CÓ­MO SON Y SE EX­PRE­SAN LOS CHI­COS Y LAS CHI­CAS EN FA­CE­BOOK

Un es­tu­dio ana­li­za las ex­pre­sio­nes en la red so­cial que usan mil mi­llo­nes de usua­rios Ellas se com­por­tan me­jor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - An­drés Losada

Un equi­po de so­ció­lo­gos de la Uni­ver­si­dad Ro­vi­ra i Vir­gil de Ta­rra­go­na ha lle­va­do a ca­bo un es­tu­dio so­bre las ex­pre­sio­nes de dis­cri­mi­na­ción uti­li­za­das por los jó­ve­nes en Fa­ce­book y han lle­ga­do a la con­clu­sión de que hay va­ria­cio­nes en es­te ti­po de con­te­ni­dos de­pen­dien­do de si son com­par­ti­dos por chi­cos o chi­cas. Más de 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas uti­li­zan a dia­rio Fa­ce­book y el uso de con­te­ni­dos ra­cis­tas y dis­cri­mi­na­to­rios preo­cu­pa a la Unión Eu­ro­pea.

Con el fin de fa­ci­li­tar la crea­ción de he­rra­mien­tas y es­tra­te­gias que com­ba­tan es­tos com­por­ta­mien­tos en la red, Bru­se­las pu­so en mar­cha el proyecto In­ter­net: Crea­ti­vely Un­vei­ling Dis­cri­mi­na­tion (I:CUD), que ha ela­bo­ra­do una guía pa­ra edu­ca­do­res y fa­mi­lias .

Los re­sul­ta­dos de la investigación se han pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Co­mu­ni­car. Se­gún ex­pli­có a la agen­cia Sinc David Due­ñas i Cid, in­ves­ti­ga­dor del So­cial and Bu­si­ness Re­search La­bo­ra­tory (SBR­lab) en la uni­ver­si­dad ca­ta­la­na y au­tor del prin­ci­pal del es­tu­dio, en lu­gar de usar téc­ni­cas de big da­ta el equi­po ha op­ta­do una apro­xi­ma­ción so­cio­ló­gi­ca, «ya que una sim­ple ex­trac­ción de da­tos po­día con­du­cir a re­sul­ta­dos erró­neos».

Los ex­per­tos di­se­ña­ron una es- tra­te­gia me­to­do­ló­gi­ca de de­tec­ción de con­te­ni­dos dis­cri­mi­na­to­rios en 493 per­fi­les de Fa­ce­book pro­ce­den­tes de Reino Uni­do, Ita­lia, Bél­gi­ca, Ru­ma­nía y Es­pa­ña. «Con­si­de­ran­do los prin­ci­pios éti­cos y de pri­va­ci­dad de da­tos que de­ben re­gir la investigación so­cial, bus­ca­mos vo­lun­ta­rios en los cin­co paí­ses, en co­la­bo­ra­ción con en­ti­da­des que tie­nen ex­pe­rien­cia en la lu­cha con­tra la dis­cri­mi­na­ción o la de­sigual­dad», se­ña­la el so­ció­lo­go.

«Con ello —agre­ga Due­ñas— qui­si­mos ga­ran­ti­zar que el in­te­rés y la de­di­ca­ción por el proyecto iba más allá de lo ana­lí­ti­co pa­ra in­cluir tam­bién una di­men­sión éti­ca y prác­ti­ca». Los in­ves­ti­ga­do­res ac­ce­die­ron a los per­fi­les de Fa­ce­book de los vo­lun­ta­rios —que ha­bían si­do pre­via­men­te in­for­ma­dos del ob­je­ti­vo del es­tu­dio— y re­vi­sa­ron los con­te­ni­dos pu­bli­ca­dos du­ran­te el úl­ti­mo año. Los co­men­ta­rios o ac­ti­vi­da­des con­si­de­ra­dos dis­cri­mi­na­to­rios fue­ron eva­lua­dos, ana­li­za­dos y ca­te­go­ri­za­dos.

Due­ñas ex­pli­ca que hi­cie­ron un aná­li­sis mi­nu­cio­so de los ele­men­tos de los con­te­ni­dos dis­cri­mi­na­to­rios de­tec­ta­dos, así co­mo el ti­po de ac­ti­vi­dad aso­cia­da. No es lo mis­mo crear con­te­ni­dos que reac­cio­nar an­te ellos. Tam­bién se eva­luó la in­ten­si­dad dis­cri­mi­na­to­ria del con­te­ni­do.

Co­mo re­sul­ta­do, ob­ser­va­ron al­gu­nos pa­tro­nes di­fe­ren­cia­les en­tre hom­bres y mu­je­res jó­ve­nes que su­gie­ren la exis­ten­cia de una for­ma fe­me­ni­na y otra mas­cu­li­na de com­por­tar­se en In­ter­net y un uso di­fe­ren­cial de las re­des so­cia­les en re­la­ción con la dis­cri­mi­na­ción. Los hom­bres jó­ve­nes tien­den a la ac­ti­vi­dad di­rec­ta, pu­bli­can­do y com­par­tien­do men­sa­jes con con­te­ni­dos más cla­ra­men­te dis­cri­mi­na­to­rios, so­bre to­do di­ri­gi­dos ha­cia gru­pos ét­ni­cos y mi­no­rías cul­tu­ra­les. En cam­bio, ellas uti­li­zan es­tra­te­gias de dis­cri­mi­na­ción más in­di­rec­tas, acep­tan­do y di­fun­dien­do con­te­ni­dos de otros («me gus­ta») con una me­nor evi­den­cia del com­po­nen­te dis­cri­mi­na­to­rio.

Las ac­ti­tu­des de las chi­cas se di­ri­gen ma­yo­ri­ta­ria­men­te ha­cia la si­tua­ción so­cio­cul­tu­ral y la apa­rien­cia fí­si­ca, co­men­ta el au­tor. En el tra­ba­jo se po­ne de re­lie­ve tam- bién que los jó­ve­nes va­ro­nes con me­nos es­tu­dios son los que vier­ten más con­te­ni­dos dis­cri­mi­na­to­rios en Fa­ce­book, y las jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rias, las que me­nos.

LO PO­LÍ­TI­CA­MEN­TE IN­CO­RREC­TO

Ade­más, los au­to­res han de­tec­ta­do que hay cier­tos ti­pos de dis­cri­mi­na­ción que se pue­den es­con­der más fá­cil­men­te, en­tre ellos, la apa­rien­cia fí­si­ca, la cla­se so­cial o la ho­mo­se­xua­li­dad. Otros, co­mo la et­nia y la re­li­gión, son cla­si­fi­ca­dos co­mo al­ta­men­te dis­cri­mi­na­to­rios, en tan­to que los te­mas de gé­ne­ro se si­túan en un ni­vel in­ter­me­dio. To­do ello, lle­va a que los pri­me­ros sean más fá­cil­men­te pro­pa­ga­dos en la red al ca­re­cer del pe­so del es­tig­ma so­cial o que­dar en el bor­de de lo ‘po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to’.

Las di­fe­ren­cias in­cons­cien­tes en­tre es­tas di­ver­sas ac­ti­tu­des dis­cri­mi­na­to­rias pue­den dar al­gu­nas pis­tas pa­ra en­ten­der có­mo cier­tos con­te­ni­dos se di­fun­den fá­cil­men­te. Fa­ce­book per­mi­te que al­gu­nos con­te­ni­dos pue­dan mar­ca­se co­mo no apro­pia­dos y eli­mi­na­dos, pe­ro si los usua­rios so­lo son ca­pa­ces de de­tec­tar las for­mas tra­di­cio­na­les de dis­cri­mi­na­ción, el res­to pue­de so­bre­vi­vir sin di­fi­cul­tad.

Due­ñas sub­ra­ya que aun­que son cons­cien­tes de los lí­mi­tes de su investigación, los da­tos ob­te­ni­dos mues­tran la exis­ten­cia de una re­la­ción en­tre las di­fe­ren­cias in­ter­nas de la ju­ven­tud y su com­por­ta­mien­to on­li­ne, lo que abre un puen­te al es­tu­dio de otros ám­bi­tos.

Las mu­je­res usan es­tra­te­gias in­di­rec­tas, acep­tan­do y di­fun­dien­do con­te­ni­dos de otros

| REUTERS

Fa­ce­book tie­ne una enor­me pe­ne­tra­ción en­tre los in­ter­nau­tas jó­ve­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.