yec­to, que sig­ni­fi­que una nue­va eta­pa en la que en­fren­tar nue­vos re­tos y nue­vas opor­tu­ni­da­des, creo sen­tir­me lis­to pa­ra lo que se ave­ci­na», afir­ma Víc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.