CÓ­MO EN­CA­JAR EL DESAFÍO DEMOGRÁFICO

EL INE HA VUEL­TO A CON­FIR­MAR UN NUE­VO RE­TRO­CE­SO DEMOGRÁFICO EN ESPAÑA, ES­PE­CIAL­MEN­TE DA­ÑINO PA­RA GA­LI­CIA POR TRA­TAR­SE DE LA CO­MU­NI­DAD MÁS EN­VE­JE­CI­DA DE EU­RO­PA. EL PRO­FE­SOR PA­TRI­CIO SÁN­CHEZ ANA­LI­ZA LAS CON­SE­CUEN­CIAS ECO­NÓ­MI­CAS DE CON­TI­NUAR CON ES­TA DINÁMIC

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pa­tri­cio Sán­chez Fer­nán­dez PA­TRI­CIO SÁN­CHEZ es sub­di­rec­tor de GEN. Univ. de Vi­go

El com­por­ta­mien­to demográfico cons­ti­tu­ye un problema a re­sol­ver en el cor­to pla­zo Ga­li­cia es la re­gión más en­ve­je­ci­da de Eu­ro­pa con una ba­se de po­bla­ción que ya no es ca­paz de so­por­tar el pi­co

Año tras año, la pu­bli­ca­ción de las ci­fras de­mo­grá­fi­cas de nues­tro país evi­den­cian lo que, sin du­da, de­be ser ca­li­fi­ca­do co­mo una ca­tás­tro­fe de­mo­grá­fi­ca. Ga­li­cia es la re­gión más en­ve­je­ci­da de Eu­ro­pa, acu­mu­la sie­te años con­se­cu­ti­vos de pér­di­da po­bla­cio­nal y su pi­rá­mi­de de po­bla­ción ha­ce tiem­po que de­jó de te­ner una ba­se que so­por­te a su pi­co. Es­tos as­pec­tos tie­nen unas con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas evi­den­tes en cuan­to al sos­te­ni­mien­to de una po­bla­ción que se ha­ce ma­yor ca­da año que pa­sa.

Si des­fa­vo­ra­ble es el pre­sen­te, mu­cho más es el futuro en tan­to en cuan­to no se dé so­lu­ción a una si­tua­ción cla­ra y evi­den­te en la ac­tua­li­dad. ¿Cuál es el in­cen­ti­vo de una pa­re­ja a te­ner hi­jos hoy en día? Pues po­cos o nin­gu­nos, si aten­de­mos al con­di­cio­nan­te fun­da­men­tal que guía nues­tras de­ci­sio­nes que es la eco­no­mía. Des­de es­te pun­to de vis­ta, el te­ner hi­jos su­po­ne una mer­ma en la ca­li­dad de vi­da de la uni­dad fa­mi­liar al te­ner que re­par­tir los mis­mos re­cur­sos en­tre más miem­bros. Si ade­más pen­sa­mos (afor­tu­na­da­men­te no to­do el mun­do lo ha­ce así) que el futuro de los que no han te­ni­do des­cen­den­cia ten­drá que ser ga­ran­ti­za­do por los hi­jos de las fa­mi­lias que más sa­cri­fi­cio eco­nó­mi­co han he­cho, to­do ello nos lle­va a un pun­to ca­ren­te de to­da ra­cio­na­li­dad.

Y si­guien­do con esa ra­cio­na­li­dad, pa­ra aque­llas pa­re­jas que tie­nen vo­ca­ción he­re­di­ta­ria (que tam­bién las hay), mu­chas ve­ces esos de­seos se ven fre­na­dos an­te la au­sen­cia de ex­pec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas con un mí­ni­mo de ga­ran­tías. Es de­cir, pe­se a que ellos quie­ren, sus de­seos se ven fre­na­dos por con­di­cio­nan­tes eco­nó­mi­cos.

Por to­do ello, la de­mo­gra­fía de­be en­trar de lleno en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y de­jar de ser so­lo un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción que fi­gu­ra en mu­chos dis­cur­sos, pe­ro con po­ca apli­ca­ción prác­ti­ca. En es­te sen­ti­do, el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia re­dac­tó ha­ce un par de años un do­cu­men­to con una se­rie de pro­pues­tas y re­co­men­da­cio­nes que si­guen es­tan­do ple­na­men­te vi­gen­tes y con­vie­ne re­cor­dar. To­das ellas es­ta­ban ba­sa­das en tres ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les que de­be­rían cons­ti­tuir los ejes de ac­tua­ción prio­ri­ta­rios: fe­cun­di­dad, emi­gra­ción y con­ci­lia­ción. Son tér­mi­nos que se ma­ne­jan ha­bi­tual­men­te en el dis­cur­so po­lí­ti­co, pe­ro que no tie­nen una tra­duc­ción en ma­te­ria de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas.

Así en con­cre­to, el pri­me­ro de los ob­je­ti­vos de ele­var las re­du­ci­das ta­sas de fe­cun­di­dad de nues­tra po­bla­ción pre­ci­sa­ría la ar­ti­cu­la­ción de un am­plio con­sen­so po­lí­ti­co y so­cial que, aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, aún no exis­te en nues­tra so­cie­dad. En es­te sen­ti­do, ca­bría men­cio­nar co­mo po­lí­ti­cas a lle­var a ca­bo una mo­di­fi­ca­ción de las con­di­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les del mer­ca­do de tra­ba­jo que per­mi­tie­ra co­rre­gir el he­cho de que las di­fi­cul­ta­des em­pre­sa­ria­les sean pa­ga­das muy ma­yo­ri­ta­ria­men­te por el seg­men­to de la po­bla­ción me­nos pro­te­gi­do (en for­ma de no re­no­va­ción de los con­tra­tos). Es­ta re­for­ma de­be­ría fo­men­tar el ajuste vía tiem­po de tra­ba­jo, fa­vo­re­cien­do la fle­xi­bi­li­dad in­ter­na a las em­pre­sas.

De ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria con­ven­dría ajus­tar el ni­vel edu­ca­ti­vo a las ne­ce­si­da­des de un apa­ra­to pro­duc­ti­vo con su­pe­rio­res ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad. Es­ta ac­tua­ción abor­da­ría las tres áreas si­guien­tes: la ofer­ta edu­ca­ti­va prees­co­lar (es­to es, los ni­ños de 0-3 años) que ele­va de for­ma per­sis­ten­te las cua­li­fi­ca­cio­nes, la re­duc­ción del aban­dono edu­ca­ti­vo tem­prano que tie­ne con­se­cuen­cias a lo lar­go de to­da la vi­da ac­ti­va y el for­ta­le­ci­mien­to de una for­ma­ción pro­fe­sio­nal dual de ca­li­dad y co­nec­ta­da con las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do la­bo­ral.

El se­gun­do ob­je­ti­vo es­ta­ría fo­ca­li­za­do en re­du­cir las sa­li­das de los emi­gran­tes ga­lle­gos (fun­da­men­tal­men­te los jó­ve­nes) que bus­can fue­ra opor­tu­ni­da­des que aquí no en­cuen­tran y, si­mul­tá­nea­men­te, fa­ci­li­tar el re­torno de emi­gran­tes que ya se en­cuen­tran en el ex­te­rior. Con es­ta fi­na­li­dad se­ría ne­ce­sa­rio po­ten­ciar los dis­po­si­ti­vos de aco­gi­da de los emi­gran­tes re­tor­na­dos a tra­vés de me­di­das ta­les co­mo la sim­pli­fi­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va (que per­mi­ta la lo­ca­li­za­ción de pro­pie­da­des o el re­par­to de he­ren­cias). Tam­bién en es­te sen­ti­do ca­bría una ac­tua­ción en ma­te­ria fiscal me­dian­te bo­ni­fi­ca­cio­nes que per­mi­tan tan­to la reha­bi­li­ta­ción de vi­vien­das co­mo la pues­ta en pro­duc­ción de tie­rras. Es­te pa­que­te de me­di­das po­dría es­tar com­ple­men­ta­do por pro­yec­tos de au­to­em­pleo que evi­ta­sen el dre­na­je po­bla­cio­nal ac­tual.

Otro ám­bi­to de aten­ción den­tro del ob­je­ti­vo de la emi­gra­ción ven­dría da­do por la edu­ca­ción, prin­ci­pal­men­te en la uni­ver­si­ta­ria y prees­co­lar. En el con­tex­to uni­ver­si­ta­rio ca­bría di­se­ñar po­lí­ti­cas di­ná­mi­cas ten­den­tes a cap­tar alum­na­do de ori­gen o vin­cu­la­ción ga­lle­ga en los paí­ses con pre­sen­cia de ga­lle­gos emi­gra­dos pa­ra vin­cu­lar­los con Ga­li­cia y con su reali­dad. Por lo que se re­fie­re a la eta­pa prees­co­lar, la ex­pe­rien­cia de paí­ses con po­lí­ti­cas ac­ti­vas en es­ta ma­te­ria de­mues­tra que es­te es fac­tor cla­ve. Por ello ca­be in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de do­tar de es­cue­las in­fan­ti­les pú­bli­cas de ce­ro a tres años ga­ran­ti­zan­do una co­ber­tu­ra to­tal al con­jun­to de la po­bla­ción. De ma­ne­ra par­ti­cu­lar y con cla­ra re­la­ción con el ob­je­ti­vo pre­ce­den­te, es­te es­fuer­zo do­ta­cio­nal se de­be­ría cen­trar en em­pre­sas gran­des y po­lí­go­nos in­dus­tria­les.

Fi­nal­men­te, pe­ro no por ello me­nos im­por­tan­te, un ter­cer ob­je­ti­vo bus­ca­ría con­ci­liar la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar, es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en el ca­so de mu­je­res con hi­jos. Las ini­cia­ti­vas rea­li­za­das has­ta la fe­cha han te­ni­do in­ci­den­cia en el ám­bi­to pú­bli­co, pe­ro no así en el pri­va­do. En con­se­cuen­cia, se pre­ci­sa den­tro de las ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas de las em­pre­sas pri­va­das, fo­men­tar y pro­mo­ver de­ci­di­das me­di­das de con­ci­lia­ción fa­mi­liar. El fo­men­to del tra­ba­jo a tiem­po par­cial con ca­rác­ter tem­po­ral, el te­le­tra­ba­jo o la for­ma­ción a dis­tan­cia de­be­rían pa­sar de ser una utopía a una reali­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra el co­lec­ti­vo de pa­dres con hi­jos me­no­res de seis años.

Sir­van es­tas pro­pues­tas, a mo­do de apro­xi­ma­ción, co­mo una ba­te­ría de me­di­das que de­be­rían ser im­ple­men­ta­das en un cor­to-me­dio pla­zo pa­ra cam­biar el rum­bo del problema más im­por­tan­te al que se va a te­ner que en­fren­tar nues­tra so­cie­dad. En la me­di­da que no sea­mos ca­pa­ces de apor­tar ra­cio­na­li­dad a una si­tua­ción que, tal y co­mo es­tá aho­ra, no la tie­ne, las po­si­bi­li­da­des de so­lu­cio­nar­lo se­rán muy es­ca­sas. Pa­ra es­to es­tá la eco­no­mía, pa­ra po­ner sus ins­tru­men­tos y po­lí­ti­cas al ser­vi­cio de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de un te­rri­to­rio. Sin lu­gar a du­das nues­tro com­por­ta­mien­to demográfico cons­ti­tu­ye uno de es­tos pro­ble­mas, aun­que a al­gu­nas per­so­nas aún les cues­te en­ten­der­lo.

JUAN. S. G

| CÉ­SAR TOIMIL

Al pau­la­tino en­ve­je­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía se aña­de la su­ce­si­va pér­di­da de po­bla­ción, lo que in­ci­de ne­ga­ti­va­men­te en su sos­te­ni­mien­to futuro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.