CLA­VES PA­RA RE­LAN­ZAR LA ECO­NO­MÍA DE GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VENANCIO SAL­CI­NES

Con unos da­tos de cre­ci­mien­to op­ti­mis­tas y unos es­fuer­zos de in­ver­sión por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga pa­ra im­pul­sar la agen­da in­no­va­do­ra, Ga­li­cia es­tá obli­ga­da a re­de­fi­nir su pa­pel y mo­vi­li­zar su ca­pi­tal pri­va­do. Lo ana­li­za el pro­fe­sor de Eco­no­mía Venancio Sal­ci­nes.

Cre­ce­mos al mis­mo rit­mo que España, es de­cir, un 0,8 % y, por cier­to, so­mos la úni­ca au­to­no­mía que lo ha­ce, el res­to o ti­ran por de­lan­te, co­mo Valencia o Mur­cia, o van muy por de­trás, co­mo nues­tras ve­ci­nas del nor­te, As­tu­rias, Can­ta­bria, País Vas­co y Ara­gón. De he­cho, so­mos la úni­ca au­to­no­mía del Can­tá­bri­co que aguan­tó el ti­rón del pri­mer tri­mes­tre. Así que, un po­co de op­ti­mis­mo, que no va a ser to­do llo­rar. Di­cho es­to, al­go más de reali­dad. En el 2008, al­can­za­mos dos gran­des me­tas: el ma­yor ni­vel de pro­duc­to in­te­rior bru­to de nues­tra his­to­ria, con 58.000 millones y el má­xi­mo ni­vel de po­bla­ción ocu­pa­da, con un mi­llón dos­cien­tas mil per­so­nas. Ac­tual­men­te, es­ta­mos, por un la­do, a 3.000 millones de al­can­zar la pro­duc­ción del 2008, es de­cir, dos es­tor­nu­dos de Aman­cio Or­te­ga, pe­ro nos se­pa­ran 200.000 em­pleos de nues­tro má­xi­mo ni­vel de bie­nes­tar la­bo­ral, y es­tas sí que son ci­fras que po­nen los pelos de pun­ta. Ni el na­ci­mien­to en Ga­li­cia de una nue­va Ci­troën o de un nue­vo In­di­tex val­dría pa­ra re­si­tuar­nos en los ni­ve­les de ocu­pa­ción que he­mos co­no­ci­do y de­be­mos vol­ver a co­no­cer. Ha­ce fal­ta mu­cho más, la mo­vi­li­za­ción de to­da la eco­no­mía; el es­fuer­zo con­jun­to de es­te país, la mo­vi­li­za­ción de una bue­na par­te de nues­tra ri­que­za fi­nan­cie­ra, que ya su­pera los 45.000 millones de eu­ros.

Agra­dez­co y aplau­do los es­fuer­zos de la Xun­ta de Ga­li­cia por im­pul­sar una agen­da só­li­da de in­no­va­ción; el apo­yo que es­tá dan­do a sec­to­res co­mo la bio­tec­no­lo­gía, las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y de las co­mu­ni­ca­cio­nes, la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial o la de los dro­nes. Es va­lio­so, ne­ce­sa­rio y acer­ta­do, pe­ro in­su­fi­cien­te pa­ra mo­ver es­ta tie­rra. Es bueno re­cor­dar que to­do el sec­tor TIC ga­lle­go, mo­ti­vo de or­gu­llo pa­ra to­dos y el más ma­du­ro de los que per­te­ne­cen a la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to, tie­ne 2.200 em­pre­sas, pe­ro so­lo 14.000 pues­tos de tra­ba­jo, y ape­nas mue­ve el 2 % de nues­tro PIB. Ne­ce­si­ta­ría­mos que se mul­ti­pli­ca­se por do­ce pa­ra que trans­for­ma­se nues­tra es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca. Ob­via­men­te, en el lar­go pla­zo na­da es im­po­si­ble, pe­ro los que se en­cuen­tran en el pa­ro no es­tán pa­ra más es­pe­ras.

Es cier­to que hay que re­de­fi­nir el pa­pel de Ga­li­cia an­te el mun­do, pe­ro esen­cial­men­te he­mos de vol­ver a de­fi­nir­la an­te no­so­tros mis­mos. Y si al­gu­na vez aco­me­te­mos ese es­fuer­zo, no de­be­mos ol­vi­dar que si no so­mos ca­pa­ces de mo­vi­li­zar el ca­pi­tal pri­va­do no se­re­mos na­die. Y cuan­do pien­so en ca­pi­tal pri­va­do no ten­go en men­te a nues­tros gran­des pa­tri­mo­nios, es­toy pen­san­do en el de los co­mu­nes, en us­ted y yo; en el de nues­tro ve­cino que es fon­ta­ne­ro, el del pri­mo que tie­ne una con­sul­ta mé­di­ca o en el de nues­tra ami­ga Lui­sa que aca­ba de ha­cer­se em­pren­de­do­ra. To­dos ellos jun­tos, en mo­vi­mien­to, son la ver­da­de­ra ma­rea que ne­ce­si­ta Ga­li­cia, la que cons­tru­ye futuro. La Ga­li­cia de los in­di­vi­duos ma­du­ros, que in­vier­ten su dinero, lo arries­gan y más ve­ces de las desea­bles lo pier­den. Ha­ce po­co le di­je al pre­si­den­te Fei­joo: «Si cie­rro los ojos y no veo quien me go­bier­na, ju­ra­ría que es­toy en un país co­mu­nis­ta». Cier­to que fui un po­co exa­ge­ra­do, pe­ro na­die ne­ga­rá que los em­pre­sa­rios de es­ta par­te del mun­do no po­de­mos mo­ver dos pa­pe­les sin pa­sar por la me­sa del bu­ró­cra­ta de al­gu­na de las múl­ti­ples ad­mi­nis­tra­cio­nes que nos go­bier­nan y aquí, en es­te sis­te­ma pú­bli­co, pro­fun­da­men­te ce­lo­so de su po­der, re­si­de uno de los cue­llos de bo­te­lla de nues­tro cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Ob­via­men­te, no es el úni­co, y tam­po­co hay que ne­gar que po­de­mos al­can­zar gran­des me­tas eco­nó­mi­cas sin re­for­mar las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro ¿quién desea que su au­to­mó­vil rue­de con el freno de mano ti­ra­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.