Abu­rri­do bai­le de ci­fras y los de­be­res sin ha­cer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Ya es­ta­mos en tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca. Así lo afir­ma el bai­le de ci­fras que cons­tan­te­men­te lle­gan a las re­dac­cio­nes. O sea, bu­lle vi­da en el sec­tor. Y cual­quier da­to mí­ni­mo se es­cru­ta y se me­te en el ca­jón si es ne­ga­ti­vo y se pu­bli­ci­ta co­mo si fue­ra la prue­ba irre­fu­ta­ble de lo bien que lo es­tán ha­cien­do los res­pon­sa­bles de la pro­mo­ción si es po­si­ti­vo. Y así, es­ta se­ma­na nos en­te­ra­mos con al­bo­ro­zo que los turistas que vi­si­ta­ron Ma­drid en mar­zo fue­ron un 3 % más (740.458) que los del mis­mo mes en el 2015, con un as­cen­so del 5,5 % in­ter­anual en lo que se re­fie­re a los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros. Ci­fras con las cua­les los res­pon­sa­bles se lle­nan la bo­ca y que siem­pre tie­nen una ex­pli­ca­ción pro­sai­ca; en es­te año, que la Se­ma­na San­ta fue ese mes. Y así, siem­pre hay al­go op­ti­mis­ta por lo que son­reír. Aun­que bien es cier­to que, co­mo de­cía el ex pre­si­den­te Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, el pe­si­mis­mo no crea nin­gún pues­to de tra­ba­jo.

Y en el otro pla­ti­llo de la ba­lan­za, se­gún Clu­bru­ral —un por­tal que ase­gu­ra agru­par a 13.921 ca­sas de tu­ris­mo ru­ral— las re­ser­vas cae­rán un 39 pa­ra es­tos fes­ti­vos, ya que en Ma­drid, An­da­lu­cía e Is­las Ca­na­rias no se tra­ba­ja ma­ña­na.

Pe­ro son ci­fras pa­ra ma­rear la per­diz, mien­tras los pro­ble­mas si­guen aga­za­pa­dos. En al­gu­nos ca­sos, de for­ma la­ce­ran­te, co­mo el de los al­qui­le­res «en ne­gro» en Ga­li­cia, es­ce­na­rio al que se su­ma el de las vi­vien­das tu­rís­ti­cas y todo el en­tra­ma­do que se es­con­de ba­jo el pa­ra­guas flo­ri­do de la lla­ma­da economía co­la­bo­ra­ti­va. O sea, có­mo evi­tar pa­gar im­pues­tos exi­gien­do, eso sí, que los ser­vi­cios esen­cia­les del Es­ta­do fun­cio­nen con efi­ca­cia.

Con el año en sus pri­me­ras se­ma­nas pa­re­cía que la Xun­ta, a tra­vés de Tu­ris­mo de Ga­li­cia y con Na­va Cas­tro a la ca­be­za, iba a hin­car­le el dien­te a un dra­gón en­dó­geno al que na­die se ha­bía atre­vi­do a mi­rar a la ca­ra. Loa­ble in­ten­to que a fi­na­les de fe­bre­ro re­ci­bió los pa­ra­bie­nes de un dócil clús­ter de tu­ris­mo a tra­vés de su se­cre­ta­rio.

A esas al­tu­ras la sor­pre­sa ya la ha­bía pues­to sobre la me­sa el PSOE de San­xen­xo, que, al leer que la Xun­ta que­ría or­ga­ni­zar un seg­men­to ca­rac­te­ri­za­do por el caos, la fal­ta de ho­mo­ge­nei­dad e in­clu­so la pi­ra­te­ría, dis­pa­ró la­men­tan­do que mu­chas vi­vien­das de esa em­ble­má­ti­ca lo­ca­li­dad y que se al­qui­lan sin se­gu­ro ni ins­pec­cio­nes de sa­ni­dad ni na­da no po­drían po­ner­se en el mer­ca­do tu­rís­ti­co. Y pa­ra ello re­cu­rrió na­da me­nos que al ar­gu­men­to, si es que pue­de ca­li­fi­car­se de tal, de que «le re­cor­da­mos a la Xun­ta… que el tu­ris­mo na­ció en San­xen­xo ha­ce 50 años gra­cias a las vi­vien­das fa­mi­lia­res que se al­qui­la­ban a los turistas que nos vi­si­ta­ban». O sea, cuan­do Fran­co es­ta­ba muy vi­vo. Edi­fi­can­te.

Pe­ro que tal sa­li­da de tono ra­ye lo in­só­li­to no exi­me a la Xun­ta de ha­cer los de­be­res: que con elec­cio­nes a la vis­ta o sin ellas ten­ga la va­len­tía de or­ga­ni­zar de una vez ese seg­men­to. Por­que que el ex mi­nis­tro José Ma­nuel So­ria ha­ya in­ten­ta­do es­ca­quear­se del pa­go de im­pues­tos no es car­ta blan­ca pa­ra na­die.

| CAPOTILLO

En Ga­li­cia se in­ten­ta re­or­ga­ni­zar el sec­tor tu­rís­ti­co de apar­ta­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.