¿La man­za­na tie­ne gu­sano?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Vic­to­ria To­ro

La caí­da de ven­tas de los dis­po­si­ti­vos de Ap­ple obli­gan a la fir­ma de Cu­per­tino a reiven­tar­se an­te sus in­ver­so­res y en­tre las fu­tu­ras no­ve­da­des no se des­car­ta el iCar

En el pri­mer tri­mes­tre de es­te año Ap­ple so­lo ven­dió 51,2 mi­llo­nes de iPho­nes. Pa­re­ce una cifra al­tí­si­ma, pe­ro no lo es. O no lo es en com­pa­ra­ción, por­que en el mis­mo tri­mes­tre del año pa­sa­do, la em­pre­sa crea­da por Ste­ve Jobs ha­bía ven­di­do diez mi­llo­nes más de teléfonos in­te­li­gen­tes. Ese enor­me des­cen­so ha co­lo­ca­do a la com­pa­ñía con se­de en Cu­per­tino en una po­si­ción muy di­fí­cil. Sus re­sul­ta­dos in­ter­anua­les son los peo­res de los úl­ti­mos tre­ce años y sus ac­cio­nes han en­ca­de­na­do jor­na­das de des­cen­sos que las ha si­tua­do en el pre­cio más ba­jo en va­rios años. Un es­ce­na­rio que obli­gó a su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Tim Cook, a sa­lir an­te las cá­ma­ras bus­can­do la cal­ma de los in­ver­so­res.

Por­que ese es uno de los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta Ap­ple: que los in­ver­so­res em­pie­cen a des­con­fiar. La em­pre­sa si­gue sien­do la más gran­de del mun­do, pe­ro su va­lor de mer­ca­do ha des­cen­di­do en mil mi­llo­nes de dó­la­res en un año. Ha­ce do­ce me­ses, cuan­do sus ac­cio­nes es­ta­ban dis­pa­ra­das, al­gu­nos ana­lis­tas ya lo ad­ver­tían. Aun­que iba co­mo un cohe­te, el al­za se iba a de­te­ner, pre­di­je­ron en­ton­ces. In­clu­so in­si­nua­ron que esa pa­ra­da su­pon­dría un ba­ta­ca­zo. Tras lo ocu­rri­do, otra vez, los aná­li­sis tra­tan de ver si es­ta­mos an­te el prin­ci­pio del fin o, de nue­vo, Ap­ple con­se­gui­rá rein­ven­tar­se con al­guno de esos ca­cha­rros, o iCo­sas, con las que ha lle­ga­do a don­de es­tá.

En su apa­ri­ción en te­le­vi­sión, Cook, de­fen­dió es­ta úl­ti­ma al­ter­na­ti­va: «En los nue­vos iPho­ne va­mos a dar­les co­sas sin las que no po­drán vi­vir, pe­ro que, sim­ple­men­te, aho­ra no sa­ben que ne­ce­si­tan». Es de­cir, lo que la em­pre­sa ha he­cho has­ta aho­ra. Pri­me­ro con el or­de­na­dor per­so­nal, des­pués con los teléfonos in­te­li­gen­tes y, por úl­ti­mo, con las ta­ble­tas. Por­que, y eso es in­dis­cu­ti­ble, ellos son los que di­se­ñan nues­tra co­ti­dia­nei­dad tec­no­ló­gi­ca o, al me­nos, los que lo han he­cho has­ta aho­ra.

Cook su­gi­rió ade­más que tie­nen al­go en car­te­ra que se­rá, de nue­vo, re­vo­lu­cio­na­rio. Las es­pe­cu­la­cio­nes no se han he­cho es­pe­rar. Su te­le­vi­sión no es­tá fun­cio­nan­do y su re­loj in­te­li­gen­te no va mal, pe­ro tam­po­co ha si­do un bum co­mo el te­lé­fono. Así que es po­si­ble que o se tra­te de al­go com­ple­ta­men­te nue­vo o se tra­te de un co­che, co­mo se ha ru­mo­rea­do in­sis­ten­te­men­te en los úl­ti­mos años. El tiem­po lo di­rá, pe­ro la al­ter­na­ti­va del iCar, o co­mo quie­ra que lo lla­ma­rán si se ha­ce rea­li­dad, pa­re­ce la más acer­ta­da.

Mien­tras tan­to, los anun­cios que ha he­cho Ap­ple so­bre sus pro­duc­tos más in­me­dia­tos no han con­se­gui­do fre­nar la caí­da. Se es­pe­ra el iPho­ne 7 pa­ra sep­tiem­bre pró­xi­mo re­sis­ten­te al agua, más fino que el iPho­ne 6 y con al­gu­nas pres­ta­cio­nes nue­vas pe­ro, al me­nos que se se­pa por aho­ra, nin­gu­na que le ha­ga tan re­vo­lu­cio­na­rio co­mo in­si­nuó Cook.

El otro anun­cio, un or­de­na­dor sin te­cla­do, tam­po­co pa­re­ce ha­ber ilu­sio­na­do a los in­ver­so­res. Ap­ple des­li­zó el ru­mor jus­to an­tes de pre­sen­tar sus re­sul­ta­dos. La in­ten­ción era ob­via, con­tra­rres­tar los pro­ble­mas que esos ma­los re­sul­ta­dos iban a crear, pe­ro no ha fun­cio­na­do por­que, aun­que a los ex­per­tos en tec­no­lo­gía la idea de un or­de­na­dor sin te­cla­do fí­si­co les pa­re­ce bue­na, no es lo su­fi­cien­te­men­te in­no­va­do­ra. Y no lo es por­que pa­re­ce muy di­fí­cil que nin­gu­na idea vuel­va a traer a los or­de­na­do­res per­so­na­les a las gran­des ci­fras de ven­tas del pa­sa­do.

La pro­pia Ap­ple ha vis­to co­mo las com­pras de sus Mac se re­du­cían un 10 % el tri­mes­tre pa­sa­do, el se­gun­do con­se­cu­ti­vo con esas mis­mas ci­fras de des­cen­so. Pe­ro eso no les es­tá pa­san­do so­lo a ellos. Los or­de­na­do­res se ven­den ca­da vez me­nos.

En es­te es­ce­na­rio de re­tro­ce­so hay una di­vi­sión de la com­pa­ñía de la man­za­na que sí va bien, in­clu­so muy bien. Es la que den­tro de la em­pre­sa se lla­ma Ser­vi­cios. Es de­cir, la que se de­di­ca a pro­veer a los dis­po­si­ti­vos: con­te­ni­dos, apli­ca­cio­nes, soft­wa­re… Y es in­dis­cu­ti­ble que en el mun­do tec­no­ló­gi­co ac­tual, la crea­ción de con­te­ni­dos se es­tá con­vir­tien­do a pa­sos de gi­gan­te en una po­de­ro­sa in­dus­tria. Pe­ro los in­ver­so­res re­ce­lan: si los dis­po­si­ti­vos no se ven­den, tam­po­co lo ha­rán los con­te­ni­dos pa­ra ellos. Aun­que po­dría ser que Ap­ple se rein­ven­ta­ra de for­ma que eso que sí les si­ga dan­do di­ne­ro, un 20 % de au­men­to en el úl­ti­mo tri­mes­tre, y se con­vier­ta en el mo­tor del fu­tu­ro cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.