Com­prar, uti­li­zar, pe­ro no desechar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra Cabrero

La economía cir­cu­lar se ha con­ver­ti­do en la nue­va ban­de­ra de la UE En­tre las me­di­das que plan­tea hay san­cio­nes a la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da y pre­mios a la re­uti­li­za­ción de ma­te­ria­les Es­te nue­vo sis­te­ma po­dría ge­ne­rar más de 90.000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo en Es­pa­ña en los pró­xi­mos años El 80 % de lo que uti­li­za­mos se em­plea una so­la vez y en el 60 % de los ca­sos se desechan sin re­cu­pe­rar­las

La Tie­rra y sus re­cur­sos no nos aguan­tan el rit­mo. A la fór­mu­la «com­prar, usar y ti­rar», tan asen­ta­da es­tos úl­ti­mos años en­tre la so­cie­dad de des­bo­ca­do con­su­mis­mo en la que vi­vi­mos su­mi­dos, hay que aña­dir­le un nue­vo fac­tor. El que pue­de cam­biar de for­ma ra­di­cal todo el sis­te­ma tal y co­mo hoy es­tá es­ta­ble­ci­do: re­uti­li­zar.

Y ya hay quien ha he­cho su­ya es­ta en­se­ña. La economía cir­cu­lar se vis­lum­bra co­mo un nue­vo sis­te­ma dis­pues­to a fi­jar­se en todo el mun­do en los pró­xi­mos años. Y lo ha­rá con un aban­de­ra­do de ho­nor. La Unión Eu­ro­pea pre­ten­de im­pul­sar la in­ver­sión a tra­vés de es­ta nue­va fór­mu­la de con­su­mo.

Pe­ro, ¿qué es y qué pre­ten­de la economía cir­cu­lar? El horizonte es bas­tan­te cla­ro: fo­men­tar el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble en el te­rri­to­rio de los vein­tio­cho y uti­li­zar nues­tros re­cur­sos de una for­ma mu­cho más in­te­li­gen­te y sobre todo, sos­te­ni­ble. Con es­ta me­ta, el ca­mino de­be dis­cu­rrir ha­cia una nue­va ma­ne­ra de di­se­ñar y fa­bri­car los pro­duc­tos y ser­vi­cios, de tal for­ma que se pue­dan uti­li­zar el má­xi­mo tiem­po po­si­ble, ser re­pa­ra­dos con fa­ci­li­dad y una vez que com­ple­ten su ci­clo de vi­da, pue­dan ser fá­cil­men­te re­ci­cla­dos.

«Las au­to­ri­da­des ya se han con­cien­cia­do y aho­ra te­ne­mos que con­cien­ciar­nos los de­más. El mo­de­lo eco­nó­mi­co li­neal —el que co­no­ce­mos hoy en día— hay que desechar­lo y su­pe­rar­lo, por­que no te­ne­mos re­cur­sos pa­ra se­guir man­te­nién­do­lo. Hay que cam­biar», ase­gu­ra Ana­bel Ro­drí­guez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción Economía Cir­cu­lar, una en­ti­dad ge­ne­ra­do­ra de so­lu­cio­nes sobre sos­te­ni­bi­li­dad y una de las ma­yo­res ex­per­tas es­pa­ño­las en la ma­te­ria.

Las ci­fras que se ma­ne­jan hoy en día de­ben de ser­vir co­mo aci­ca­te pa­ra el cam­bio. Se­gún los ex­per­tos, tan so­lo un 10 % de la po­bla­ción con­su­me el 80 % de los re­cur­sos del pla­ne­ta. Y den­tro de ese fre­ne­sí de con­su­mo, la reali­dad es que el 80 % de las co­sas que uti­li­za­mos las em­plea­mos una úni­ca vez y, en más del 60 % de los ca­sos, son eli­mi­na­das en ba­su­re­ros y ver­te­de­ros sin que ten­gan nin­gu­na op­ción re recuperación o va­lo­ri­za­ción. Las cuen­tas no sa­len, y si se si­gue por el mis­mo ca­mino, ca­da vez sal­drán me­nos.

Con la economía cir­cu­lar co­mo ho­ja de ru­ta, el va­lor de es­tos ma­te­ria­les se man­tie­nen du­ran­te mu­cho más tiem­po den­tro del ci­clo de con­su­mo: «La idea es man­te­ner los re­cur­sos den­tro de la economía cuan­do un pro­duc­to ha lle­ga­do al fi­nal de su vi­da, pa­ra así po­der uti­li­zar­los de ma­ne­ra re­pe­ti­da y que si­gan crean­do va­lor».

AHO­RRAR

La ho­ja de ru­ta pre­sen­ta­da por Eu­ro­pa, en la que se de­fien­de que los pro­duc­tos ge­ne­ra­dos ba­jo es­tas pre­mi­sas se­rán más du­ra­de­ros e in­no­va­do­res y apor­ta­rán una ca­pa­ci­dad de aho­rro ma­yor, exi­ge cam­bios fun­da­men­ta­les en cua­tro ám­bi­tos: el di­se­ño, la pro­duc­ción, el con­su­mo y el desecho. Y pa­ra ello se ofre­ce­rán una se­rie de opor­tu­ni­da­des de fi­nan­cia­ción di­se­ña­das pa­ra fo­men­tar la in­no­va­ción en­tre las em­pre­sas, fi­nan­ciar pro­yec­tos que in­ves­ti­guen ac­cio­nes cli­má­ti­cas y am­bien­ta­les es­pe­cí­fi­cas, res­pal­dar ac­ti­vi­da­des en las re­gio­nes eu­ro­peas y ayu­dar a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

Es­ta es­tra­te­gia económica re­por­ta­ría un aho­rro anual de 600.000 mi­llo­nes de eu­ros a las com­pa­ñías si­tua­das en el te­rri­to­rio del Vie­jo Con­ti­nen­te.

Con bue­nos pro­pó­si­tos no sir­ve. En­tre el plan de ac­ción que Eu­ro­pa va a em­pe­zar a im­po­ner en ca­da rincón de la Unión, se in­clu­ye to­da una se­rie de pro­pues­tas que per­mi­tan me­jo­rar todo el pro­ce­so de vi­da de un pro­duc­to, pe­ro tam­bién ayu­das pa­ra con­se­guir­lo. De he­cho lo que sí que tie­nen cla­ro las au­to­ri­da­des eu­ro­peas es que ha­brá que arri­mar el hom­bro. Por eso, ofre­ce­rá una bol­sa con más de 650 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra fi­nan­ciar a aque­llas py­mes que de­mues­tren pro­yec­tos in­no­va­do­res que en­tren den­tro de la nue­va es­tra­te­gia.

CON­CIEN­CIAR

«Hay que lle­var a ca­bo mu­chas cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción a la po­bla­ción», sen­ten­cia Ana­bel Ro­drí­guez, cons­cien­te del es­fuer­zo ex­tra que ha­brá que pe­dir pa­ra que mu­chos de­jen atrás ru­ti­nas tan asen­ta­das co­mo la de ti­rar un pro­duc­to tec­no­ló­gi­co cuan­do sa­le otro me­jor o apro­ve­char más la ro­pa.

Y la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da, ese com­ple­jo tér­mino que pu­lu­la en nues­tra economía des­de ha­ce un tiem­po y que se tra­du­ce en la im­po­si­ción de una fe­cha de ca­du­ci­dad sobre to­dos los ob­je­tos que com­pra­mos, va a ser la gran dam­ni­fi­ca­da. To­dos aque­llos agen­tes dis­pues­tos a fa­ci­li­tar la re­pa­ra­ción ten­drán be­ne­fi­cios. Y lo que es más im­por­tan­te. La ex­ten­di­da idea de que es más ba­ra­to ad­qui­rir al­go nue­vo que re­pa­rar lo es­tro­pea­do em­pe­za­rá a que­dar co­mo al­go ob­so­le­to e irreal. El re­ci­cla­je de pro­duc­tos tan pe­li­gro­sos co­mo el plás­ti­co y evi­tar el des­per­di­cio de pro­duc­tos co­mes­ti­bles son otras dos de las pa­tas que sos­ten­drán el fu­tu­ro eco­nó­mi­co.

EN CI­FRAS

Exis­te una idea equi­vo­ca­da en­tre la so­cie­dad. La re­duc­ción del rit­mo de con­su­mo y de com­pra de nue­vos pro­duc­tos pue­de pro­vo­car un pa­rón en la economía. Na­da más le­jos de la reali­dad. Los que sa­ben ya ha­blan de ci­fras de co­lor ver­de.

«La economía cir­cu­lar tie­ne un po­ten­cial de em­plea­bi­li­dad muy im­por­tan­te. Si se apli­ca todo el pro­ce­so, se po­drían ge­ne­rar de aquí al 2030 en­tre uno y dos mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, en­tre los que 90.000 se po­drían si­tuar en Es­pa­ña», ex­pli­ca Ana­bel Ro­drí­guez. Por si que­da­ba al­gu­na du­da, es­ta ex­per­ta sen­ten­cia la reali­dad. Lo que se crea­ría por un la­do, no se des­trui­ría por el otro. «Las in­dus­trias van a se­guir fa­bri­can­do co­sas de la mis­ma ma­ne­ra, pe­ro pa­ra alar­gar la vi­da de los pro­duc­tos ha­bría que crear nue­vas tien­das, nue­vos ser­vi­cios, nue­vos pro­ce­sos y sobre todo mu­chos más ta­lle­res téc­ni­cos de re­pa­ra­ción», ase­gu­ra. La fór­mu­la de las tres erres tie­ne fu­tu­ro. Re­du­cir, re­usar y re­ci­clar quien con­si­ga tum­bar al tan asen­ta­do com­prar, usar y ti­rar. Y ya hay al­gu­nas gran­des em­pre­sas que se han de­ja­do con­ven­cer y se­du­cir por lo que ya es el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.