El sue­ño de par­ti­ci­par en el na­val fe­rro­lano con las con­di­cio­nes ale­ma­nas

Óscar Vi­llar tra­ba­ja des­de ha­ce cua­tro años en el as­ti­lle­ro No­bis­krug de Kiel y la­men­ta el sis­te­ma que le obli­gó a ha­cer las ma­le­tas pa­ra po­der em­plear­se

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ol­ga Suá­rez Cuen­ta tu ex­pe­rien­cia en: glo­bal­ga­li­cia@lavoz.es

«Pa­sé cin­co años en el cam­pus de Ferrol y vi­si­ta­mos Na­van­tia tres ve­ces co­mo una ex­cur­sión más de co­le­gio»

«Ven­go de una ciu­dad que vi­ve de las cons­truc­ción na­val, me for­mé y apren­dí con la ilu­sión de ha­cer allí mi vi­da». Es el sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia del fe­rro­lano Óscar Vi­llar, que dis­fru­ta en la ac­tua­li­dad de una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da en la ciu­dad ale­ma­na de Kiel. Allí se tras­la­dó ha­ce cua­tro años pa­ra tra­ba­jar en la cons­truc­ción de un súper ya­te, un ve­le­ro de 180 me­tros que le abrió las puer­tas del mer­ca­do la­bo­ral ger­mano.

Vi­llar es in­ge­nie­ro téc­ni­co Na­val con la es­pe­cia­li­dad de Pro­pul­sión y Ser­vi­cios de Bu­que. Se for­mó en la Uni­ver­si­dad de A Co­ru­ña, en el cam­pus fe­rro­lano de Se­ran­tes, cer­ca de su ca­sa y tam­bién en las in­me­dia­cio­nes del ma­yor as­ti­lle­ro de Ga­li­cia, el de Na­van­tia. A pe­sar de se­pa­rar­le ape­nas 3 ki­ló­me­tros de las ins­ta­la­cio­nes, cri­ti­ca el po­co con­tac­to que los cen­tros for­ma­ti­vos te­nían con los fu­tu­ros cen­tros de tra­ba­jo. «Pa­sé al­go más de 5 años en el cam­pus de Ferrol, y vi­si­ta­mos Na­van­tia tres ve­ces co­mo si fué­ra­mos una ex­cur­sión de co­le­gio». En Kiel di­ce ver ca­da día gen­te jo­ven con el buzo pues­to o en ofi­ci­nas «me­tién­do­se en el mun­do la­bo­ral des­de an­tes de la ma­yo­ría de edad».

Él lle­gó a su ac­tual pues­to de la mano de una em­pre­sa au­xi­liar de Na­van­tia que le con­tra­tó co­mo di­se­ña­dor de tu­be­ría. Des­pués pa­só por un pro­yec­to en Río de Ja­nei­ro (Bra­sil) y otro en Se­vi­lla. Des­de la ca­pi­tal an­da­lu­za dio el sal­to a Kiel, don­de su pri­mer tra­ba­jo con­sis­tió en el di­se­ño de má­qui­nas del ve­le­ro más gran­de del mun­do. A los tres me­ses, la em­pre­sa ale­ma­na No­bis­krug le ofre­ció que­dar­se, con unas con­di­cio­nes me­jo­res a las que le ha­bían lle­va­do allí. Aho­ra co­la­bo­ra en pro­yec­tos de bar­cos de gue­rra pa­ra Thys­sen Krupp. Su mu­jer, in­ge­nie­ra in­for­má­ti­ca, de­jó su tra­ba­jo en Ferrol, hi­zo un cur­so in­ten­si­vo de alemán y al po­co tiem­po em­pe­zó a tra­ba­jar. Y aquel país per­mi­tió a es­tos jó­ve­nes ga­lle­gos ha­cer pro­yec­tos per­so­na­les a largo pla­zo, co­mo ca­sar­se o te­ner una ni­ña. Por­que otro de los in­con­ve­nien­tes que ve des­de la dis­tan­cia es el de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo: más va­ca­cio­nes, más per­mi­sos, más tiem­po por pa­ter­ni­dad, 35 ho­ras se­ma­na­les... Eso sin en­trar en el te­ma eco­nó­mi­co. Vi­llar es pe­si­mis­ta en es­te sen­ti­do y cree que «se han per­di­do mu­chos de­re­chos que nues­tros an­te­pa­sa­dos se ha­bían ga­na­do». Cri­ti­ca «el des­pil­fa­rro de di­ne­ro» del sec­tor na­val y cree que se po­dría «in­ver­tir más en una plan­ti­lla con ex­pe­rien­cia que sub­con­tra­tan­do tan­to tra­ba­jo».

Aún así, le gus­ta­ría vol­ver a Ferrol: «Es mi tie­rra, don­de es­tá mi fa­mi­lia». Y ase­gu­ra que aquí po­dría desa­rro­llar su tra­ba­jo in­clu­so me­jor que en Ale­ma­nia, «por el idio­ma y la cul­tu­ra». Pe­ro lo que no cree que ob­ten­drá aquí nun­ca es la es­ta­bi­li­dad que le otor­ga el ser­vi­cio la­bo­ral ger­mano.

El fe­rro­lano Óscar Vi­llar tra­ba­ja y re­si­de con su fa­mi­lia en Ale­ma­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.