La nue­va vi­da del vie­jo mo­to­ca­rro

Piag­gio re­cu­pe­ra los vehícu­los de tres rue­das de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do pa­ra acer­car nue­vos ne­go­cios a los con­su­mi­do­res. Co­ci­na y mo­da de ca­li­dad cir­cu­lan por el país

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - María Signo

¡Quién le iba a de­cir al hu­mil­de mo­to­ca­rro que en el si­glo XXI se iba a con­ver­tir en un vehícu­lo chic! En Piag­gio, que ade­más de la cé­le­bre Ves­pa son los in­ven­to­res del Ape 50, es­tán que no se lo creen, ya que cuan­do es­tá a pun­to de cum­plir­se se­sen­ta años del pri­mer mo­to­ca­rro na­ci­do en 1948, su fu­tu­ro no pue­de ser más es­pe­ran­za­dor. Gran par­te de la cul­pa la tie­ne la cri­sis, que ha obli­ga­do a jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes, a rein­ven­tar su tra­ba­jo. Una de las ideas más en bo­ga es la res­tau­ra­ción mó­vil que, so­bre to­do en Mi­lán, ca­pi­tal de nue­vas ten­den­cias, es­tá sien­do lo úl­ti­mo. En reali­dad, la idea no es nue­va y como to­das las bue­nas co­sas, na­ció por ca­sua­li­dad.

Adiós a los an­ti­es­té­ti­cos ca­mio­nes-bar que siem­pre sa­len en las fo­tos del Co­li­seo y con­tra los que el Ayun­ta­mien­to de Ro­ma lu­cha des­de ha­ce un tiem­po. Aho­ra lo que se lle­va son mo­to­ca­rros Ape de co­lo­res atrac­ti­vos y que ofre­cen por las ca­lles al­ta gas­tro­no­mía, des­de piz­za o pia­di­ne (bo­ca­di­llos con pan sin le­va­du­ra), has­ta he­la­dos. Se lla­man food truck y al­gu­nos como Si­mo­ne Mas­si­ni de 43 años, más co­no­ci­do como Mister Happy, han de­ci­di­do dar a co­no­cer en Pe­ru­gia las re­ce­tas de su abue­la. Na­da que ver con ham­bur­gue­sas o pa­ta­tas fri­tas lle­nas de gra­sa, aquí se tra­ta de co­ci­nar pla­tos de la tra­di­ción lo­cal con pro­duc­tos de pri­me­ra ca­li­dad. Como los fa­mo­sí­si­mos sup­plì, una cro­que­ta de arroz tí­pi­ca de la co­ci­na ro­ma­na, que Ar­gan­ge­lo Dan­di­ni no so­lo ofre­ce en su lo­cal del cen­tro de la ciu­dad eter­na, sino que tam­bién lle­va a cual­quier ba­rrio de la ciu­dad a bor­do de un Ape Piag­gio.

Pa­ra Mad­da­le­na Sa­lerno y Andrea Del Ves­co­vo, el Ape 50 ha si­do la ba­se de su idea. Con Mèz­zi Co­mu­ni­ca­zio­ne, han fun­da­do una agen­cia de pu­bli­ci­dad que or­ga­ni­za sus cam­pa­ñas pro­mo­cio­na­les uti­li­zan­do es­te vehícu­lo y pa­ra mues­tra de lo que se pue­de ha­cer, na­da me­jor que su Ape Ve­tri­na: un mo­to­ca­rro con un ca­jón por tie­rra pa­ra es­tar en con­tac­to con el pú­bli­co», ex­pli­can.

El co­mer­cio am­bu­lan­te cre­ce en Ita­lia a pe­sar de la cri­sis y son ya 170.000 las uni­da­des que re­co­rren un país que tie­ne una po­bla­ción muy di­se­mi­na­da en pe­que­ños nú­cleos. Va­le­ria Fer­li­ni es una ex­mo­de­lo que re­co­rre Ita­lia a bor­do de un Ape Piag­gio ven­dien­do jer­séis en lo que se lla­ma mo­ving shop. No eli­ge cual­quier ciu­dad sino im­por­tan­tes lo­ca­li­da­des tu­rís­ti­cas en las que sus pren­das de al­ta mo­da son apre­cia­das. Así con­si­guió ven­der 300 jer­séis de ca­si­mir a un pre­cio medio de 100 eu­ros, en los 15 días que estuvo en Cor­ti­na d’Am­pez­zo y 800 pan­ta­lo­nes en los dos me­ses ve­ra­nie­gos pa­sa­dos en For­te dei Mar­mi: «Ven­do mo­de­los que di­se­ño yo: en lino, ca­si­mir, ter­cio­pe­lo. Ten­go seis Ape Piag­gio bau­ti­za­das Ape Ma­lan­dra (clo­chard) y me ayu­do de co­la­bo­ra­do­res. En su in­te­rior, a pe­sar del po­co es­pa­cio, hay un pro­ba­dor, un es­pe­jo y ces­tas fo­rra­das en lino en los que pon­go las pren­das. He gas­ta­do 8.000 eu­ros en adap­tar ca­da vehícu­lo, pe­ro el re­sul­ta­do atrae al pú­bli­co. He lle­ga­do a un acuer­do con Piag­gio pa­ra te­ner la ex­clu­si­va de las adap­ta­cio­nes que he he­cho».

Son va­rias las em­pre­sas que en to­da Ita­lia ha em­pe­za­do a per­so­na­li­zar to­da cla­se de vehícu­los, so­bre to­do Ape 50, pa­ra con­ver­tir­los en tien­das am­bu­lan­tes. Tam­bién es des­de la pro­pia Piag­gio des­de don­de se es­tá im­pul­san­do es­te nue­vo ti­po de ne­go­cio. Re­cien­te­men­te en el con­ce­sio­na­rio de Ro­ma se or­ga­ni­zó el Be(e) Happy Fest. Con es­te tí­tu­lo, que jue­ga con el sig­ni­fi­ca­do en in­glés e ita­liano del mo­to­ca­rro avis­pa, Piag­gio ofre­cía ade­más de una ex­po­si­ción de las múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de mo­to­ca­rro, una se­rie de en­cuen­tros con em­pre­sas que cus­to­mi­zan los vehícu­los y con una so­cie­dad fi­nan­cie­ra.

Una de es­tas em­pre­sas es VS Vei­co­lo Spe­zia­li, que es­tá es­pe­cia­li­za­da des­de el 2007 en adap­tar mo­to­ca­rros pa­ra la res­tau­ra­ción a tra­vés de vs street­food. Ellos son los crea­do­res de los mo­to­ca­rros que usan las he­la­de­rías Grom por to­da Ita­lia y sus pro­duc­tos se ex­por­tan a medio mun­do.

CO­LO­RES

ATRAC­TI­VOS. Los vehícu­los Ape 50 han re­sur­gi­do to­tal­men­te re­no­va­dos y ca­rac­te­ri­za­dos por sus co­lo­res lla­ma­ti­vos. |

MARÍA SIGNO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.