CLA­VES PA­RA HA­CER DE GA­LI­CIA UNA CO­MU­NI­DAD COM­PE­TI­TI­VA

ANÁ­LI­SIS } Los in­di­ca­do­res que con­di­cio­nan el desa­rro­llo de un te­rri­to­rio gi­ran en torno a su ba­lan­za ex­te­rior. El úl­ti­mo nú­me­ro de la re­vis­ta Pa­pe­les de Eco­no­mía Es­pa­ño­la, ti­tu­la­do «Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas dis­pues­tas a cre­cer», in­clu­ye un ca­pí­tu­lo sob

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da AL­BINO PRA­DA es doc­tor en Eco­no­mía.

Las de­bi­li­da­des y las es­tre­te­gias que da­rían im­pul­so a la eco­no­mía ga­lle­ga pa­ra ser más com­pe­ti­ti­va son ana­li­za­das por el eco­no­mis­ta Al­bino Pra­da.

El prin­ci­pal re­to pa­ra que una eco­no­mía re­gio­nal pue­da dis­fru­tar de un bie­nes­tar so­cial só­li­do y sos­te­ni­ble ra­di­ca, co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria, en que su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de­pen­da lo me­nos po­si­ble del en­deu­da­mien­to ex­te­rior o de la per­cep­ción de trans­fe­ren­cias de ren­ta des­de otros te­rri­to­rios (ya del Es­ta­do del que for­me par­te, ya de in­te­gra­cio­nes po­lí­ti­cas de ni­vel su­pe­rior co­mo es el ca­so de la UE).

Una for­ma de eva­luar esa no de­pen­den­cia nos la ofre­ce­ría la ba­lan­za ex­te­rior en sus transac­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios. De for­ma y ma­ne­ra que un sal­do po­si­ti­vo de la mis­ma (co­mo su­ce­de en Ale­ma­nia den­tro de la UE o en Ca­ta­lu­ña den­tro de Es­pa­ña) se­ría un fac­tor ex­pli­ca­ti­vo de pri­mer or­den pa­ra dis­fru­tar de un ma­yor rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co o una ma­yor ta­sa de em­pleo, mien­tras que un abul­ta­do sal­do ne­ga­ti­vo de la mis­ma (en el ca­so de Ga­li­cia o An­da­lu­cía) nos en­fren­ta a una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral so­lo neu­tra­li­za­ble con en­deu­da­mien­to ex­te­rior o con trans­fe­ren­cias de ren­ta des­de eco­no­mías con su­pe­rá­vit.

La po­si­ción de Ca­ta­lu­ña, An­da­lu­cía o Ga­li­cia en el grá­fi­co que pre­sen­ta­mos so­bre el signo y cuan­tía de di­cho dé­fi­cit ex­terno en la ba­lan­za de bie­nes y ser­vi­cios en­ca­ja co­mo un guan­te en la po­si­ción que esos te­rri­to­rios ano­tan en un se­gun­do grá­fi­co don­de se eva­lúa (eje ver­ti­cal) el rit­mo de sa­li­da de la re­ce­sión o (eje ho­ri­zon­tal) el im­pac­to de di­cha re­ce­sión.

Es en és­te es­ce­na­rio en el que pa­ra Ga­li­cia se ex­pli­ca que pue­da me­jo­rar su con­ver­gen­cia en PIBpc cuan­do pa­sa­mos a eva­luar­la con la ren­ta fa­mi­liar dis­po­ni­ble, aun­que lo ha­ga en un pro­ble­má­ti­co con­tex­to de re­gre­sión de­mo­grá­fi­ca y de me­no­res ta­sas de cre­ci­mien­to acu­mu­la­ti­vo a largo pla­zo de la pro­duc­ción de ri­que­za.

Si es­ta es la de­bi­li­dad es­truc­tu­ral cen­tral de la eco­no­mía ga­lle­ga su re­to ha de ser la re­duc­ción de su sal­do ne­ga­ti­vo en bie­nes y ser­vi­cios. Pa­ra con­se­guir­lo, Ga­li­cia cuen­ta con una sub­ba­lan­za co­mer­cial fue­ra de Es­pa­ña po­si­ti­va en ca­si un 3 % de su PIB gra­cias a dos mo­to­res ex­por­ta­do­res de ex­cep­ción: In­di­tex y Ci­troën. Una for­ta­le­za que se ve com­ple­men­ta­da con el he­cho de ser una de las eco­no­mías re­gio­na­les más abier­tas de Es­pa­ña, aun­que se­ria­men­te ma­ti­za­da por un de­fec­ti­vo nú­me­ro de em­pre­sas que son ex­por­ta­do­ras. Tam­bién por el he­cho de que la sub­ba­lan­za tu­rís­ti­ca (en su vec­tor de tu­ris­mo de no re­si­den­tes) ge­ne­ra un me­nor su­pe­rá­vit re­la­ti­vo del que se ano­ta en el con­jun­to de Es­pa­ña o de que las en­tra­das de in­ver­sión di­rec­ta ex­te­rior se mue­van en ni­ve­les muy re­du­ci­dos. En su con­jun­to, los in­di­ca­do­res ex post de com­pe­ti­ti­vi­dad que se re­vi­san pa­ra Ga­li­cia pre­sen­tan un ba­lan­ce dual: po­si­ti­vo pa­ra unos (cuo­ta de ex­por­ta­cio­nes en Es­pa­ña, sal­do co­mer­cial con el ex­tran­je­ro) y ne­ga­ti­vo pa­ra otros (pro­duc­to por ha­bi­tan­te, cuo­ta de em­pre­sas ex­por­ta­do­ras, sal­do ex­te­rior to­tal, IDE).

Pa­ra re­ver­tir esos ne­ga­ti­vos in­di­ca­do­res ex post se re­vi­san en de­ta­lle ca­da una de las di­men­sio­nes del Ín­di­ce Re­gio­nal de Com­pe­ti­ti­vi­dad (2013) a es­ca­la eu­ro­pea, un Ín­di­ce en el que Ga­li­cia pier­de po­si­cio­nes res­pec­to a la que tie­ne en un rán­king de ni­vel de in­gre­sos. Las ma­yo­res de­bi­li­da­des se si­túan en las di­men­sio­nes de TIC, ca­li­dad la­bo­ral, ne­go­cios avan­za­dos y ac­ce­si­bi­li­dad, mien­tras que las for­ta­le­zas re­mi­ten a ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, sa­ni­ta­ria y en edu­ca­ción po­so­bli­ga­to­ria.

A la vis­ta de es­te diag­nós­ti­co glo­bal y de las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de­tec­ta­das, se de­ta­lla una vein­te­na de pro­gra­mas es­tra­té­gi­cos que nos si­tua­rían en una sen­da de com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ba­se de un cre­ci­mien­to só­li­do y sos­te­ni­ble (en lo so­cial y am­bien­tal). Pro­gra­mas que con­ver­ti­rían en po­si­ti­vos los in­di­ca­do­res ex post que aho­ra son ne­ga­ti­vos, en la me­di­da en que su­pe­re­mos las de­bi­li­da­des ano­ta­das en aque­llas di­men­sio­nes.

Esa vein­te­na de pro­gra­mas es­tra­té­gi­cos han de arran­car con una ne­ce­sa­ria re­de­fi­ni­ción te­rri­to­rial in­ter­na que des­can­se en las re­gio­nes ur­ba­nas, la co­mar­ca­li­za­ción y la fu­sión de mu­ni­ci­pios ajus­ta­dos a la rea­li­dad de­mo­grá­fi­ca ac­tual del país y no a la del si­glo XIX. Con­se­cuen­te­men­te la su­pre­sión de las ins­ti­tu­cio­nes y la con­si­de­ra­ción de las de­mar­ca­cio­nes pro­vin­cia­les en to­do ti­po de ac­ti­vi­dad pú­bli­ca.

La po­ten­cia­ción de ca­na­les de dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción ma­si­va an­cla­dos en el te­rri­to­rio, y la li­mi­ta­ción más es­tric­ta de los gran­des dis­tri­bui­do­res fo­rá­neos que com­pi­ten con pre­cios ba­jo cos­te, dis­tri­bui­do­res que ya tie­nen en Ga­li­cia una cuo­ta de mer­ca­do muy ele­va­da. Es­ti­mu­lar la coope­ra­ción en la co­mer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos ali­men­ta­rios (del mar o de la tie­rra) por los pro­duc­to­res lo­ca­les en co­ne­xión con cir­cui­tos en­dó­ge­nos de dis­tri­bu­ción.

Com­ple­men­ta­ria­men­te, con­cien­ciar y edu­car, des­de los me­dios pú­bli­cos de co­mu­ni­ca­ción, al con­su­mi­dor lo­cal so­bre las con­se­cuen­cias de de­ci­sio­nes ba­sa­das ex­clu­si­va­men­te en el ba­jo pre­cio (y no en la ca­li­dad —so­cial o am­bien­tal— y en el ori­gen del pro­duc­to). En es­te sen­ti­do en­ca­ja­ría el prio­ri­zar en el con­su­mo y en las in­ver­sio­nes pú­bli­cas a los su­mi­nis­tra­do­res lo­ca­les que ga­ran­ti­cen un em­pleo digno y un me­nor im­pac­to am­bien­tal.

Los vein­te pro­gra­mas de ac­tua­ción po­drían con­si­de­rar­se de cho­que, aun­que en un ho­ri­zon­te tem­po­ral más di­la­ta­do a ellos de­bie­ran ir­se in­cor­po­ran­do pro­gre­si­va­men­te cin­cuen­ta me­di­das re­cien­te­men­te pro­pues­tas des­de el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia, pro­pues­tas que re­co­ge­mos en un anexo final. Sin­gu­lar­men­te los que tie­nen que ver con la me­jo­ra de la ca­li­dad de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y con la re­es­truc­tu­ra­ción de nues­tra ba­se pro­duc­ti­va.

To­do lo an­te­rior se­ría con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra un só­li­do y cre­cien­te desa­rro­llo so­cial (por ejem­plo eva­lua­do por el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano) que fue­ra me­nos de­pen­dien­te de ren­tas y ca­pi­ta­les ex­ter­nos que en la ac­tua­li­dad. Aun­que con­vie­ne re­cor­dar que no se­ría su­fi­cien­te si la de­sigual­dad en el re­par­to de la ren­ta, el em­pleo de ca­li­dad o la co­ber­tu­ra de la de­man­da in­ter­na con nues­tra pro­duc­ción, no in­vier­ten las ten­den­cias que vie­nen ano­tan­do des­de la irrup­ción de lo que se ha da­do en lla­mar Gran Re­ce­sión.

La co­mu­ni­dad ga­lle­ga cuen­ta con dos mo­to­res ex­por­ta­do­res de ex­cep­ción: Ci­troën e In­di­tex Has­ta vein­te pro­gra­mas es­tra­té­gi­cos si­tua­rían a Ga­li­cia en la sen­da de la com­pe­ti­vi­dad

| A.C.

La for­ta­le­za ex­por­ta­do­ra ga­lle­ga la pro­por­cio­nan la au­to­mo­ción y el tex­til

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.