CÓ­MO CON­DI­CIO­NA LA FAL­TA DE GO­BIERNO A LA ECO­NO­MÍA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES

Em­pleo, co­ti­za­cio­nes, cre­ci­mien­to... son al­gu­nos in­di­ca­do­res con­di­cio­na­dos por la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca. Lo ana­li­za el pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes.

Cien­to cua­ren­ta mil nue­vos co­ti­zan­tes, la ci­fra so­na­ba bien, bas­tan­te bien. Los me­dios la adop­ta­ron con ale­gría y a par­tir de ahí era to­tal­men­te ló­gi­co que la ma­yo­ría per­dié­ra­mos el sen­ti­do de la me­di­da. Los más op­ti­mis­tas es­ta­rán pen­san­do «Si ca­da mes de es­te año se com­por­ta­se co­mo el mes de mar­zo, se re­du­cía drás­ti­ca­men­te el pa­ro en me­nos de dos años». Bueno, to­ca un po­co de relax y ba­jar de la nu­be. Es­pa­ña es­tá cre­cien­do a ni­ve­les acep­ta­bles si nos com­pa­ra­mos con el 2012 o el 2013, pe­ro en ab­so­lu­to al rit­mo del 2015, y es­ta ra­len­ti­za­ción so­lo tie­ne un cul­pa­ble, la in­cer­ti­dum­bre, y una con­se­cuen­cia in­me­dia­ta, la ge­ne­ra­ción de em­pleo. El Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas lo ha di­cho cla­ra­men­te es­ta se­ma­na, la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la es nues­tro cuar­to pro­ble­ma en im­por­tan­cia pa­ra, a con­ti­nua­ción, afir­mar que, prác­ti­ca­men­te, el 80 % de los es­pa­ño­les con­si­de­ran que vi­vi­mos una si­tua­ción po­lí- ti­ca ma­la o muy ma­la. So­lo dos de ca­da diez com­pa­trio­tas ven la si­tua­ción co­mo acep­ta­ble. Y aquí no pa­sa na­da, qué va a pa­sar.

Me atre­vo a de­cir que es­ta, nues­tra per­cep­ción del país, y no otra, se­rá la cau­sa cen­tral de que el PIB es­pa­ñol se re­ajus­te a la ba­ja pa­ra co­lo­car­se a fi­na­les de año en ta­sas de cre­ci­mien­to de en­tre el 2,4% y el 2,6 %. Si así fue­ra, se­ría es­pe­ra­ble que el in­cre­men­to del nú­me­ro de co­ti­zan­tes ba­ja­se a rit­mos in­fe­rio­res al del cre­ci­mien­to del país, es de­cir, nos co­lo­ca­ría­mos a ni­ve­les de en­tre el 2 % y el 2,2 % Es de­cir, a fi­na­les de año es­ta­ría­mos crean­do en­tre 350.000 y 380.00 co­ti­zan­tes, prác­ti­ca­men­te dos­cien­tos mil em­pleos me­nos que ha­ce un año. Es­te es el da­to y no otro. No hay cam­po pa­ra la son­ri­sa. Nin­guno. Por tan­to, lo re­le­van­te de mar­zo ha si­do cons­ta­tar que he­mos cre­ci­do a ta­sas del 2,8 % cuan­do aca­ba­mos el año pa­sa­do a un rit­mo del 3,1 %, y que esa ci­fra, 2,8, pron­to le pa­re­ce­rá un sue­ño a al­can­zar. Es de­cir, nos es­ta­mos des­ace­le­ran­do a to­da ve­lo­ci­dad. ¿Y en Galicia, tam­bién nos cae­mos? Fí­je­se que no, se­gui­mos con el mis­mo rit­mo que en el 2015, que tam­po­co era una lo­cu­ra, cer­ca del 2 %. Nos ase­me­ja­mos a un vie­jo trac­tor dié­sel, ni me­te­mos quin­ta ni ba­ja­mos a se­gun­da. Aho­ra que no nos pa­ren, por­que si nos blo­quean la ca­rre­te­ra, nos vol­ve­rá a cos­tar arran­car.

Es­to es lo que veo, dos­cien­tos mil em­pleos me­nos, cuan­do ob­ser­vo a nues­tra cla­se po­lí­ti­ca dar mil vuel­tas pa­ra de­cir que que­do, pe­ro no que­do, pa­ra des­pués vol­ver a que­dar, pe­ro so­lo me­dia ho­ra y an­tes de la una pa­ra que me sa­quen los in­for­ma­ti­vos del me­dio­día o es­cu­char­les ha­blar de Jue­gos de Tro­nos o cual­quier otra me­mez, pa­ra pos­te­rior­men­te oír que aún que­da tiem­po. Pe­ro, tiem­po ¿pa­ra qué?, pa­ra de­jar de crear otros cin­cuen­ta mil em­pleos. Por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po la pe­lo­ta del cre­ci­mien­to es­tá en nues­tro te­ja­do, en nues­tra ri­que­za fi­nan­cie­ra, que ba­te ré­cords his­tó­ri­cos por­que se cons­tru­yó con la ener­gía que ge­ne­ra el mie­do y que es­tá es­pe­ran­do a sa­lir vía con­su­mo fa­mi­liar. Y ade­más no pi­de na­da, un sim­ple go­bierno de an­dar por ca­sa, que no mo­les­te, da igual que sea po­co am­bi­cio­so. Aho­ra, eso sí, que de­je cla­ras sus re­glas de jue­go, en qué pla­za va­mos a to­rear. Bueno, y si el Go­bierno es in­te­li­gen­te, sen­si­ble an­te los más dé­bi­les y en pa­ra­le­lo ca­paz de mo­vi­li­zar al ca­pi­tal pri­va­do, ya no le di­go, vol­ve­ría a mi­rar con res­pec­to al Con­gre­so de los Dipu­tados. Pe­ro no lle­ga a tan­to mi es­pe­ran­za, a nues­tros go­ber­nan­tes les sue­le fal­tar ti­mi­dez y so­brar pa­ter­na­lis­mo, re­co­no­cer que el pro­ta­go­nis­mo no siem­pre pue­de gi­rar so­bre lo pú­bli­co, que ha de pi­vo­tar so­bre el con­jun­to de la so­cie­dad ci­vil.

| P. R.

La co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca ac­tual pro­vo­ca­rá que ha­ya 200.000 em­pleos me­nos que ha­ce un año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.