Re­ba­ja de pre­cios y mo­ne­da úni­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Na­tas­ha Váz­quez

La re­duc­ción de pre­cios en al­gu­nos ali­men­tos bá­si­cos de­ja des­abas­te­ci­dos su­per­mer­ca­dos en la is­la ca­ri­be­ña, aun­que no re­cor­ta la bre­cha so­bre la ca­pa­ci­dad de com­pra de la ma­yo­ría de los cu­ba­nos, cu­yos so­la­rios son de los más ba­jos del mun­do

Pa­ra los cu­ba­nos, acos­tum­bra­dos en los úl­ti­mos tiem­pos a que las no­ve­da­des ca­si siem­pre sig­ni­fi­quen do­lo­res de ca­be­za o hue­cos de más en el bolsillo, la re­cien­te dis­mi­nu­ción de pre­cio de al­gu­nos ali­men­tos bá­si­cos ha si­do una gra­ta sor­pre­sa.

Una re­ba­ja que, aun­que le­jos de ser su­fi­cien­te, es un pe­que­ño res­pi­ro en la eco­no­mía de mu­cha gen­te, so­bre to­do de aque­llos que no les que­da otra que pa­gar con cal­de­ri­lla.

Las tien­das es­tán aún de fies­ta tras ba­jar el im­por­te de un gru­po de pro­duc­tos, al­gu­nos de pri­me­ra ne­ce­si­dad co­mo el po­llo, el acei­te, los hue­vos o el arroz. Unos ape­nas cues­tan unos cen­ta­vos me­nos, otros has­ta un 20 %, pe­ro aún así se no­ta­ron las fi­las, se mo­vie­ron los al­ma­ce­nes, y has­ta se va­cia­ron no po­cos es­tan­tes.

En un país con pre­cios de Sui­za y sa­la­rios me­dios ofi­cia­les de los más ba­jos del pla­ne­ta, y don­de se le sue­le apli­car el 240 % de im­pues­tos a los ar­tícu­los, es­ta es una me­di­da más que im­pres­cin­di­ble.

Con la li­bre­ta de abas­te­ci­mien­to ca­si en vías de ex­tin­ción, la ma­yo­ría de es­tos pro­duc­tos no son lu­jos, sino mu­chas ve­ces la úni­ca al­ter­na­ti­va so­bre la me­sa.

Que una bo­te­lla de acei­te pa­se de 2,40 CUC a po­co me­nos de dos, no cam­bia la vi­da del ju­bi­la­do o pro­fe­sio­nal que si­gue co­bran­do en mo­ne­da na­cio­nal, pe­ro en­cien­de al me­nos una pe­que­ñi­ta lla­ma de es­pe­ran­za de que se con­ti­núe así has­ta la ya de­ma­sia­do di­la­ta­da uni­fi­ca­ción mo­ne­ta­ria. Ta­rea com­ple­ja anun­cia­da en el 2013, que des­bor­da in­clu­so a eco­no­mis­tas y otros es­pe­cia­lis­tas.

Aun­que pa­re­ce­ría que los cu­ba­nos ya se ha­bían adap­ta­do a la exis­ten­cia de dos mo­ne­das, lo cier­to es que esa dua­li­dad, apli­ca­da ha­ce ya 20 años en los mo­men­tos de ma­yor cri­sis del lla­ma­do pe­río­do es­pe­cial, afec­ta ac­tual­men­te a to­dos.

Se­gún al­gu­nos da­tos pu­bli­ca­dos, los sa­la­rios me­dios ron­dan los 500 pe­sos (unos 20 dó­la­res). Es­to in­clu­ye a los obre­ros y pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan pa­ra el Es­ta­do, a los que ape­nas les al­can­za pa­ra ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Otras per­so­nas re­la­cio­na­das di­rec­ta­men­te con el tu­ris­mo, con ne­go­cios pro­pios o con fa­mi­lia­res que les en­vían re­me­sas, pue­den dis­po­ner de una sol­ven­cia ma­yor.

El pe­so cu­bano o CUP, fue per­dien­do su va­lor has­ta el ex­tre­mo de ser ca­si inope­ran­te. Los pro­duc­tos o ser­vi­cios sub­si­dia­dos ca­da vez son me­nos y el res­to hay que pa­gar­los en CUC o pe­sos con­ver­ti­bles, equi­va­len­tes al dó­lar y a uno por 25 con re­fe­ren­cia al CUP.

«Yo gano diez ve­ces me­nos que mi hermano, que es camarero de un res­tau­ran­te pri­va­do», cuen­ta el Ariel G.di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción de una im­por­tan­te em­pre­sa es­ta­tal.

Lo cier­to es que es­ta pi­rá­mi­de so­cial in­ver­ti­da re­per­cu­te no so­lo en la eco­no­mía fa­mi­liar sino en la del país, con tra­ba­ja­do­res que se ven obli­ga­dos a re­sol­ver por fue­ra lo que no les brin­da su suel­do.

Es­te pa­no­ra­ma, y la ne­ce­si­dad de la uni­fi­ca­ción mo­ne­ta­ria, es­tán más que cla­ros pa­ra to­dos, em­pe­zan­do por el pro­pio Go­bierno. El in­for­me al re­cién con­clui­do VII Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, re­co­no­ce que «los sa­la­rios y pen­sio­nes si­guen sien­do in­su­fi­cien­tes pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de la fa­mi­lia cu­ba­na», razón que se ci­ta aho­ra al to­mar la me­di­da del des­cen­so de pre­cios.

Des­de ha­ce más de un año, en la ma­yo­ría de las tien­das se pue­de com­prar con am­bas mo­ne­das. «Eso so­lo no arre­gla na­da. En cua­tro pro­duc­tos ya se me va el suel­do», cuen­ta Ariel. «Lo que ha­ce fal­ta es que si­gan ba­jan­do los pre­cios».

Tam­po­co la uni­fi­ca­ción mo­ne­ta­ria so­lu­cio­na­ría de gol­pe las fi­nan­zas del país, pe­ro su apli­ca­ción es im­pres­cin­di­ble a fin de ga­ran­ti­zar el res­ta­ble­ci­mien­to del va­lor del pe­so cu­bano y de sus fun­cio­nes co­mo dinero, con­si­de­ran los ex­per­tos.

Pe­ro pa­ra el cu­bano de a pie, lo más im­por­tan­te se­gui­rá sien­do el va­lor ad­qui­si­ti­vo que ten­drá esa mo­ne­da úni­ca y su re­la­ción ade­cua­da con los in­gre­sos. Pa­ra eso aún fal­ta un lar­go ca­mino que pa­sa por au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y los sa­la­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.