Pri­sión pa­ra el que no pa­gue la cuo­ta de la ra­dio­te­le­vi­sión pú­bli­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Patricia Baelo

Se tra­ta de un im­por­te fi­jo de 17,50 eu­ros al mes y obli­ga­to­rio pa­ra to­dos los ho­ga­res ger­ma­nos, in­de­pen­dien­te­men­te del nú­me­ro de apa­ra­tos que ten­gan

¿Pue­de al­guien aca­bar en la cár­cel por no que­rer ayu­dar a fi­nan­ciar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción? En Ale­ma­nia, por lo que pa­re­ce, sí. Al me­nos eso es lo que le ocu­rrió a una mu­jer de 46 años, a quien las au­to­ri­da­des tras­la­da­ron a un cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Chem­nitz (en el es­te del país) el pa­sa­do 5 de fe­bre­ro, tras com­pro­bar que des­de el 2013 no ha­bía pa­ga­do la cuo­ta obli­ga­to­ria al or­ga­nis­mo de la ra­dio­te­le­vi­sión pú­bli­ca. La ciu­da­da­na oriun­da de Tu­rin­gia se ne­gó ade­más a que le em­bar­ga­ran sus per­te­nen­cias pa­ra com­pen­sar el im­pa­go, e in­sis­tió en que la ta­ri­fa es in­cons­ti­tu­cio­nal.

«Nun­ca he pro­tes­ta­do ni ig­no­ra­do los es­cri­tos, so­lo que­ría que la jus­ti­cia me ex­pli­ca­ra la le­ga­li­dad de esa con­tri­bu­ción. Ve­re­mos lo que ocu­rre...», de­cla­ró al dia­rio Welt am Sonn­tag la acu­sa­da, que di­jo no te­ner ra­dio ni te­le­vi­sión en ca­sa y que fue pues­ta en libertad el 5 de abril, des­pués de pasar dos me­ses en pri­sión. Qui­zás sea el ca­so que más re­vue­lo ha pro­vo­ca­do, pe­ro no es el úni­co. Se­gún da­tos ofi­cia­les, a fi­na­les del 2014 ha­bía 4,5 mi­llo­nes de ho­ga­res, em­pre­sas o ins­ti­tu­cio­nes que no pa­ga­ban di­cha ta­ri­fa, o que so­lo lo ha­cían tras ser re­pri­mi­dos por la vía le­gal. Es de­cir, ca­si un 10 % del to­tal de los con­tri­bu­yen­tes.

En­tre ellos fi­gu­ra in­clu­so al­gún po­lí­ti­co, co­mo la vi­ce­pre­si­den­ta de la for­ma­ción ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), Bea­trix von Storch, a quien le in­ter­vi­nie­ron las cuen­tas a prin­ci­pios de abril, por de­ber 240 eu­ros al or­ga­nis­mo re­pon­sa­ble de ha­cer ca­ja pa­ra los me­dios pú­bli­cos. Von Storch es­tá de­ci­di­da a pro­se­guir con su ac­to de «in­su­mi­sión ci­vil», ex­pli­có ha­ce unos días Ro­nald Glä­ser, por­ta­voz de la fi­lial ber­li­ne­sa de AfD, que pro­po­ne la su­pre­sión de la ta­sa a par­tir del 2018.

Pe­ro el vier­nes pa­sa­do, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en­vió una se­ñal muy dis­tin­ta, cuan­do des­es­ti­mó va­rias de­man­das pre­sen­ta­das con­tra el con­tro­ver­ti­do sis­te­ma de fi­nan­cia­ción. Los par­ti­da­rios ase­gu­ran que ga­ran­ti­za el ca­rác­ter im­par­cial del pe­rio­dis­mo, mien­tras los de­trac­to­res de­nun­cian que se tra­ta de un im­pues­to en­cu­bier­to. El de­ba­te es­tá ser­vi­do, y es tan an­ti­guo co­mo la pro­pia ta­ri­fa, que da­ta de los años 20.

Bau­ti­za­da pri­me­ro co­mo GEZ (sis­te­ma de re­cau­da­ción de cuo­tas, por sus si­glas en ale­mán), el im­por­te se es­ta­ble­cía se­gún el ti­po y el nú­me­ro de apa­ra­tos que tu­vie­ra ca­da ho­gar. No obs­tan­te, a par­tir del 2013, cam­bió su nom­bre por el de «cuo­ta de la ra­dio­te­le­vi­sión pú­bli­ca», y em­pe­zó a fun­da­men­tar­se en la idea de que, a raíz de la re­vo­lu­ción di­gi­tal, los dis­po­si­ti­vos no son ne­ce­sa­rios pa­ra ver la te­le o es­cu­char la ra­dio, ya que se pue­de ha­cer me­dian­te te­lé­fo­nos mó­vi­les y ta­ble­tas.

Por eso, se es­ta­ble­ció una cuo­ta fi­ja pa­ra to­dos los ho­ga­res, que des­de abril del año pa­sa­do es de 17,50 eu­ros men­sua­les, in­de­pen­dien­te­men­te de si tie­nen apa­ra­tos o no. La úni­ca ex­cep­ción a la re­gla son aque­llas fa­mi­lias en si­tua­cio­nes de pre­ca­rie­dad so­cial. En el ca­so de las em­pre­sas, aso­cia­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes la can­ti­dad que hay que abo­nar de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de la ci­fra de em­plea­dos y fi­lia­les. La re­cau­da­ción, que so­lo en el 2014 al­can­zó los 8.320 mi­llo­nes de eu­ros, va a pa­rar a las cuen­tas de la pri­me­ra te­le­vi­sión pú­bli­ca ale­ma­na, ARD, la se­gun­da, ZDF, y la ra­dio pú­bli­ca.

«Re­co­men­da­mos re­du­cir la ta­ri­fa» a unos 17,20 eu­ros al mes en el 2017, de­fen­dió ha­ce po­co el pre­si­den­te de la co­mi­sión in­de­pen­dien­te en­car­ga­da de de­ter­mi­nar el im­por­te, la de­no­mi­na­da KEF, Heinz-Fis­cher Heidl­ber­ger. En el 2014 in­clu­so el con­se­jo ju­rí­di­co del mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas exi­gió a la pla­na po­lí­ti­ca que bus­que al­ter­na­ti­vas a es­te sis­te­ma. Se ha ba­ra­ja­do con la in­tro­duc­ción de un gra­va­men co­mu­ni­ta­rio, pe­ro mu­chos ex­per­tos ase­gu­ran que se­ría pro­ble­má­ti­co, ya que im­pli­ca­ría que la fi­nan­cia­ción de los me­dios co­rra a car­go del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.