LOS OTROS USOS DEL EU­RO

Mien­tras Ale­ma­nia aca­ba de acu­ñar una mo­ne­da de cin­co eu­ros que so­lo cur­sa­rá en el país, Bél­gi­ca re­cu­pe­ra el sím­bo­lo de Wa­ter­loo con­tra los fran­ce­ses en uni­da­des de 2,5 eu­ros

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro Corresponsal en Bru­se­las

El eu­ro es el ejem­plo de uni­dad mo­ne­ta­ria de la eu­ro­zo­na. Sin em­bar­go, ya acu­mu­la al­gu­nos sím­bo­los de dis­cor­dia pa­ra el anec­do­ta­rio: la mo­ne­da de 5 eu­ros que aca­ba de acu­ñar Ale­ma­nia pa­ra su uso ex­clu­si­vo o la emi­sión bel­ga re­me­mo­ran­do la ba­ta­lla de Wa­ter­loo con­tra Fran­cia.

Paí­ses de la eu­ro­zo­na crean mo­ne­das con­me­mo­ra­ti­vas pa­ra co­mer­ciar en sus paí­ses de ori­gen

En el mun­do hay 84.800 mi­llo­nes de mo­ne­das de eu­ro cir­cu­lan­do de una es­qui­na a la otra del glo­bo. Si se con­cen­tra­sen en ma­nos de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos, to­ca­rían a unas 258 por ca­be­za, la mi­tad de ellas de es­ca­so va­lor. Na­die lle­va en su car­te­ra o el bol­si­llo de su pan­ta­lón tan­to cam­bio así que, ¿dón­de se han que­da­do el res­to de mo­ne­das? Javier Villar, fun­cio­na­rio ga­lle­go de la uni­dad de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ex­pli­ca que el des­equi­li­brio en la cir­cu­la­ción de­pen­de de mu­chos fac­to­res que pue­den des­en­ca­de­nar si­tua­cio­nes pa­ra­dó­ji­cas. Po­ne como ejem­plo el ca­so de una em­pre­sa ho­lan­de­sa de má­qui­nas ex­pen­de­do­ras muy ex­ten­di­da en los úl­ti­mos años por el te­rri­to­rio bel­ga. Ca­da vez que un clien­te in­ser­ta un eu­ro, cin­co cén­ti­mos, 10, 20 o 50, la hu­cha se va lle­nan­do. Cuan­do al­can­za su to­pe, los res­pon­sa­bles de la em­pre­sa ha­cen aco­pio de las mo­ne­das y se las lle­van de vuel­ta a los ban­cos ho­lan­de­ses de­jan­do el flu­jo se­co en Bél­gi­ca, que su­fre es­ca­sez ca­da vez que to­ca va­ciar los apa­ra­tos. Es­te tras­va­se so­lo es uno de los fe­nó­me­nos más cu­rio­sos que es­con­den las mo­ne­das y bi­lle­tes del eu­ro­sis­te­ma.

ADIÓS A LA CAL­DE­RI­LLA

Pri­me­ro los fin­lan­de­ses, lue­go los ho­lan­de­ses y fi­nal­men­te bel­gas e ir­lan­de­ses le de­cla­ra­ron la gue­rra a la cal­de­ri­lla abrien­do el de­ba­te en la Unión Eu­ro­pea: ¿Qué ha­ce­mos con las mo­ne­das de 1 y 2 cén­ti­mos? Ca­si una de ca­da dos mo­ne­das que hay en cir­cu­la­ción son de es­te ti­po. ¿El pro­ble­ma? Que cues­ta de­ma­sia­do pro­du­cir­las pa­ra el es­ca­so va­lor no­mi­nal que tie­nen en el mer­ca­do. Los ban­cos cen­tra­les in­vier­ten de­ma­sia­dos es­fuer­zos en acu­ñar­las por sus «al­tos índices de pér­di­das», se­gún Bru­se­las. Y no so­lo pér­di­das eco­nó­mi­cas. ¿Quién no se ha en­con­tra­do una de esas mo­ne­di­llas pa­sean­do por la ace­ra, en el au­to­bús, en el bol­si­llo de la cha­que­ta o en los plie­gues del so­fá tra­tan­do de re­cu­pe­rar el man­do a dis­tan­cia? Un in­for­me de la Co­mi­sión Eu­ro­pea ad­mi­te que cer­ca de la mi­tad de es­tas mo­ne­das aca­ban fue­ra de cir­cu­la­ción, con­de­na­das al os­tra­cis­mo en al­gún ca­jón ol­vi­da­do de los ho­ga­res. Ese mis­mo do­cu­men­to ci­fra en 1.400 mi­llo­nes de eu­ros las pér­di­das que acu­mu­ló la eu­ro­zo­na des­de el 2002 tras fa­bri­car y po­ner en cir­cu­la­ción los cén­ti­mos. La so­lu­ción que adop­ta­ron es­tos paí­ses pa­ra ex­tin­guir­las y no te­ner que mal­gas­tar re­cur­sos fue la de ins­tau­rar el re­don­deo de pre­cios en ca­ja, como ha­cía Sue­cia. Lo hi­cie­ron sin efec­tos se­cun­da­rios pa­ra la in­fla­ción y car­gán­do­se el cén­ti­mo psi­co­ló­gi­co, ese que nos ga­ran­ti­za­ba que la ca­mi­se­ta en re­ba­jas cos­ta­ría 9,99 eu­ros exac­tos, no 10.

EL VA­LIO­SO CO­BRE

A pe­sar de to­do, los cén­ti­mos de co­bre re­sis­ten en el sur de Eu­ro­pa. Eso di­ce Bru­se­las. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha re­vi­ta­li­za­do su uso en paí­ses como Por­tu­gal o Es­pa­ña don­de no re­nun­cia­mos a pa­gar el pan o el pe­rió­di­co con las mo­ne­das más hu­mil­des de nues­tro mo­ne­de­ro. Si aún así es de los que se quie­ren des­ha­cer de ellas sin po­ner los pies en una en­ti­dad ban­ca­ria, pue­de re­con­ver­tir­las ba­jo su cuen­ta y ries­go en ma­te­rial pa­ra tu­be­rías y cir­cui­tos eléc­tri­cos. Los be­ne­fi­cios de la alea­ción an­ti­mi­cro­bia­na que se uti­li­za pa­ra la fa­bri­ca­ción de los cén­ti­mos es una vie­ja co­no­ci­da. En la an­ti­güe­dad, los ro­ma­nos ya uti­li­za­ban el co­bre pa­ra fa­bri­car mo­ne­das. Se si­gue em­plean­do el mis­mo ma­te­rial por su re­sis­ten­cia a la co­rro­sión, la fa­ci­li­dad pa­ra acu­ñar las pie­zas, la con­duc­ti­vi­dad en las má­qui­nas ex­pen­de­do­ras y su fá­cil re­ci­cla­do. Eso sí, no op­te por pa­gar en el su­per­mer­ca­do o el au­to­bús con ellas. La nor­ma­ti­va eu­ro­pea con­ce­de «po­der li­be­ra­to­rio» ili­mi­ta­do al pa­go con bi­lle­tes, pe­ro cual­quier co­mer­cian­te se pue­de ne­gar a co­brar una can­ti­dad si el pa­go se efec­túa con más de 50 pie­zas. Y no to­dos com­pren­den los enor­mes be­ne­fi­cios de es­te ma­te­rial.

A LA GUE­RRA POR UNA MO­NE­DA

Las mo­ne­das pue­den abrir de­ba­tes y tam­bién desatar gue­rras. Wa­ter­loo, el lu­gar don­de mu­rie­ron las am­bi­cio­nes de Na­po­león, tam­bién fue el es­ce­na­rio de con­tien­da en­tre Bél­gi­ca y Fran­cia 200 años des­pués de la ba­ta­lla en la que se se­lló la de­fi­ni­ti­va y hu­mi­llan­te derrota del em­pe­ra­dor. Co­rría el año 2014 cuan­do las au­to­ri­da­des bel­gas anun­cia­ron la emi­sión de una mo­ne­da con­me­mo­ra­ti­va de dos eu­ros del bi­cen­te­na­rio de aque­lla vic­to­ria que to­da­vía es­cue­ce a los ga­los. La reac­ción de los fran­ce­ses lle­gó en for­ma de ve­to. Pa­rís se ne­gó a con­ce­der el de­re­cho a sus ve­ci­nos de ai­rear sus ver­güen­zas en co­bre y ga­nó la pri­me­ra ba­ta­lla di­plo­má­ti­ca. Bél­gi­ca tu­vo que re­ti­rar las 180.000 mo­ne­das que ya ha­bía acu­ña­do. Pe­ro Fran­cia es­ta­ba le­jos de ga­nar la gue­rra. Los bel­gas, fa­mi­lia­ri­za­dos con la ira y la sus­cep­ti­bi­li­dad de los fran­cos, no se rin­die­ron. Ti­ra­ron de so­ca­rro­ne­ría y una vez más sol­ta­ron el guan­te. En el mes de ju­nio del 2015 abrie­ron las com­puer­tas y li­be­ra­ron 70.000 mo­ne­das de 2,5 eu­ros con la Co­li­na del León, sím­bo­lo del triun­fo de Wa­ter­loo. Y es que el dia­blo es­tá en los de­ta­lles. Pa­ra po­der es­qui­var la prohi­bi­ción, las au­to­ri­da­des bel­gas ti­ra­ron de re­gla­men­to eu­ro­peo, el mis­mo que per­mi­te po­ner en cir­cu­la­ción mo­ne­das de co­lec­ción siem­pre que su va­lor no coin­ci­da con el de las mo­ne­das co­rrien­tes o con­me­mo­ra­ti­vas y sus di­men­sio­nes tam­po­co coin­ci­dan. Jue­go, set y par­ti­do. Alexandre Lam­fa­lussy, el bel­ga con­si­de­ra­do pa­dre fun­da­dor del eu­ro, no pu­do ver el fi­nal de la con­tien­da, mu­rió un mes an­tes del desen­la­ce.

Ale­ja­dos del cam­po de ba­ta­lla, en­si­mis­ma­dos en sus pie­zas de oro nór­di­co, se en­cuen­tran los ale­ma­nes, su­mi­dos en la eu­fo­ria des­de la se­ma­na pa­sa­da tras el lan­za­mien­to de una nue­va mo­ne­da de co­lec­cio­nis­ta de 5 eu­ros que so­lo es­tá en cur­so en el país ger­mano. Se lla­ma «Pla­ne­ta Tie­rra», y es la res­pon­sa­ble de las co­las que se for­ma­ron en la en­tra­da del Bun­des­bank el día en que em­pe­za­ron a dar sa­li­da a los 2 mi­llo­nes de pie­zas acu­ña­das. Los fo­ro­fos de la numismática ago­ta­ron la ti­ra­da es­pe­cial de 250.000 mo­ne­das con ma­te­ria­les y ca­li­dad me­jo­ra­dos. No in­ten­te pa­gar a su ten­de­ro de con­fian­za con ella, so­lo es de cur­so le­gal en Ale­ma­nia.

| EFE | AU­TOR: ALE­XAN­DER HEINL

Los ale­ma­nes hi­cie­ron lar­gas co­las pa­ra ha­cer­se con las mo­ne­das ale­ma­nas de cin­co eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.