LAS FA­MI­LIAS SO­POR­TAN EL AU­MEN­TO DEL GAS­TO EN EDU­CA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da AL­BINO PRA­DA es doc­tor en

El gas­to en edu­ca­ción no so­lo se man­tie­ne en Es­pa­ña, sino que se ha in­cre­men­ta­do. El es­fuer­zo pú­bli­co se con­tra­jo y au­men­tó el de las fa­mi­lias. Lo ex­pli­ca Al­bino Pra­da.

En una re­cien­te mo­no­gra­fía pu­bli­ca­da por la Fun­da­ción BBVA —coor­di­na­da por Fran­cis­co Pérez y Eze­quiel Uriel— ti­tu­la­da «Cuen­tas de la edu­ca­ción en Es­pa­ña» se rea­li­za un mi­nu­cio­so análisis y un cla­ri­fi­ca­dor diag­nós­ti­co del sis­te­ma edu­ca­ti­vo des­de la pers­pec­ti­va de la eco­no­mía pú­bli­ca Los cen­tros con­cer­ta­dos re­ci­ben la mi­tad del cos­te que re­quie­re es­te ni­vel de edu­ca­ción obli­ga­to­ria

La pri­me­ra cons­ta­ta­ción que ca­be ha­cer es que el gas­to edu­ca­ti­vo rea­li­za­do por los ho­ga­res y por las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en Es­pa­ña no ha de­ja­do de in­cre­men­tar­se en lo que lle­va­mos de si­glo (2000-2013). En eu­ros cons­tan­tes del 2013, es de­cir des­con­ta­da la in­fla­ción o en tér­mi­nos reales, he­mos pa­sa­do de un es­fuer­zo de al­go más de cin­cuen­ta mil mi­llo­nes a se­ten­ta mil mi­llo­nes. Sin em­bar­go, de­be pre­ci­sar­se que des­de el año 2009 el gas­to pú­bli­co edu­ca­ti­vo se ha con­traí­do (ca­si ha­cia ni­ve­les del 2000, so­bre to­do en la red pú­bli­ca y me­nos en la concertada), sien­do el gas­to de los ho­ga­res el pro­ta­go­nis­ta del es­fuer­zo cre­cien­te. Es fá­cil su­po­ner que es es­te un con­tex­to en el que a las fa­mi­lias de me­no­res re­cur­sos no les va a ser fá­cil ac­ce­der de for­ma igua­li­ta­ria a nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Es así que mien­tras el gas­to pú­bli­co por ha­bi­tan­te se man­tie­ne cons­tan­te en 850 eu­ros, el pri­va­do pa­só de 450 a 630 en­tre el 2000 y el 2013. A pe­sar de ta­les va­ria­cio­nes, como re­co­ge­mos en un pri­mer gráfico ex­traí­do del ci­ta­do in­for­me, el es­fuer­zo pú­bli­co edu­ca­ti­vo en Es­pa­ña es­tá por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea en re­la­ción al PIB (3,8 % fren­te a 4,6%) mien­tras que el rea­li­za­do por los ho­ga­res se si­túa cla­ra­men­te por en­ci­ma (sal­vo pa­ra el ca­so del Reino Uni­do).

Que es­to sea así po­dría obe­de­cer, ade­más del ajus­te o caí­da del gas­to pú­bli­co real en los úl­ti­mos años en edu­ca­ción, a una ma­yor pre­sen­cia en Es­pa­ña de la ofer­ta edu­ca­ti­va rea­li­za­da por em­pre­sas pri­va­das. Tan­to por cen­tros edu­ca­ti­vos con­cer­ta­dos que re­ci­ben fi­nan­cia­ción pú­bli­ca como de cen­tros es­tric­ta­men­te pri­va­dos que se fi­nan­cian sin ayu­da pú­bli­ca.

Los da­tos del in­for­me nos acla­ran que en Es­pa­ña, un 35 % de los alum­nos lo ha­cen en cen­tros que no son pú­bli­cos. La pre­sen­cia de es­tos cen­tros pri­va­dos es me­nor en la uni­ver­si­ta­ria y la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, pe­ro más ele­va­da en la edu­ca­ción in­fan­til, bá­si­ca y la se­cun­da­ria obli­ga­to­ria. Es de­cir, en las eta­pas cla­ve pa­ra ci­men­tar un buen desem­pe­ño pos­te­rior.

Es­ta de­sigual pre­sen­cia de la ofer­ta pri­va­da ¿de­be con­si­de­rar­se ele­va­da o re­du­ci­da en re­la­ción a los paí­ses de nues­tro en­torno? Pre­sen­ta­mos dos grá­fi­cos que de­ta­llan tal as­pec­to con el por­cen­ta­je de alum­nos en cen­tros pú­bli­cos en la ESO y pri­ma­ria. En se­cun­da­ria obli­ga­to­ria de nue­vo so­lo el Reino Uni­do se si­túa por de­ba­jo de no­so­tros, mien­tras en pri­ma­ria so­mos el país con me­nor pre­sen­cia de la ofer­ta pú­bli­ca de to­dos los con­si­de­ra­dos por el in­for­me.

De ma­ne­ra que nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo ano­ta una ex­ce­si­va pre­sen­cia de la ofer­ta pri­va­da y, al mis­mo tiem­po, un re­du­ci­do y de­cre­cien­te es­fuer­zo de fi­nan­cia­ción de la ofer­ta pú­bli­ca. Dos ras­gos que muy bien po­dría ali­men­tar­se re­cí­pro­ca­men­te: cuan­to me­nor es­fuer­zo se ha­ga en lo pú­bli­co más mo­ti­vos ha­brá pa­ra —el que pue­da cos­tear­lo— ha­cer­se de­man­dan­te de la ofer­ta edu­ca­ti­va pri­va­da.

Por eso es de su­mo in­te­rés el que en el in­for­me se cuan­ti­fi­quen los gas­tos fa­mi­lia­res en que se in­cu­rre cuan­do se op­ta en­tre es­co­la­ri­zar a un alumno en la red pú­bli­ca, en la pri­va­da concertada o en la pri­va­da sin con­cier­to. Po­de­mos to­mar la re­fe­ren­cia del gas­to fa­mi­liar en la ofer­ta pri­va­da sin con­cier­to como re­fe­ren­te, ya que en ella to­do el cos­te edu­ca­ti­vo lo so­por­tan di­rec­ta­men­te los ho­ga­res.

El cos­te pú­bli­co de la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria es de unos seis mil eu­ros, pe­ro los ho­ga­res so­lo rea­li­zan un gas­to de un 20 % del mis­mo (1.213 eu­ros). En el ca­so de la en­se­ñan­za se­cun­da­ria, el gas­to de los ho­ga­res que usan la red pú­bli­ca se si­túa en unos qui­nien­tos eu­ros (ape­nas un 10 % del cos­te por alumno), mien­tras que en la concertada su­po­nen mil eu­ros más por alumno (un 33 %). En in­fan­til y pri­ma­ria, el gas­to fa­mi­liar de los que usan la ofer­ta pú­bli­ca se si­túa en un 23 % de lo que su­po­ne el cos­te por alumno, mien­tras que en la ofer­ta concertada el gas­to fa­mi­liar as­cien­de a un 43 % de di­cho cos­te. Se de­du­ce que los cen­tros con­cer­ta­dos es­ta­rían re­ci­bien­do una sub­ven­ción pú­bli­ca anual de en­tre dos mil y tres mil eu­ros anua­les (al­re­de­dor de la mi­tad de su cos­te).

An­te es­tas ci­fras no de­be ex­tra­ñar que en el in­for­me se com­prue­be que el gas­to por es­tu­dian­te que rea­li­zan los ho­ga­res en bie­nes y ser­vi­cios edu­ca­ti­vos y la op­ción por no usar la red pú­bli­ca crez­ca se­gún lo ha­ce el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co o de es­tu­dios de los pro­ge­ni­to­res.

Los au­to­res del in­for­me se pre­gun­tan si es­ta elec­ción en­tre la ofer­ta pú­bli­ca y la concertada (que rea­li­zan los ho­ga­res de ma­yo­res in­gre­sos) se co­rres­pon­de con unos ma­yo­res y me­jo­res ren­di­mien­tos edu­ca­ti­vos de los cen­tros pri­va­dos que de los cen­tros pú­bli­cos.

Con un análisis ri­gu­ro­so de los re­sul­ta­dos de eva­lua­ción de PI­SA (en ma­te­má­ti­cas, com­pren­sión lec­to­ra y cien­cias) en las pá­gi­nas 203-232 del in­for­me, dis­tin­guien­do por ti­tu­la­ri­dad de los cen­tros, su con­clu­sión es me­ri­dia­na: «los peo­res re­sul­ta­dos me­dios de los cen­tros pú­bli­cos se ex­pli­can por una ma­yor con­cen­tra­ción en los mis­mos de con­di­cio­nan­tes ne­ga­ti­vos re­la­cio­na­dos con un me­nor ni­vel eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de los pa­dres. Cuan­do se tie­nen en cuen­ta to­dos es­tos fac­to­res, el efec­to de la ti­tu­la­ri­dad de los cen­tros des­apa­re­ce y so­lo en al­gu­nos ca­sos, los cen­tros pri­va­dos con­ser­van cier­tas ven­ta­jas». De­bi­do a es­ta se­gre­ga­ción del alum­na­do (hoy in­cen­ti­va­da por el Es­ta­do): «la re­la­ción ob­ser­va­da en­tre ti­tu­la­ri­dad de los cen­tros y re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos en­cu­bre que en las es­cue­las pri­va­das se con­cen­tran alum­nos que pro­vie­nen de un en­torno so­cio­eco­nó­mi­co aven­ta­ja­do».

De ma­ne­ra que los me­jo­res ren­di­mien­tos de los cen­tros pri­va­dos de­ri­va­rían de un re­clu­ta­mien­to se­lec­ti­vo en fun­ción de la ca­pa­ci­dad de pa­go, de una se­gre­ga­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de los alum­nos. Así, en­tre las va­ria­bles que se con­tro­lan en el in­for­me anotamos que en la en­se­ñan­za pri­va­da hay: me­nos in­mi­gran­tes, más alum­nos que cur­sa­ron más años de en­se­ñan­za in­fan­til, pa­dres con más años de es­tu­dios y con más y me­jor em­pleo o con más de cien li­bros en ca­sa.

Un re­clu­ta­mien­to se­lec­ti­vo pe­na­li­za a los cen­tros pú­bli­cos (que es­tán obli­ga­dos a es­co­la­ri­zar­los y cuen­tan con re­cur­sos de­cre­cien­tes) y fa­vo­re­ce un ma­yor ren­di­mien­to apa­ren­te de los pri­va­dos (que no vie­ron dis­mi­nuir su fi­nan­cia­ción pú­bli­ca). Los con­cier­tos edu­ca­ti­vos rom­pen así la equi­dad del sis­te­ma, y me­jo­ran so­lo apa­ren­te­men­te la efi­cien­cia de los más pri­vi­le­gia­dos. Una se­gre­ga­ción y re­clu­ta­mien­to re­for­za­da por otras me­di­das y ac­tua­cio­nes de los pro­pios cen­tros pri­va­dos; se­gre­ga­ción que tam­bién rea­li­zan al­gu­nos cen­tros pú­bli­cos de nues­tras ciu­da­des.

Se im­po­nen, a la vis­ta de un tal diag­nós­ti­co, tres me­di­das: re­fuer­zo ur­gen­te de la fi­nan­cia­ción de la red pú­bli­ca que in­te­gra to­dos los sec­to­res so­cia­les, pe­na­li­zar los con­cier­tos en los cen­tros pri­va­dos en los que se ob­ser­ve se­gre­ga­ción, pau­la­ti­na­men­te igua­lar la ra­teo pú­bli­co/pri­va­do y de fi­nan­cia­ción de la en­se­ñan­za pú­bli­ca con las me­dias eu­ro­peas.

Es sin­to­má­ti­co de lo des­en­fo­ca­da que an­da nues­tra agen­da re­for­mis­ta el he­cho de que en los diez pun­tos del Pac­to por la Edu­ca­ción di­se­ña­do en el re­cien­te acuer­do pa­ra un go­bierno de pro­gre­so vo­ta­do en el Con­gre­so no se ha­ga men­ción al­gu­na ni a los con­cier­tos edu­ca­ti­vos ni a los des­equi­li­brios de ofer­ta que aquí se han ana­li­za­do.

A. LÓ­PEZ

Fuen­te: In­for­me BBVA-IVIE (2016)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.