AL­TER­NA­TI­VAS PA­RA FI­NAN­CIAR EL DÉ­FI­CIT CON DI­NE­RO NUE­VO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía. Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Monetización del gas­to pú­bli­co y re­cor­tes im­po­si­ti­vos pa­ra fi­nan­ciar el dé­fi­cit con di­ne­ro nue­vo. El ca­te­drá­ti­co Xo­sé Car­los Arias ana­li­za es­ta co­rrien­te del de­ba­te.

Aun­que ya nos he­mos acos­tum­bra­do, la su­ce­sión de de­ba­tes de los úl­ti­mos años en torno a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas tie­ne mu­cho de asom­bro­so. So­bre to­do si lo com­pa­ra­mos con el pa­no­ra­ma de ideas en gran me­di­da es­tan­ca­das que rei­na­ban an­tes del 2008. Na­tu­ral­men­te, ello tie­ne mu­cho que ver con las mu­chas sor­pre­sas y no po­cos dis­gus­tos que nos ha da­do la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal y su aza­ro­sa evo­lu­ción re­cien­te, fren­te a la cual mu­chas de las ex­pli­ca­cio­nes im­pe­ran­tes ha­ce ape­nas una dé­ca­da sue­nan a mú­si­ca ce­les­tial. Aho­ra, en cam­bio, «es­tan­ca­mien­to se­cu­lar», «con­trol de cam­bios», «már­ge­nes pa­ra las po­lí­ti­cas fis­ca­les», o «pro­ce­sos de re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da», son al­gu­nas de las cues­tio­nes fun­da­men­ta­les so­bre las que los eco­no­mis­tas de pri­mer ni­vel se po­si­cio­nan en un sen­ti­do u otro, con pro­li­fe­ra­ción de pro­pues­tas ra­di­ca­les y muy lla­ma­ti­vas en una dis­ci­pli­na, di­ga­mos, más bien con­ser­va­do­ra.

Pues bien, en las úl­ti­mas se­ma­nas una nue­va con­tro­ver­sia de gran ca­la­do se va ex­ten­dien­do ca­da vez más: la de la con­ve­nien­cia de usar el lla­ma­do «he­li­cóp­te­ro mo­ne­ta­rio». De un mo­do apro­xi­ma­do a ve­ces se ha de­no­mi­na­do de es­ta ma­ne­ra a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria muy ex­pan­si­va se­gui­da en Es­ta­dos Uni­dos des­de el 2009 (tan aso­cia­da a su prin­ci­pal ges­tor, Ben Ber­nan­ke, apo­da­do He­li­cóp­te­ro Ben). La idea aho­ra se ma­ne­ja de un mo­do mu­cho más pre­ci­so: da­do que la ac­ción no con­ven­cio­nal de los ban­cos cen­tra­les se es­ta­rían acer­can­do a su úl­ti­ma fron­te­ra y las ame­na­zas de es­tan­ca­mien­to si­guen sien­do muy reales, ha­bría que ir aho­ra más allá, ha­cia la monetización del gas­to pú­bli­co y/o los re­cor­tes im­po­si­ti­vos. De ese mo­do, los dé­fi­cits se fi­nan­cia­rían, no con la emi­sión de deu­da sino con di­ne­ro nue­vo.

Se tra­ta­ría, en­ton­ces, de un me­ca­nis­mo de en­gar­ce en­tre po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y fis­cal que per­mi­ti­ría que la li­qui­dez lle­ga­ra di­rec­ta­men­te al pú­bli­co, afron­tan­do así del mo­do más ta­jan­te el dra­ma de la tram­pa de li­qui­dez en que he­mos es­ta­do vi­vien­do. Es di­fí­cil pen­sar en otra idea que cho­que más que és­ta con la cul­tu­ra eco­nó­mi­ca pre­do­mi­nan­te en las dé­ca­das pre­vias a la cri­sis. So­bre to­do, por dos mo­ti­vos que es im­po­si­ble ig­no­rar: por sus se­gu­ros efec­tos in­fla­cio­nis­tas, y por­que re­pre­sen­ta el te­rreno per­fec­to pa­ra que go­bier­nos irres­pon­sa­bles y opor­tu­nis­tas au­men­ten el gas­to o re­cor­ten im­pues­tos con el úni­co ob­je­ti­vo de ga­nar vo­tos. Has­ta tal pun­to lle­gó el te­mor a es­tos pro­ble­mas que to­do me­ca­nis­mo de monetización fue sen­ci­lla­men­te prohi­bi­do en mu­chos paí­ses.

Aho­ra, en cam­bio, al­gu­nos au­to­res muy in­flu­yen­tes co­mo Adair Turner, Wi­llian Bui­ter, o el pro­pio Ber­nan­ke, pro­po­nen abier­ta­men­te, si no el uso in­me­dia­to del he­li­cóp­te­ro, sí que es­te­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer­lo si los ins­tru­men­tos mo­ne­ta­rios ac­tua­les efec­ti­va­men­te no al­can­zan. To­dos ellos re­co­no­cen los se­rios pro­ble­mas de esa pro­pues­ta, lo que les lle­va a plan­tear al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas o ins­ti­tu­cio­na­les: que se ha­ga por una so­la vez; que no se im­plan­te sin ha­ber re­for­za­do an­tes la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les (cues­tión que, por otro la­do, tam­bién sus­ci­ta opi­nio­nes con­tra­pues­tas)… En rea­li­dad, na­die pue­de ne­gar las con­se­cuen­cias muy pro­ble­má­ti­cas de una po­lí­ti­ca así, pe­ro ¿y los cos­tes de las po­lí­ti­cas al­ter­na­ti­vas? ¿Has­ta dón­de se pue­de in­sis­tir en la pro­fun­di­za­ción de los ti­pos ne­ga­ti­vos?

Mi opi­nión es que no se lle­ga­rá a uti­li­zar el he­li­cóp­te­ro mo­ne­ta­rio, pe­ro su so­la pre­sen­cia en el gran de­ba­te po­lí­ti­co eco­nó­mi­co es se­ñal muy cla­ra de que se­gui­mos vi­vien­do un tiem­po de ex­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.