¿Y si Drag­hi le re­ga­la 1.300 eu­ros?

En­tre­gar di­ne­ro di­rec­ta­men­te a los ciu­da­da­nos de la eu­ro­zo­na po­dría ser la última ba­la de pla­ta del BCE pa­ra lu­char con­tra la de­fla­ción El pre­si­den­te del ban­co cen­tral no ha desecha­do la idea, aun­que pa­ra apro­bar­la ten­dría que ven­cer la opo­si­ción de Ale­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Ga­briel Lemos

«En lu­gar de pen­sar en ex­pe­ri­men­tos ca­da vez más te­me­ra­rios, ha­bría que fre­nar», cla­ma el pre­si­den­te del ban­co cen­tral ale­mán «Si va­mos un par de años atrás, la com­pra de bo­nos so­be­ra­nos por par­te del BCE tam­bién pa­re­cía im­po­si­ble», re­cuer­dan en Nor­dea

No, no va­ya re­ser­van­do bi­lle­tes de avión pa­ra esas va­ca­cio­nes que nun­ca se ha po­di­do per­mi­tir ni se emo­cio­ne con la idea de cam­biar de co­che. De mo­men­to, la po­si­bi­li­dad de que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, en su in­ten­to de re­vi­vir la in­fla­ción y apun­ta­lar la dé­bil re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, aca­be en­tre­gan­do di­rec­ta­men­te una bue­na su­ma de di­ne­ro a ca­da ciu­da­dano de la eu­ro­zo­na es so­lo eso, una idea de las mu­chas que se han pues­to so­bre la me­sa en los úl­ti­mos me­ses, des­de que Ma­rio Drag­hi anun­cia­ra en enero que «no hay lí­mi­tes» en la ba­ta­lla con­tra la de­fla­ción.

El con­cep­to no es nue­vo. Lo acu­ñó, a fi­na­les de los se­sen­ta, el No­bel Mil­ton Fried­man, que di­bu­jó la me­tá­fo­ra de un he­li­cóp­te­ro que so­bre­vue­la una co­mu­ni­dad y arro­ja so­bre ella un buen mon­tón de bi­lle­tes pa­ra reac­ti­var el con­su­mo y los pre­cios, de ahí que el con­cep­to se co­noz­ca, en el ar­got de los eco­no­mis­tas, por el nom­bre de «he­li­cóp­te­ro de di­ne­ro».

Medio si­glo des­pués, la pro­pues­ta de Fried­man es­tá más de ac­tua­li­dad que nun­ca. So­bre to­do des­pués de que, pre­gun­ta­do por la cues­tión en su última rue­da de pren­sa, Drag­hi re­co­no­cie­se que se tra­ta de «un con­cep­to muy in­tere­san­te» que «aún» no ha si­do de­ba­ti­do por el con­se­jo de go­bierno del BCE, pe­ro que sí se ha dis­cu­ti­do en otros ám­bi­tos más aca­dé­mi­cos. Avi­va­ba así un fue­go al que tam­bién arro­jó le­ña el eco­no­mis­ta je­fe del or­ga­nis­mo, Pe­ter Praet, que ase­gu­ró que se tra­ta de un «ins­tru­men­to ex­tre­mo», pe­ro que «po­dría ser apli­ca­do por cual­quier ban­co cen­tral». «La cues­tión es cuán­do tie­ne sen­ti­do ha­cer­lo», apun­tó.

En reali­dad, no es la pri­me­ra vez que la idea se po­ne so­bre la me­sa. Ya en enero del 2015, Ci­ti­group pro­po­nía que el BCE re­ga­la­se cien eu­ros a ca­da ciu­da­dano a tra­vés de los ban­cos cen­tra­les de los paí­ses que com­par­ten la mo­ne­da úni­ca. La me­di­da, ex­pli­ca­ban, no sal­dría más ca­ra que com­prar deu­da de los Es­ta­dos o de las em­pre­sas, y el efec­to so­bre los pre­cios se­ría mu­cho más in­me­dia­to.

Más de un año des­pués, a fi­na­les del pa­sa­do mes de mar­zo, era la sue­ca Nor­dea, el ma­yor gru­po de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros del nor­te de Eu­ro­pa, el que apun­ta­ba a la po­si­bi­li­dad de que el or­ga­nis­mo emi­sor de­ci­die­se ac­ti­var el he­li­cóp­te­ro del di­ne­ro. Aun­que se mos­tra­ban mu­cho más ge­ne­ro­sos que sus co­le­gas de Ci­ti­group. Se­gún sus es­ti­ma­cio­nes, el BCE se po­dría per­mi­tir unas pér­di­das de 444.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que le da­ría mar­gen pa­ra en­tre­gar 1.300 eu­ros di­rec­ta­men­te a ca­da ciu­da­dano de la zo­na eu­ro. «Ese es el to­pe si de­ci­den ex­ten­der un che­que di­rec­ta­men­te a los ciu­da­da­nos, por­que es­ta­rían dan­do di­ne­ro a cam­bio de na­da, y eso se co­me­ría su ca­pi­tal», ex­pli­can en su in­for­me. Una can­ti­dad pe­que­ña, en to­do ca­so, si se com­pa­ra con los 1,74 bi­llo­nes de eu­ros a los que as­cen­de­rán los pro­gra­mas de es­tí­mu­lo y com­pra de bo­nos ya apro­ba­dos por el ban­co cen­tral.

SIN IN­TER­ME­DIA­RIOS

La idea tam­bién se­du­ce a los da­ne­ses del Sa­xo Bank, que cues­tio­nan la efec­ti­vi­dad de las me­di­das que has­ta aho­ra se han pues­to en prác­ti­ca pa­ra in­ten­tar in­yec­tar li­qui­dez en la eco­no­mía real. «El fra­ca­so de la fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va eu­ro­pea y las ta­sas de in­te­rés ne­ga­ti­vas ame­na­zan la cre­di­bi­li­dad del BCE», re­mar­ca­ba uno de sus eco­no­mis­tas, Ch­ris­top­her Dem­bik, que ar­gu­men­ta­ba que «ha in­ten­ta­do re­du­cir los cos­tes de los prés­ta­mos pa­ra es­ti­mu­lar el flu­jo de cré­di­to. Sin em­bar­go, la trans­mi­sión a la eco­no­mía real no fun­cio­na».

Y es que, aun­que los ti­pos de in­te­rés han caí­do, las py­mes y los par­ti­cu­la­res to­da­vía no se lan­zan a pe­dir fi­nan­cia­ción, en par­te por­que las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas no les ha­cen al­ber­gar gran­des ex­pec­ta­ti­vas: «El BCE pue­de ba­jar los ti­pos de in­te­rés to­do lo que quie­ra, pe­ro si no hay su­fi­cien­te de­man­da de cré­di­to, el cre­ci­mien­to y la in­fla­ción no se re­cu­pe­ra­rán», zan­jan.

Por ese mo­ti­vo, en­tien­de Dem­bik que lo más útil pa­ra su pro­pó­si­to se­ría en­tre­gar di­rec­ta­men­te el di­ne­ro al con­su­mi­dor, sin in­ter­me­dia­rios —los ban­cos—, aun­que con cier­tas li­mi­ta­cio­nes: «Se abo­na­ría en una cuen­ta ban­ca­ria es­pe­cial y so­lo po­dría ser uti­li­za­da pa­ra el pa­go de la deu­da exis­ten­te», re­za su pro­pues­ta, que con­clu­ye que «pa­ra los deu­do­res ha­bría un efec­to in­me­dia­to; se pro­du­ci­ría un ali­vio de la deu­da, ha­bría más con­fian­za en las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas y ló­gi­ca­men­te con­lle­va­ría un au­men­to del po­der ad­qui­si­ti­vo y del con­su­mo. Pa­ra los que no tu­vie­ran deu­da, se pue­de su­po­ner que di­cho di­ne­ro se­ría em­plea­do pa­ra in­ver­tir, en pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ras que es­ti­mu­len el cre­ci­mien­to y per­mi­tan un ren­di­mien­to a lar­go pla­zo».

Otra al­ter­na­ti­va que ma­ne­jan los ex­per­tos, y que so­bre el pa­pel pa­re­ce más rea­lis­ta, pa­sa­ría por­que los Go­bier­nos emi­tie­ran deu­da a cor­to pla­zo y el BCE pu­sie­se en mar­cha la má­qui­na de im­pri­mir di­ne­ro pa­ra fa­bri­car los eu­ros ne­ce­sa­rios pa­ra com­prar­la. Li­qui­dez que los Es­ta­dos se com­pro­me­te­rían a in­yec­tar lue­go de for­ma di­rec­ta en la eco­no­mía real, bien con un au­men­to del gas­to pú­bli­co, bien a tra­vés de una re­ba­ja de im­pues­tos.

Ci­ti­group, HSBC, Com­merz­bank... Son mu­chas las en­ti­da­des que han emi­ti­do in­for­mes en las úl­ti­mas se­ma­nas so­bre el po­si­ble des­pe­gue del he­li­cóp­te­ro del di­ne­ro en la eu­ro­zo­na. La última voz en unir­se al de­ba­te ha si­do la de Ben Ber­nan­ke, an­te­rior pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, co­no­ci­do de­fen­sor de es­ta po­lí­ti­ca (de ahí su apo­do, He­li­cóp­te­ro

Ben), que cree que, aun­que ya no es ne­ce­sa­ria en Es­ta­dos Uni­dos, po­dría ser una he­rra­mien­ta útil pa­ra los ban­cos cen­tra­les de la zo­na eu­ro y de Ja­pón, que lu­chan por es­ti­mu­lar la in­fla­ción. Re­co­no­ce, eso sí, que re­sul­ta com­pli­ca­do lle­var­la a ca­bo sin en­tro­me­ter­se en la po­lí­ti­ca fis­cal de los paí­ses.

ALE­MA­NIA EN­FRÍA LA EU­FO­RIA

Y es que, como re­cuer­da el eco­no­mis­ta Ve­nan­cio Sal­ci­nes, pre­si­den­te de EF Bu­si­ness School —que tam­bién du­da de la efec­ti­vi­dad de la me­di­da, por cuan­to sin una me­jo­ra de las pers­pec­ti­vas los ciu­da­da­nos po­drían op­tar por aho­rrar el di­ne­ro que in­gre­sen, como ocu­rrió con los 400 eu­ros de Za­pa­te­ro—, la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos de la Fed, que tie­ne en­co­men­da­da la ta­rea ge­né­ri­ca de «fa­vo­re­cer el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co», es mu­cho más am­plia que la del BCE, cu­yo man­da­to es­tá li­mi­ta­do al con­trol de la in­fla­ción en ni­ve­les in­fe­rio­res, pe­ro cer­ca­nos, al 2 %. Ade­más de los lí­mi­tes a sus com­pe­ten­cias, pa­ra dar es­te pa­so Drag­hi tam­bién ten­dría que ven­cer la opo­si­ción de Ale­ma­nia, que ya ha emi­ti­do un ro­tun­do nein. «En lu­gar de se­guir pen­san­do en ex­pe­ri­men­tos de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ca­da vez más te­me­ra­rios, se­ría con­ve­nien­te po­ner freno al­gu­na vez», cla­mó el pre­si­den­te del Bun­des­bank, Jens Weid­mann, pa­ra quien «la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no re­em­pla­za las re­for­mas ne­ce­sa­rias en ca­da país» ni pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas de cre­ci­mien­to. Y lan­zó un re­ca­do: en­tre­gar di­ne­ro a los ciu­da­da­nos se­ría una de­ci­sión «de al­to con­te­ni­do po­lí­ti­co» y, como tal, co­rres­pon­de­ría a los Go­bier­nos. «Los ban­cos cen­tra­les no tie­nen el man­da­to pa­ra ha­cer­lo». De he­cho, el Eje­cu­ti­vo ger­mano ya ha ama­ga­do con acu­dir a los tribunales, en ca­so de que Drag­hi dé el pa­so, pa­ra que sean es­tos los que acla­ren los lí­mi­tes de sus com­pe­ten­cias.

Aun­que to­do pa­re­cen obs­tácu­los, en po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ya na­da pa­re­ce ta­bú. «Si va­mos un par de años atrás, la com­pra de bo­nos so­be­ra­nos por par­te del BCE tam­bién pa­re­cía im­po­si­ble», re­cuer­da Jan Von Ge­rich, ana­lis­ta de Nor­dea. Ga­briel Stein, eco­no­mis­ta de Ox­ford Eco­no­mics, es­tá con­ven­ci­do de que «la po­si­bi­li­dad de que aca­be im­plan­tán­do­se en al­gún si­tio es ra­zo­na­ble­men­te al­ta».

Pe­ro la última pa­la­bra la tie­ne Ma­rio Drag­hi, que el pró­xi­mo jue­ves pre­si­di­rá la reunión de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del BCE. ¿Sal­drá mon­ta­do en he­li­cóp­te­ro?

| BO­RIS ROESSLER / EFE

Drag­hi ase­gu­ró en enero que «no hay lí­mi­tes» en las po­lí­ti­cas pa­ra lu­char con­tra la de­fla­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.