¿EE.UU. SE AIS­LA PA­RA PRO­TE­GER SU PO­LÍ­TI­CA CO­MER­CIAL?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xo­sé Car­los Arias ana­li­za las con­se­cuen­cias que pu­die­ran te­ner las úl­ti­mas co­rrien­tes que de­fien­den una op­ción ais­la­cio­nis­ta en ma­te­ria co­mer­cial en EE.UU.

Como pri­me­ra eco­no­mía del mun­do que es, la nor­te­ame­ri­ca­na ha te­ni­do un pro­ta­go­nis­mo de­ci­si­vo en la glo­ba­li­za­ción con­tem­po­rá­nea. Lo cual no quie­re de­cir en ab­so­lu­to que es­te fe­nó­meno sea una in­ven­ción de ese país, ni mu­cho me­nos que es­te lo ha­ya afron­ta­do sin con­tra­dic­cio­nes o zo­nas os­cu­ras. En ma­te­ria de aper­tu­ra co­mer­cial, por ejem­plo, la evo­lu­ción nor­te­ame­ri­ca­na de los úl­ti­mos lus­tros es un ca­so muy ca­rac­te­rís­ti­co de con­flic­to en­tre la re­tó­ri­ca del li­bre co­mer­cio y un des­ca­ra­do uso de me­di­das pro­tec­cio­nis­ta (en la agri­cul­tu­ra o de­ter­mi­na­dos sec­to­res in­dus­tria­les) cuan­do la con­trac­ción ace­cha. Y en cuan­to a la li­be­ra­li­za­ción de los flu­jos fi­nan­cie­ros es in­dis­cu­ti­ble que el pa­pel cen­tral co­rres­pon­dió a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les —como el FMI— ra­di­ca­dos en la ciu­dad de Was­hing­ton, pe­ro los di­ri­gen­tes que lo im­pul­sa­ron eran en su ma­yo­ría eu­ro­peos.

No hay du­da, en to­do ca­so, de que si la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na die­se pa­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos ha­cia una re­duc­ción de su gra­do de aper­tu­ra ex­ter­na, lo que en las úl­ti­mas dé­ca­das he­mos co­no­ci­do como glo­ba­li­za­ción ex­pe­ri­men­ta­ría un cam­bio cru­cial: se ha­brían al­can­za­do sus fa­mo­sos lí­mi­tes, a par­tir de lo cual so­lo ca­bría es­pe­rar un re­tro­ce­so. ¿Qué sen­ti­do tie­ne aho­ra mis­mo es­ta con­je­tu­ra? Sen­ci­lla­men­te, en la opi­nión pu­bli­ca y en el jue­go po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­ca­nos pa­re­ce es­tar ins­tán­do­se con mu­cha fuer­za la idea de que los prin­ci­pa­les ma­les de su eco­no­mía pro­ce­den del ex­te­rior: de Chi­na, de Mé­xi­co, de la UE. Como con­se­cuen­cia de ello, de los cua­tro can­di­da­tos que res­tan en la ba­ta­lla elec­to­ral —los re­pu­bli­ca­nos Do­nald Trump y Ted Cruz, y los de­mó­cra­tas Ber­nie San­ders y Hi­llary Clin­ton—, los tres pri­me­ros se mues­tran abier­ta­men­te fa­vo­ra­bles a la op­ción ais­la­cio­nis­ta en ma­te­ria co­mer­cial, y so­lo la última se mues­tra más mo­de­ra­da. Y aun­que es ver­dad que es Clin­ton, pre­ci­sa­men­te, la prin­ci­pal fa­vo­ri­ta pa­ra ob­te­ner la pre­si­den­cia, sus re­ce­los y ma­ti­ces a los acuer­dos de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial tam­bién se ale­jan de las po­si­cio­nes co­mu­nes en la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal del país.

Es de­cir, po­dría­mos es­tar an­te una nue­va y muy im­por­tan­te ame­na­za in­me­dia­ta — en el ho­ri­zon­te del 2017— de es­pi­ral pro­tec­cio­nis­ta, pues, como tan­tas ve­ces, a una ac­ción nor­te­ame­ri­ca­na en ese sen­ti­do, se­gui­ría una reac­ción de otros mu­chos paí­ses afec­ta­dos por aque­lla. No es ra­ro, por eso, que en las úl­ti­mas se­ma­nas se ha­ya le­van­ta­do un co­ro de eco­no­mis­tas es­ta­dou­ni­den­ses de di­ver­sas ten­den­cias (des­de Ken Ro­goff a Larry Sum­mers, pa­san­do por Brad­ford DeLong) que ad­vier­ten del lío en el que su país se pue­de es­tar me­tien­do. Una po­si­bi­li­dad —la de una ba­ta­lla ge­ne­ral de pro­tec­cio­nis­mos— que se ve­ría re­for­za­da en el ca­so de una even­tual sa­li­da bri­tá­ni­ca de la UE, cu­yo im­pac­to co­mer­cial en el con­ti­nen­te di­fí­cil­men­te que­da­ría cir­cuns­cri­to al país an­glo­sa­jón.

Por mu­cho que no pro­ce­da una idea­li­za­ción tri­vial del li­bre co­mer­cio —pues al­gu­nos as­pec­tos de cier­tos tra­ta­dos co­mer­cia­les, como el TTPI ac­tual­men­te en fa­se de ne­go­cia­ción, pue­den re­sul­tar le­si­vos en ma­te­rias tan im­por­tan­tes como la dis­tri­bu­ción de la ren­ta o la pro­tec­ción de los con­su­mi­do­res— es in­ne­ga­ble que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les cons­ti­tu­ye un fac­tor de pro­gre­so y la par­te que pu­dié­ra­mos ca­li­fi­car como más no­ble de la glo­ba­li­za­ción. Por eso, re­sul­ta cu­rio­so que la pre­sión ais­la­cio­nis­ta se dé en ese ám­bi­to, mien­tras per­ma­ne­ce en gran me­di­da fue­ra del es­pa­cio de de­li­be­ra­ción po­lí­ti­ca —en EE.UU., como en otros paí­ses—su par­te más pe­li­gro­sa, cau­san­te última del ma­ras­mo eco­nó­mi­co en que se­gui­mos vi­vien­do: la li­be­ra­li­za­ción ge­ne­ra­li­za­da y trans­na­cio­nal de los flu­jos de ca­pi­tal. ¿Ha­bre­mos de­ja­do ya atrás la frontera de la eco­no­mía glo­bal?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.