OB­JE­TI­VO A LA VIS­TA: RE­CU­PE­RAR LA CLA­SE ME­DIA

LA CRI­SIS SE HA LLE­VA­DO MU­CHO POR DE­LAN­TE Y EN ES­PA­ÑA HA IM­PAC­TA­DO CON­TRA UNO DE LOS PI­LA­RES DEL ES­TA­DO DEL BIE­NES­TAR: LA CLA­SE ME­DIA, DE LA QUE HAN SI­DO EX­PUL­SA­DOS TRES MI­LLO­NES DE ES­PA­ÑO­LES. EN­TRE LAS CAU­SAS, DES­EM­PLEO Y SA­LA­RIOS DEVALUADOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ana Bal­sei­ro

«El tra­ba­jo fi­jo y se­gu­ro es un con­cep­to del si­glo XIX». Por es­ta afir­ma­ción, al pre­si­den­te de la pa­tro­nal, Juan Ro­sell, le llo­vie­ron las crí­ti­cas es­ta se­ma­na. Pe­ro lo cier­to es que, com­par­ti­da o no, en su fra­se es­tá la ex­pli­ca­ción del mal que aque­ja a la cla­se me­dia —la im­pa­ra­ble pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral y el des­em­pleo lle­ga­dos con la cri­sis— y que le es­tá li­te­ral­men­te po­nien­do la so­ga al cue­llo a la pie­za fun­da­men­tal pa­ra sos­te­ner el es­ta­do del bie­nes­tar. Qui­zá no se pue­da ha­blar de ries­go de des­apa­ri­ción, pe­ro su de­bi­li­ta­mien­to es evi­den­te. Así lo ilus­tra un re­cien­te in­for­me pu­bli­ca­do por la Fun­da­ción BBVA y el Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas (Ivie), que tras ra­dio­gra­fiar la dis­tri­bu­ción de las ren­tas en Es­pa­ña en­tre el 2003 y el 2013, con­clu­ye que tres mi­llo­nes de per­so­nas han si­do ex­pul­sa­das de la cla­se me­dia du­ran­te la cri­sis. Una san­gría en to­da re­gla. Pe­ro, ¿qué es la cla­se me­dia, qué le ocu­rre y por qué su adel­ga­za­mien­to preo­cu­pa tan­to? Las cla­ves, a con­ti­nua­ción:

1 ¿QUIÉN ES CLA­SE ME­DIA EN ES­PA­ÑA HOY?

«El in­di­ca­dor más ob­je­ti­vo pa­ra con­si­de­rar quién es de cla­se me­dia es el de la ren­ta», ex­pli­ca Luis Mo­reno, pro­fe­sor de in­ves­ti­ga­ción del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) y el so­ció­lo­go y po­li­tó­lo­go es­pa­ñol más ci­ta­do en las pu­bli­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas mun­dia­les. Ma­ti­za que el «aba­ni­co de lo que se con­si­de­ran ren­tas me­dias es am­plio. Al­gu­nos ana­lis­tas in­clu­yen a to­dos aque­llos que for­man ho­ga­res con in­gre­sos men­sua­les de en­tre 1.500 y 4.000 eu­ros», pe­ro a ello hay que aña­dir el as­pec­to sub­je­ti­vo. «De acuer­do a es­ta au­to­per­cep­ción hay en­cues­tas que in­di­can que has­ta tres cuar­tas par­tes de la po­bla­ción se con­si­de­ra cla­se me­dia». En con­cre­to en el 2007, en pleno bum in­mo­bi­lia­rio, el CIS cons­ta­tó que más del 63 % de la po­bla­ción se au­to­de­fi­nía así. Y al in­di­ca­dor de la ren­ta hay que su­mar tam­bién el edu­ca­ti­vo ya que, co­mo re­cuer­da Ob­du­lia Ta­boa­de­la, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña (UDC), «de­fi­ni­mos la cla­se so­cial por el ni­vel que tie­nes en la es­truc­tu­ra ocu­pa­cio­nal y que, en lo que res­pec­ta a la cla­se me­dia, tra­di­cio­nal­men­te se re­fe­ría a ocu­pa­cio­nes cua­li­fi­ca­das, que dan sen­ti­do al ca­pi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo y que su­po­nían un ni­vel de in­gre­sos». Has­ta la cri­sis.

2 EL IM­PAC­TO DE LA CRI­SIS

El In­for­me Es­pa­ña 2014, ela­bo­ra­do por la Fun­da­ción En­cuen­tro, lo re­su­me con un elo­cuen­te tí­tu­lo: «La quie­bra de la cla­se me­dia es­pa­ño­la». La cri­sis ha frac­tu­ra­do a los men­guan­tes es­tra­tos in­ter­me­dios que, co­mo cuan­ti­fi­can BBVA e Ivie, han re­tro­ce­di­do en una dé­ca­da des­de al­go más del 60 % de la po­bla­ción a po­co más del 52 %, los ci­ta­dos tres mi­llo­nes de es­pa­ño­les des­cen­di­dos de di­vi­sión so­cial. Es lo que se co­no­ce co­mo «mo­vi­li­dad so­cial des­cen­den­te, al­go iné­di­to en el ca­pi­ta­lis­mo has­ta la cri­sis», es de­cir, que por pri­me­ra vez los hi­jos van a vi­vir peor que sus pa­dres, apun­ta Ta­boa­de­la.

Se­gún el in­for­me de BBVA e Ivie, ba­sa­do en los da­tos de la Encuesta de Con­di­cio­nes de Vi­da que rea­li­za el INE, la ren­ta me­dia dis­po­ni­ble de las fa­mi­lias se ha re­du­ci­do un 20 % du­ran­te la cri­sis, re­gre­san­do a ni­ve­les de ha­ce una dé­ca­da. En el 2007 es­ta­ba en torno a 28.000 eu­ros y ca­yó a los 22.000 en el 2013, mien­tras que en el 2003 la me­dia era de 26.000 eu­ros. Los des­cen­sos más acu­sa­dos se han pro­du­ci­do en los ho­ga­res con me­nos re­cur­sos, de­bi­do al pa­ro, a la pre­ca­ri­za­ción y a la fal­ta de opor­tu­ni­da­des.

3 LA INFRACLASE

Jun­to con la mo­vi­li­dad so­cial des­cen­den­te, Ta­boa­de­la lla­ma la aten­ción so­bre la irrup­ción de otra fi­gu­ra des­apa­re­ci­da des­de la re­vo­lu­ción in­dus­trial: el tra­ba­ja­dor po­bre. «El mer­ca­do la­bo­ral vuel­ve a ac­ti­var­se, pe­ro lo ha­ce con un mo­de­lo de em­pleo pre­ca­rio y de ba­jos sa­la­rios. De es­te mo­do, es­ta­mos crean­do una infraclase de tra­ba­ja­do­res que, in­clu­so con em­pleo, no van a ser ca­pa­ces de so­bre­vi­vir so­lo con su tra­ba­jo». Es el pre­ca­ria­do, que re­tro­ali­men­ta el fe­nó­meno de la ex­clu­sión so­cial o del des­cla­sa­mien­to ha­cia aba­jo y que se ce­ba con los jó­ve­nes, que, pe­se a su for­ma­ción, ven blo­quea­do el ac­ce­so a la cla­se me­dia.

4 LA BRE­CHA DE LA DE­SIGUAL­DAD SE EXPANDE

Mo­reno apun­ta, por su par­te, que «el im­pac­to de la cri­sis ha si­do ma­yor en la cla­se ba­ja, la co­rres­pon­dien­te al sex­to de la po­bla­ción con me­no­res ren­tas», y po­ne el fo­co en que «los re­cor­tes en el gas­to pú­bli­co, ade­más de los efec­tos del des­em­pleo, han afec­ta­do más a los po­bres y vul­ne­ra­bles». Pe­ro en­tre los di­ver­sos seg­men­tos de la cla­se me­dia la cri­sis ha abier­to una bre­cha ca­da vez más pro­fun­da, al en­san­char­se la di­fe­ren­cia de in­gre­sos de los seg­men­tos su­pe­rio­res con los in­fe­rio­res.

5 EL RIES­GO DE PO­BRE­ZA, CA­DA VEZ MÁS JO­VEN

Tam­bién se cons­ta­tan cam­bios en el per­fil de edad de los tra­mos con ma­yo­res in­gre­sos, que «han en­ca­ne­ci­do», co­mo grá­fi­ca­men­te lo des­cri­be Pau Ma­ri-Klo­se, pro­fe­sor de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, al con­cen­trar­se los ma­yo­res in­gre­sos en los gru­pos de ma­yor edad. Ca­be re­cor­dar que las ta­sas de ries­go de po­bre­za du­ran­te la cri­sis han dis­mi­nui­do en los gru­pos de per­so­nas ma­yo­res de 65, pe­ro se han in­cre­men­ta­do en­tre los más jó­ve­nes.

La úl­ti­ma Encuesta de Con­di­cio­nes de Vi­da con­fir­mó que el por­cen­ta­je de po­bla­ción en ries­go de po­bre­za au­men­tó ca­si dos pun­tos, has­ta el 22,2 % en el 2014 (ana­li­za los in­gre­sos del año an­te­rior). Pe­ro mien­tras que pa­ra los ma­yo­res de 65 años se si­tuó en el 11,4 % de la po­bla­ción fren­te a ca­si el 22 % del 2010, pa­ra los de eda­des com­pren­di­das en­tre 16 y 64 años pa­só al 23,2 % des­de el 18,6 % en el mis­mo pe­río­do, y el por­cen­ta­je de ries­go de po­bre­za in­fan­til su­peró el 30,1 %.

6 ¿POR QUÉ LA CLA­SE ME­DIA ES CLA­VE?

«Por­que es la más ex­ten­sa y la que más im­pues­tos pa­ga, es de­cir, es fun­da­men­tal pa­ra sos­te­ner el es­ta­do del bie­nes­tar», re­su­me Jo­sé Luis Rey, pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho de Comillas Ica­de y coor­di­na­dor del li­bro Sos­te­ni­bi­li­dad del Es­ta­do del Bie­nes­tar en Es­pa­ña.

7 EL RIES­GO DE SU ERO­SIÓN

Su de­bi­li­ta­mien­to preo­cu­pa, ade­más de por­que es el sos­tén del es­ta­do del bie­nes­tar, por su de­ri­va­da so­cio­po­lí­ti­ca, que es «la le­gi­ti­mi­dad que le otor­ga­mos a es­ta de­mo­cra­cia», apun­ta Ta­boa­de­la. «Las en­cues­tas que se es­tán ha­cien­do en Eu­ro­pa mues­tran que las cla­ses me­dias le es­tán re­ti­ran­do el apo­yo sin fi­su­ras que le da­ban a ese sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta co­rre­gi­do, al ca­pi­ta­lis­mo del bie­nes­tar, por­que su si­tua­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo ca­da vez jus­ti­fi­ca me­nos ese apo­yo ce­rra­do. Y ese es un pro­ble­ma tam­bién pa­ra la de­mo­cra­cia, co­mo mues­tra el as­cen­so de los par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha en paí­ses con ma­yor es­ta­do del bie­nes­tar», aña­de. Rey, por su par­te, sub­ra­ya la im­por­tan­cia de desa­rro­llar po­lí­ti­cas fis­ca­les «más pro­gre­si­vas» y po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas «efi­cien­tes».

JUAN. S. G

| JO­SÉ PAR­DO

Los dos in­di­ca­do­res que me­jor re­pre­sen­tan lo que se en­tien­de por cla­se so­cial es el ni­vel de ren­ta y la for­ma­ción. En Es­pa­ña, la cla­se me­dia se ha re­du­ci­do en diez años del 60 al 52 % de la po­bla­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.