EL LE­TAR­GO EU­RO­PEO PA­RA CRE­CER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA -

Co­que­teos con la de­fla­ción, ba­jo cre­ci­mien­to y po­co éxi­to con las me­di­das pa­ra re­du­cir la abultada deu­da mues­tran que la ex­pan­sión de la economía eu­ro­pea es­tá le­ja­na. Lo eva­lúa el ca­te­drá­ti­co de Economía Xo­sé Car­los Arias.

No pue­de de­cir­se que en la re­cien­te cum­bre del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal se res­pi­ra­ra un am­bien­te pre­ci­sa­men­te op­ti­mis­ta sobre la evo­lu­ción de la economía mun­dial en los pró­xi­mos me­ses, e in­clu­so años. Más bien todo lo con­tra­rio. La pu­bli­ca­ción de re­fe­ren­cia del or­ga­nis­mo (Pers­pec­ti­vas de la economía

mun­dial, abril, 2016) se ha­ce eco de ese tono un tan­to lú­gu­bre, pa­ra es­ta­ble­cer pre­vi­sio­nes cla­ra­men­te peo­res que las for­mu­la­das ha­ce seis me­ses o un año. Aun­que es­te pun­to ha te­ni­do una am­plia di­fu­sión por par­te de la pren­sa in­ter­na­cio­nal, se ha des­ta­ca­do me­nos que la pro­ba­bi­li­dad de que acon­tez­ca una nue­va re­ce­sión —y ya se­ría la ter­ce­ra en so­lo ocho años, al­go ver­da­de­ra­men­te in­só­li­to— han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te en el úl­ti­mo año: en Eu­ro­pa, por ejem­plo, se­gún el FMI, esa pro­ba­bi­li­dad ha­bría es­ca­la­do has­ta un 35 %, con una subida de cer­ca de diez pun­tos, y ma­yor aún se­ría pa­ra los ca­sos de Ja­pón, Amé­ri­ca la­ti­na y el «res­to del mun­do» (la gran ex­cep­ción se­gui­ría sien­do la nor­te­ame­ri­ca­na).

Pe­ro lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es­tá en las pers­pec­ti­vas de ca­ra al lar­go pla­zo. El pro­pio tí­tu­lo del do­cu­men­to es de lo más ex­plí­ci­to y re­ve­la­dor: «Cre­ci­mien­to de­ma­sia­do len­to por de­ma­sia­do tiem­po». No es nue­vo que el es­ce­na­rio de una ja­po­ne­si­za­ción de la economía eu­ro­pea, con un en­torno glo­bal de ex­pec­ta­ti­vas des­cen­den­tes, sea con­si­de­ra­do co­mo una po­si­bi­li­dad muy real; sus ca­rac­te­rís­ti­cas más vi­si­bles se­rían los es­fuer­zos po­co exi­to­sos pa­ra re­du­cir los le­ta­les ni­ve­les de deu­da, el ba­jo cre­ci­mien­to, la po­bre ten­sión en los fac­to­res de de­man­da, y los con­ti­nua­dos co­que­teos con la de­fla­ción. Pues bien, el FMI, que sue­le ju­gar a to­das las ban­das —dán­do­se con fre­cuen­cia la ré­pli­ca a sí mis­mo—, pa­re­ce de­can­tar­se aho­ra ha­cia la te­sis del es­tan­ca­mien­to se­cu­lar, aun­que sea en un ver­sión muy ma­ti­za­da (en sus pre­vi­sio­nes, en todo ca­so, se tra­ta ex­pre­sa­men­te de esa po­si­bi­li­dad de es­tan­ca­mien­to a lar­go pla­zo, co­mo es­ce­na­rio ve­ro­sí­mil).

Lo que más lla­ma la aten­ción en es­tas re­vi­sio­nes son los nue­vos cálcu­los sobre la du­ra­ción de la cri­sis. Se­gún el co­no­ci­do aná­li­sis de Car­men Rein­hart y Ken Ro­goff, en tér­mi­nos his­tó­ri­cos el tiem­po me­dio ne­ce­sa­rio pa­ra la recuperación de la ren­ta per ca­pi­ta, pa­ra un gran nú­me­ro de paí­ses que ex­pe­ri­men­ta­ron fuertes cri­sis fi­nan­cie­ras des­de 1860 fue de sie­te años. Du­ran­te la pri­me­ra fa­se de es­ta cri­sis se es­pe­cu­ló mu­cho en torno a que al­go así po­dría ocu­rrir aho­ra. Sin em­bar­go, co­mo la pro­pia au­to­ra men­cio­na­da en pri­mer lu­gar aca­ba de re­cor­dar en un ar­tícu­lo, se­gún las ac­tua­les pro­yec­cio­nes del FMI, en la cri­sis ac­tual el tiem­po me­dio que to­ma­rá la recuperación de los ni­ve­les de ren­ta pre­vios al co­lap­so pa­ra los on­ce paí­ses más desa­rro­lla­dos se­rá de más de nue­ve años. Por cier­to, pa­ra el ca­so de Es­pa­ña el cálcu­lo se ex­tien­de has­ta los on­ce años (so­lo su­pe­ra­do por Gre­cia e Ita­lia, con quin­ce, y por Por­tu­gal, con 12 años).

Ha­ce tiem­po que sa­be­mos que la de­no­mi­na­ción Gran Re­ce­sión pa­ra los acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos de los úl­ti­mos años es­tá de so­bra jus­ti­fi­ca­da. Lo que aho­ra se nos di­ce ca­da vez de un mo­do más cla­ro es que, si bien sus efec­tos más le­ta­les que­dan ya afor­tu­na­da­men­te atrás, su le­ga­do se pro­yec­ta­rá aún du­ran­te un lar­go tiem­po, sobre todo si lo úni­co que se pro­po­ne pa­ra com­ba­tir­lo —jun­to a la ya vie­ja re­tó­ri­ca de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les— es el uso de una po­lí­ti­ca, la mo­ne­ta­ria, que lle­va­da ya ca­si has­ta sus úl­ti­mos lí­mi­tes, qui­zá no tar­de mu­cho en re­sul­tar es­té­ril.

XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Ca­te­drá­ti­co de Economía. Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.