HAY QUE PRE­JU­BI­LAR EL MO­DE­LO DE PEN­SIO­NES

EL AC­TUAL SIS­TE­MA DE PEN­SIO­NES TIE­NE QUE AFRON­TAR SU RE­NO­VA­CIÓN. EL MO­DE­LO DE FINANCIACIÓN, QUE VA CA­MINO DE CUM­PLIR SE­SEN­TA AÑOS, NE­CE­SI­TA CAM­BIOS QUE RE­SUEL­VAN EL AGU­JE­RO DEL GAS­TO A LA SE­GU­RI­DAD SO­CIAL Y GA­RAN­TI­CEN SU SOS­TE­NI­BI­LI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Jai­me Ca­be­za Pe­rei­ro JAI­ME CA­BE­ZA es ca­te­drá­ti­co de De­re­cho del Tra­ba­jo y de la Se­gu­ri­dad So­cial. U. de Vigo

Que­rer afron­tar­lo plan­tea la pre­gun­ta éti­ca de si se quie­re man­te­ner un ré­gi­men pú­bli­co de Se­gu­ri­dad So­cial. Pre­gun­ta que la Cons­ti­tu­ción de 1978 ha con­ver­ti­do en un im­pe­ra­ti­vo rec­tor de las po­lí­ti­cas so­cia­les y eco­nó­mi­cas. Pe­ro que pe­rió­di­ca­men­te se po­ne en en­tre­di­cho an­te la to­zu­da reali­dad de las cuen­tas pú­bli­cas. Man­te­ner no so­lo quie­re de­cir no des­man­te­lar, sino pre­ser­var en unos ni­ve­les ho­mo­lo­ga­bles a los que exis­ten. Es­to es, no con­ce­bir las pres­ta­cio­nes co­mo cuan­tías bá­si­cas de lu­cha con­tra la po­bre­za, sino con­ser­var­las des­de lo que han si­do tra­di­cio­nal­men­te en un mo­de­lo con­tri­bu­ti­vo y de re­par­to. Cla­ro que los prin­ci­pios son dúc­ti­les y las vo­lun­ta­des lo son to­da­vía más. So­bre to­do, cuan­do es­tán con­di­cio­na­das por es­te per­ti­naz dé­fi­cit que deseca las cuen­tas pú­bli­cas.

El re­to es ob­vio: si es­tá mal fi­nan­cia­da, ha­brá que fi­nan­ciar­la me­jor. La his­to­ria de nues­tro sis­te­ma po­ne de ma­ni­fies­to al­gu­nas en­se­ñan­zas cla­ras. En reali­dad, no se ha abor­da­do di­rec­ta­men­te es­te asun­to des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da de los se­ten­ta del si­glo pa­sa­do, cuan­do se per­fec­cio­nó no so­lo la ac­ción pro­tec­to­ra, sino la financiación del mo­de­lo. Des­de en­ton­ces, las re­for­mas fun­da­men­ta­les, des­de la de 1985 has­ta la del 2011, se han cen­tra­do más en la ver­tien­te del gas­to. Y so­lo de for­ma más se­cun­da­ria e in­di­rec­ta en la del ingreso. Se abor­dó, sí, a me­dia­dos de los años no­ven­ta, des­de un pris­ma más po­lí­ti­co —aun­que con con­se­cuen­cias nor­ma­ti­vas— una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca.

En­ton­ces la Se­gu­ri­dad So­cial es­ta­ba al bor­de de la quie­bra y se adop­tó el cri­te­rio de se­pa­rar las pres­ta­cio­nes en­tre con­tri­bu­ti­vas y no con­tri­bu­ti­vas, pa­ra impu­tar las se­gun­das a apor­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias del Es­ta­do y las pri­me­ras a co­ti­za­cio­nes. Con la «se­pa­ra­ción de las fuen­tes de financiación» he­mos per­vi­vi­do los úl­ti­mos vein­te años e in­clu­so he­mos po­di­do en­gor­dar el fon­do de re­ser­va, aun­que con el ago­ta­mien­to del re­co­rri­do de es­ta es­tra­te­gia se ha vuel­to ya al­go más fla­cu­cho. Se­pa­rar fuen­tes de financiación y ro­bus­te­cer el ca­rác­ter con­tri­bu­ti­vo del mo­de­lo fue pro­gre­si­vo, pues ca­da vez más se de­jó a cuo­tas so­lo lo que in­du­da- ble­men­te no era asis­ten­cial, en un pro­ce­so que re­fle­ja­ba un cre­cien­te can­san­cio de las de­ci­sio­nes de 1995.

Den­tro del ni­vel con­tri­bu­ti­vo ha ha­bi­do tam­bién ope­ra­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas. Por ejem­plo, se han ab­sor­bi­do re­gí­me­nes es­pe­cia­les cla­ra­men­te de­fi­ci­ta­rios, co­mo el agra­rio o el de em­plea­dos del ho­gar, re­con­ver­ti­dos en sis­te­mas es­pe­cia­les que, a la pos­tre, las­tran el Ré­gi­men Ge­ne­ral o el de Au­tó­no­mos, sin que se ha­ya al­te­ra­do el pro­ble­ma de fon­do, cen­tra­do en la es­ca­sa ca­pa­ci­dad re­cau­da­to­ria de las re­la­cio­nes de pres­ta­ción de ser­vi­cios que se pro­du­cen en su seno. Es­ta es­ca­sa ca­pa­ci­dad es, muy cla­ro es­tá, el cen­tro del pro­ble­ma.

Una men­ción apar­te me­re­ce la co­ti­za­ción por des­em­pleo, que años atrás se uti­li­za­ba pa­ra pa­gar ge­ne­ro­sa­men­te to­das las po­lí­ti­cas de em­pleo no so­lo pa­si­vas, sino tam­bién ac­ti­vas. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, si ha­ce­mos re­pa­so de nues­tra his­to­ria, las cuen­tas de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad So­cial y de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tra­ba­jo —o de Em­pleo, co­mo se di­ce aho­ra— fi­nan­cia­ron gas­tos muy ale­ja­dos de las pres­ta­cio­nes de Se­gu­ri­dad So­cial. Es­to hay que re­cor­dar­lo aho­ra, en tiem­pos de va­cas fla­cas.

La Se­gu­ri­dad So­cial se nu­tre de un mer­ca­do de tra­ba­jo con dis­fun­cio­na­li­da­des ob­vias y so­bre las que no es ne­ce­sa­rio in­sis­tir. Los ba­jos sa­la­rios pro­du­cen co­ti­za­cio­nes pe­que­ñas. La pre­ca­rie­dad la­bo­ral, apor­ta­cio­nes ines­ta­bles. Las ta­sas de em­pleo ba­jas y de des­em­pleo al­tas ge­ne­ran agu­je­ros ne­gros. El tra­ba­jo su­mer­gi­do y la in­for­ma­li­dad del mer­ca­do la­bo­ral tam­bién dre­nan mu­chos re­cur­sos. Es ob­vio que el an­te­rior Par­la­men­to y el Go­bierno, aho­ra en fun­cio­nes, han he­cho en los úl­ti­mos cua­tro años to­do lo con­tra­rio de lo que de­be­rían ha­ber he­cho pa­ra re­con­du­cir es­tos gran­des pro­ble­mas. Sin du­da, una Se­gu­ri­dad So­cial equi­li­bra­da ne­ce­si­ta tra­ba­jos de­cen­tes y plan­tea re­tos cua­li­ta­ti­vos de nues­tro sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les, co­mo re­pi­te ma­cha­co­na­men­te la OIT y aho­ra re­co­no­ce in­clu­so el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

Pa­ra­le­la­men­te es­tán los gran­des re­tos de­mo­grá­fi­cos. Nues­tra so­cie­dad es vie­ja. El ejem­plo de Galicia sir­ve co­mo pa­ra­dig­ma: en el 2050 se­re­mos, sin re­me­dio, medio mi­llón me­nos, por­que las ni­ñas ga­lle­gas que en el fu­tu­ro van a ser ma­dres ya las te­ne­mos en­tre no­so­tros y son muy po­qui­tas. Ne­ce­si­ta­mos pa­ra so­bre­vi­vir —y no so­lo pa­ra que so­bre­vi­va la Se­gu­ri­dad So­cial— a per­so­nas que quie­ran vi- vir aquí y cons­truir aquí su fu­tu­ro. Cla­ro que ha­ce fal­ta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y eso no se im­pro­vi­sa, por más que nues­tros po­de­res pú­bli­cos crean que no hay que cui­dar y desa­rro­llar los sec­to­res pro­duc­ti­vos bá­si­cos que te­ne­mos. Pe­ro, des­de el pun­to de vis­ta de la Se­gu­ri­dad So­cial, sin du­da ha­brá que gas­tar más en pres­ta­cio­nes fa­mi­lia­res, que son útiles en tér­mi­nos de po­lí­ti­cas de na­ta­li­dad, co­mo nos en­se­ñan los ve­ci­nos del nor­te de Eu­ro­pa.

Y, en cuan­to al de­ba­te de la financiación, hay que mo­di­fi­car los con­sen­sos bá­si­cos. El bra­zo con­tri­bu­ti­vo de la Se­gu­ri­dad So­cial no pue­de sos­te­ner­se so­lo con co­ti­za­cio­nes. És­tas hay que man­te­ner­las —y no se de­be ju­gar con ellas en ex­ce­so pa­ra in­cen­ti­var el em­pleo—, pe­ro en el medio pla­zo no po­drán so­por­tar­se las pen­sio­nes en sus ni­ve­les ac­tua­les con­tan­do so­lo con ellas. Tam­po­co hay mu­cho mar­gen pa­ra su­bir­las. La re­for­ma pa­ra­mé­tri­ca que ha­brá que abor­dar en la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da que vie­ne tie­ne que sos­te­ner­se en una Se­gu­ri­dad So­cial me­jor fi­nan­cia­da pa­ra que la ta­sa de re­po­si­ción de las pres­ta­cio­nes del sis­te­ma no en­tre en un de­cli­ve alar­man­te. Yo no soy un ex­per­to en fiscalidad y no sé opi­nar so­bre qué im­pues­tos de­ben fi­nan­ciar­la. He oí­do que me­jor con im­pues­tos in­di­rec­tos. Tal vez. Pe­ro hay que fi­nan­ciar­la. En el fon­do, es­tá la gran pre­gun­ta de la di­men­sión de la trans­fe­ren­cia de so­li­da­ri­dad que hay que rea­li­zar en­tre ge­ne­ra­cio­nes. Aun­que bien es ver­dad que la financiación a tra­vés de im­pues­tos plan­tea la in­có­mo­da pre­gun­ta de có­mo di­fe­ren­ciar en­tre dos per­so­nas que han rea­li­za­do dis­tin­to es­fuer­zo con­tri­bu­ti­vo.

Es­pa­ña de­di­ca a pen­sio­nes dos pun­tos por de­ba­jo de la me­dia de los Es­ta­dos de la OCDE. Y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, so­mos más de­pen­dien­tes de la Se­gu­ri­dad So­cial pú­bli­ca que nues­tros ve­ci­nos fran­ce­ses o ale­ma­nes. En es­tas con­di­cio­nes, man­te­ner el sis­te­ma, en el más pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do de es­te ver­bo, es un im­pe­ra­ti­vo mo­ral an­tes que ju­rí­di­co. Y una obli­ga­ción de to­dos los po­lí­ti­cos que per­te­nez­can a nues­tro mar­co de con­vi­ven­cia.

El ac­tual sis­te­ma de financiación de la Se­gu­ri­dad So­cial se man­tie­ne des­de los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do Man­te­ner el mo­de­lo de pen­sio­nes en vi­gor en Es­pa­ña es un im­pe­ra­ti­vo mo­ral más que ju­rí­di­co

JUAN. S. G

| ÁNGEL MANSO

Las pen­sio­nes es­tán aso­cia­das a un gran pro­ble­ma que es el pau­la­tino en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.