Los ma­los vien­tos so­plan des­de Ale­ma­nia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Co­rre por In­ter­net el bu­lo na­da ori­gi­nal —un con­fi­den­cial lo pu­bli­có ha­ce cua­tro años en tono sen­sa­cio­na­lis­ta— que ase­gu­ra que Es­pa­ña al­ber­ga más ae­ro­puer­tos que Ale­ma­nia. Tal afir­ma­ción es fal­sa, y por go­lea­da.

Lo que sí es cier­to es que en lo que se re­fie­re a ae­ro­puer­tos co­mer­cia­les con pe­so es­pe­cí­fi­co en la eco­no­mía sí tie­ne más Es­pa­ña que el país ger­mano. Y por su­pues­to que no pro­ce­de ol­vi­dar los pe­lo­ta­zos co­mo el de Ciu­dad Real. Pe­ro pen­sar aho­ra que el tu­ris­mo se va a ver per­ju­di­ca­do por dis­po­ner de tan­tas ins­ta­la­cio­nes es, hay que de­cir­lo con ro­tun­di­dad, una san­dez. Otra co­sa es dis­cu­tir so­bre los lí­mi­tes del cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co y de las ciu­da­des que es­tán di­cien­do bas­ta (Ams­ter­dam, Bar­ce­lo­na, Pal­ma de Ma­llor­ca).

Lo que sí es se­gu­ro es que los ae­ro­puer­tos en Ale­ma­nia (al me­nos en la del Oes­te, la del Es­te es otro can­tar) se em­pla­za­ron de acuer­do con cri­te­rios de pu­ra ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca y te­rri­to­rial, y de eso se be­ne­fi­cia Es­pa­ña y, de re­bo­te, Ga­li­cia. La red de au­to­pis­tas de ese país es mo­dé­li­ca en su con­cep­ción ori­gi­nal, tras aque­llos 20 ki­ló­me­tros ini­cia­les a par­tir de Co­lo­nia inau­gu­ra­dos por el al­cal­de y lue­go can­ci­ller Kon­rad Ade­nauer. Y gra­cias a eso Ale­ma­nia es ca­paz de en­viar a cien­tos de mi­les de tu­ris­tas a Es­pa­ña.

Pe­ro es­tán cam­bian­do los tiem­pos y es muy pron­to pa­ra de­cir si pa­ra bien o pa­ra mal. Por­que una se­ma­na más hay que se­guir pre­di­can­do en el de­sier­to de los ae­ro­puer­tos ga­lle­gos, fe­li­ces co­mo es­tán las tres ciu­da­des con el su­yo e ig­no­ran­tes de que el nú­me­ro de agen­cias de via­jes que dis­po­nen del tí­tu­lo que fa­ci­li­ta la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal del Trans­por­te Aé­reo (IATA) va ca­da día a me­nos... en la mis­ma Ale­ma­nia, un mer­ca­do fun­da­men­tal pa­ra Ga­li­cia.

Así, cuan­do los es­pa­ño­les to­ma­ban las uvas el año pa­sa­do ha­bía en el país ger­mano 2.531 ofi­ci­nas con esa li­cen­cia, y eso sig­ni­fi­ca­ba un re­tro­ce­so de 1,8 % con re­la­ción a do­ce me­ses an­tes. Y lo que es peor, des­de el 2010, en una na­ción que no ha su­fri­do la cri­sis, el nú­me­ro de agen­cias con di­plo­ma IATA se re­du­jo de ma­ne­ra im­pa­ra­ble.

Ello es un sín­to­ma más de la des­ace­le­ra­ción que es­tá su­frien­do el trá­fi­co aé­reo. Si­gue cre­cien­do, sí, pe­ro a me­nor rit­mo, y hay que de­tec­tar cuan­to an­tes la ten­den­cia pa­ra po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas proac­ti­vas en el mun­do del tu­ris­mo. La pa­rá­li­sis ac­tual, sin Go­bierno, es una muy ma­la no­ti­cia pa­ra el sec­tor, por­que re­sul­ta que Es­pa­ña es en es­te ca­so el mo­tor: el im­por­tan­te cre­ci­mien­to re­gis­tra­do en los vue­los en­tre la pe­nín­su­la y Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia sal­va los nú­me­ros. O sea, el tu­ris­mo. In­clui­do el de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, que ha­ce que sean los vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les los que ti­ren del gas­to: de los cin­co gran­des mer­ca­dos emi­so­res, «tan so­lo los tu­ris­tas pro­ce­den­tes de Ale­ma­nia au­men­tan su gas­to dia­rio, que cre­ce un 3,9 %, as­cen­dien­do a 115»”, se­gún el por­tal Ne­xo­tur.

| SAN­DRA ALON­SO

El tu­ris­mo eu­ro­peo, co­mo el alemán, es fun­da­men­tal pa­ra Ga­li­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.