DÉ­FI­CIT VS CRE­CI­MIEN­TO

Cie­rra el úl­ti­mo lus­tro como alumno aven­ta­ja­do en con­so­li­da­ción fis­cal, pe­ro en­tre el gru­po de au­to­no­mías con peor ba­lan­ce de la eco­no­mía y del em­pleo El gran pro­ble­ma: el dé­bil con­su­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­rio Beramendi

GA­LI­CIA EX­HI­BE SU OR­GU­LLO POR SI­TUAR­SE EN­TRE LAS TRES ÚNI­CAS CO­MU­NI­DA­DES AU­TÓ­NO­MAS QUE HAN CUM­PLI­DO CON LAS EXI­GEN­CIAS DEL DÉ­FI­CIT. UN EQUI­LI­BRIO FIS­CAL EN SUS CUEN­TAS QUE SE CON­TRA­PO­NE, SIN EM­BAR­GO, CON UN TÍ­MI­DO CRE­CI­MIEN­TO LAS­TRA­DO POR RE­COR­TES EN EL GAS­TO PÚ­BLI­CO Y UN CON­SU­MO QUE SE FUE FRE­NAN­DO DE­BI­DO A LA RE­FOR­MA LA­BO­RAL Y AL AGO­TA­MIEN­TO DE LOS AHO­RROS, SE­GÚN DIS­TIN­TOS EX­PER­TOS.

A lo lar­go del úl­ti­mo lus­tro, coin­ci­dien­do con el buen desem­pe­ño en el cum­pli­mien­to de las re­glas de equi­li­brio con­ta­ble y la con­so­li­da­ción fis­cal, Ga­li­cia ha ob­te­ni­do una ma­la pun­tua­ción en cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y en la evo­lu­ción del em­pleo. Tan­to, que se­gún los da­tos del INE, se si­túa en­tre las co­mu­ni­da­des con una peor evo­lu­ción: en­tre los años 2010 y 2015, la va­ria­ción me­dia del PIB fue de un 0,62 % ne­ga­ti­vo, peor que la me­dia es­pa­ño­la (-0,17 %) y en­tre las seis au­to­no­mías con una no­ta más baja. La me­dia es­tá dis­tor­sio­na­da por los años más du­ros de la cri­sis, pe­ro da cuen­ta de que la co­mu­ni­dad se ha ido ale­jan­do del ob­je­ti­vo de con­ver­gen­cia.

En es­te es­ce­na­rio de una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que pa­ra al­gu­nos tie­ne los pies de ba­rro, vuel­ve al pri­mer plano de la ac­tua­li­dad has­ta qué pun­to es­ta­mos ob­vian­do un prin­ci­pio que, en eco­no­mía, pa­re­cía in­cues­tio­na­ble: la ne­ce­si­dad de que en tiem­pos de con­trac­ción de la de­man­da pri­va­da el sec­tor pú­bli­co pue­da ejer­cer un pa­pel trac­tor pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía. Santiago La­go Pe­ñas, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad de Vi­go, lla­ma a la pru­den­cia en su análisis. «No exis­te una co­rre­la­ción ni po­si­ti­va ni ne­ga­ti­va en­tre el dé­fi­cit y el cre­ci­mien­to; aho­ra bien, te­ne­mos que ser pru­den­tes con la re­tó­ri­ca de la aus­te­ri­dad por­que al­gu­nas me­di­das, como la su­pre­sión de las pa­gas, por ejem­plo, sí ha fre­na­do el con­su­mo de las fa­mi­lias, y es­to es lo que ex­pli­ca el peor desem­pe­ño de Ga­li­cia res­pec­to a la me­dia del Es­ta­do du­ran­te el 2014», sub­ra­ya.

Es­pa­ña adop­tó en los años 2008 y 2009 me­di­das fis­ca­les ex­pan­si­vas, y en gran par­te, ago­tó el mar­gen de ma­nio­bra, con muy po­cas ba­las en la re­cá­ma­ra. Lle­ga­dos a es­te pun­to, son mu­chos los que con­si­de­ran que no ha­bía más op­cio­nes que apli­car un du­ro ajus­te en el con­trol del gas­to pú­bli­co. En reali­dad, las co­mu­ni­da­des que aho­ra es­tán in­cum­plien­do el dé­fi­cit no lo ha­cen por­que ha­yan apli­ca­do o es­tén po­nien­do en mar­cha me­di­das ex­pan­si­vas.

En es­tas cir­cuns­tan­cias, el com­por­ta­mien­to di­fe­ren­cial ne­ga­ti­vo de Ga­li­cia res­pec­to a Es­pa­ña ha­bría que bus­car­lo en al­gu­nas me­di­das de ajus­te del gas­to pú­bli­co, como los suel­dos de los fun­cio­na­rios, pe­ro tam­bién en el con­jun­to de la ca­pa­ci­dad de con­su­mo de los ho­ga­res, una va­ria­ble que re­pre­sen­ta dos ter­cios del PIB; aquí ha in­flui­do la re­for­ma la­bo­ral, con efec­tos en to­da Es­pa­ña, pe­ro so­bre to­do una es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial en Ga­li­cia me­nos en­fo­ca­da a ac­ti­vi­da­des de ma­yor va­lor aña­di­do, lo que tie­ne in­ci­den­cia en los sa­la­rios y, en con­se­cuen­cia, en la ca­pa­ci­dad de gas­to de las fa­mi­lias. Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da, cree que hay que dis­tin­guir dos pe­río­dos des­de el 2010. «La cri­sis ha te­ni­do una for­ma de do­ble uve, y en la pri­me­ra re­ce­sión, don­de sa­li­mos me­jor pa­ra­dos que la me­dia es­pa­ño­la, los ga­lle­gos con­su­mi­mos más por­que ti­ra­mos del aho­rro con la ex­pec­ta­ti­va de que era una cri­sis a cor­to pla­zo; no fue así, y en la se­gun­da re­ce­sión nos en­con­tra­mos con me­nos ca­pa­ci­dad de con­su­mo y, lo más im­por­tan­te, vien­do có­mo no ti­ra­ba del ca­rro pa­ra com­pen­sar ni la in­ver­sión pri­va­da ni la pú­bli­ca», de­ta­lla.

El pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes, de Es­cue­la de Fi­nan­zas, con­si­de­ra so­bre es­te es­ce­na­rio eco­nó­mi­co, que el di­fe­ren­cial en­tre am­bos in­di­ca­do­res res­pec­to a Es­pa­ña hay que bus­car­lo en un con­su­mi­dor con me­nos po­der ad­qui­si­ti­vo, más en­ve­je­ci­do, y tam­bién «en el com­por­ta­mien­to del gas­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, con peor evo­lu­ción en las co­mu­ni­da­des cum­pli­do­ras».

Las co­mu­ni­da­des in­cum­pli­do­ras no lo son por­que ha­yan pues­to en mar­cha me­di­das ex­pan­si­vas en sus te­rri­to­rios En la se­gun­da fa­se de la cri­sis, en el ca­so ga­lle­go, no ha ti­ra­do ni la in­ver­sión pri­va­da ni tam­po­co la pú­bli­ca

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.