CON­TRA­TA­CIÓN TEM­PO­RAL

En mi em­pre­sa he­mos rea­li­za­do ha­ce unos días unos con­tra­tos tem­po­ra­les por in­cre­men­to de pe­di­dos. Nos han pues­to pro­ble­mas con la tem­po­ra­li­dad de los con­tra­tos. ¿Es co­rrec­to?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - con­sul­to­rio­la­bo­ral@la­voz.es CA­TA­RI­NA CAPEANS AMENEDO es le­tra­da, de­par­ta­men­to la­bo­ral de Igle­sias Abo­ga­dos.

La con­tra­ta­ción tem­po­ral en nues­tro or­de­na­mien­to es cau­sal, de ma­ne­ra que so­lo pue­de te­ner su ori­gen en un su­pues­to le­gal­men­te pre­vis­to en el art. 15 del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res (ET). A los efec­tos de de­ter­mi­nar si la cau­sa­li­dad con­cu­rre o no, to­do con­tra­to tem­po­ral ha de in­di­car la mo­da­li­dad pac­ta­da y ex­pre­sar las cir­cuns­tan­cias ob­je­ti­vas que cons­ti­tu­yen la cau­sa pro­pia del con­tra­to im­po­nién­do­se ade­más la obli­ga­ción de que en el con­tra­to se ex­pre­sen con to­da cla­ri­dad y pre­ci­sión, los da­tos ob­je­ti­vos que jus­ti­fi­can la tem­po­ra­li­dad (la obra o ser­vi­cio de­ter­mi­na­do, las cir­cuns­tan­cias de la pro­duc­ción, o el nom­bre del tra­ba­ja­dor sus­ti­tui­do y la ra­zón de la sus­ti­tu­ción). En ca­so con­tra­rio, ope­ra una pre­sun­ción fa­vo­ra­ble a la du­ra­ción in­de­fi­ni­da del con­tra­to. En lo que con­cre­ta­men­te se re­fie­re al con­tra­to even­tual por cir­cuns­tan­cias de la pro­duc­ción el art. 15.1.b) del ET per­mi­te su for­ma­li­za­ción en los su­pues­tos en que así lo exi­gen las cir­cuns­tan­cias del mer­ca­do, acu­mu­la­ción de ta­reas o ex­ce­so de

pe­di­dos, aun tra­tán­do­se de la ac­ti­vi­dad nor­mal de la em­pre­sa. Es­te con­tra­to es idó­neo pa­ra pro­veer ne­ce­si­da­des y ta­reas ha­bi­tua­les en la em­pre­sa que ex­pe­ri­men­ta un in­cre­men­to de ac­ti­vi­dad pa­ra cu­ya co­ber­tu­ra es ne­ce­sa­ria una fuer­za de tra­ba­jo su­pe­rior a la ha­bi­tual y que la even­tua­li­dad ha de en­ten­der­se co­mo un ex­ce­so anor­mal en las ne­ce­si­da­des ha­bi­tua­les de la em­pre­sa, que no pue­de ser aten­di­do con la plan­ti­lla ac­tual y que —por su ex­cep­cio­na­li­dad— tam­po­co ra­zo­na­ble­men­te acon­se­ja un au­men­to de per­so­nal fi­jo. Es ne­ce­sa­rio, ade­más de no so­bre­pa­sar el tér­mino le­gal de su con­tra­ta­ción, la con­cu­rren­cia de dos re­qui­si­tos: En pri­mer lu­gar, la iden­ti­fi­ca­ción co­rrec­ta del ob­je­to a rea­li­zar, y en se­gun­do lu­gar que la em­pre­sa acre­di­te la ne­ce­si­dad de con­tra­tar even­tual­men­te a nue­vos tra­ba­ja­do­res por no po­der asu­mir la de­man­da con los de la pro­pia plan­ti­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.