LOS GA­LLE­GOS, LOS CON­CE­LLOS QUE ME­JOR RE­CAU­DAN

Los mu­ni­ci­pios ga­lle­gos ya su­pe­ran la me­dia es­pa­ño­la en cuan­to a ges­tión re­cau­da­to­ria, pe­ro in­gre­san ca­si 300 eu­ros me­nos al año por ha­bi­tan­te In­vier­ten más en re­si­duos, agua y alum­bra­do por la dis­per­sión te­rri­to­rial que ca­rac­te­ri­za a la co­mu­ni­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Se­ra­fín Lo­ren­zo

Los con­ce­llos ga­lle­gos son de los me­jo­res es­pa­ño­les en ges­tión re­cau­da­to­ria, aun­que in­gre­sen me­nos. La cri­sis les obli­gó a in­cre­men­tar el co­bro por ta­sas e im­pues­tos pa­ra com­pen­sar la me­nor en­tra­da de fon­dos pú­bli­cos.

El in­cre­men­to de la re­cau­da­ción por ta­sas e im­pues­tos se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal pa­lan­ca de in­gre­sos de los ayun­ta­mien­tos ga­lle­gos des­de el ini­cio de la cri­sis. En un con­tex­to de no­to­ria des­ace­le­ra­ción de la en­tra­da de fon­dos pú­bli­cos pro­ce­den­tes de trans­fe­ren­cias de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes, prin­ci­pal­men­te del Es­ta­do, los con­ce­llos se han apli­ca­do en me­jo­rar su ca­pa­ci­dad re­cau­da­to­ria pa­ra com­pen­sar la mer­ma de in­gre­sos por esa vía y tam­bién por el pin­cha­zo de tri­bu­tos que, con el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja del la­dri­llo, de­ja­ron de nu­trir las ar­cas mu­ni­ci­pa­les. La re­cau­da­ción fis­cal de los 314 con­ce­llos, en lo que res­pec­ta a la ces­ta de los im­pues­tos di­rec­tos (el IBI y los que gra­va las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y los vehícu­los de trac­ción me­cá­ni­ca, fun­da­men­tal­men­te) y las ta­sas, se ha in­cre­men­ta­do en 151 mi­llo­nes des­de el 2008. Es un 25 % más de lo que in­gre­sa­ban esos ayun­ta­mien­tos en los al­bo­res de la cri­sis.

Y pe­se a to­do, el mu­ni­ci­pa­lis­mo ga­lle­go si­gue muy por de­ba­jo de la me­dia es­pa­ño­la en sus in­gre­sos. Un in­for­me ela­bo­ra­do por la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Mu­ni­ci­pios e Pro­vin­cias (Fe­gamp) ci­fra ese des­ajus­te en ca­si 300 eu­ros de me­dia por ha­bi­tan­te y año. Mien­tras en el con­jun­to de los ayun­ta­mien­tos es­pa­ño­les en­tran 1.048 eu­ros por ejer­ci­cio, los de es­ta co­mu­ni­dad se que­dan en 772. Ese des­equi­li­brio se ex­pli­ca, en bue­na par­te, por el agra­vio que pa­de­cen los mu­ni­ci­pios ga­lle­gos en la par­ti­ci­pa­ción en los in­gre­sos del Es­ta­do. El mo­de­lo de re­par­to apro­ba­do en el 2004 pro­vo­ca que, mien­tras los ga­lle­gos re­ci­bi­rán es­te año una me­dia de 209 eu­ros por ha­bi­tan­te, los ayun­ta­mien­tos ma­dri­le­ños, por ejem­plo, in­gre­sa­rán 344. Otro ejem­plo: Za­ra­go­za con­ta­rá con una en­tre­ga a cuen­ta del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da más ele­va­da que la su­ma de las sie­te prin­ci­pa­les ciu­da­des de es­ta co­mu­ni­dad. Pe­ro en el des­fa­se en la en­tra­da de re­cur­sos en las ar­cas lo­ca­les tam­bién in­flu­ye la bre­cha en la re­cau­da­ción pro­ce­den­te del IBI.

A pe­sar de la es­ca­la­da que ha ex­pe­ri­men­ta­do des­de el 2012 el im­pues­to que gra­va los bie­nes in­mue­bles, co­mo con­se­cuen­cia de la pues­ta al día de los ti­pos im­po­si­ti­vos, la enor­me di­fe­ren­cia en el va­lor ca­tas­tral se tras­la­da a la re­cau­da­ción. El va­lor ca­tas­tral me­dio por inmueble es­tá en Ga­li­cia en 33.000 eu­ros, cuan­do en el con­jun­to de Es­pa­ña as­cien­de a 60.000. Los téc­ni­cos de la Red Lo­ca­lis ad­vier­ten al res­pec­to que el ele­men­to bá­si­co pa­ra la me­jo­ra re­cau­da­to­ria de los con­ce­llos es la ac­tua­li­za­ción de las po­nen­cias de va­lo­res, «que pre­sen­tan en su gran ma­yo­ría an­ti­güe­da­des su­pe­rio­res a 10 años». Pe­ro ob­ser­van que, al mis­mo tiem­po, tam­bién es de­ter­mi­nan­te la co­rrec­ción de los «efec­tos no desea­dos» que esas ac­tua­li­za­cio­nes pro­du­cen en el cálcu­lo de las par­ti­ci­pa­cio­nes en los in­gre­sos del Es­ta­do. La Fe­gamp apun­ta, en es­te sen­ti­do, que el me­nor po­der re­cau­da­to­rio en el IBI re­per­cu­te de for­ma ne­ga­ti­va en ese con­cep­to en los con­ce­llos de me­nos de 75.000 ha­bi­tan­tes. El or­ga­nis­mo mu­ni­ci­pa­lis­ta cues­tio­na que el sis­te­ma de re­par­to de esos re­cur­sos no pri­ma la co­rres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal sino la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de ca­da ayun­ta­mien­to, con lo que pri­ma a los que tie­nen más re­cur­sos.

Aquí es pre­ci­so re­cal­car que el pro­ble­ma de la me­nor en­tra­da de in­gre­sos a tra­vés de los im­pues­tos es, se­gún los téc­ni­cos, de una pre­sión fis­cal que en Ga­li­cia si­gue sien­do ba­ja, pe­ro no de una ma­la ges­tión re­cau­da­to­ria. Por­que los ayun­ta­mien­tos ga­lle­gos se en­cuen­tran ahí por en­ci­ma de la me­dia es­pa­ño­la. En su úl­ti­mo in­for­me so­bre la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de los mu­ni­ci­pios, la Red Lo­ca­lis sub­ra­ya que, con la ex­cep­ción de las ta­sas don­de los re­sul­ta­dos es­tán igua­la­dos, los por­cen­ta­jes de re­cau­da­ción en to­dos los im­pues­tos lo­ca­les su­pe­ran las me­dias es­ta­ta­les con di­fe­ren­cias que van del 9 al 5 %. Re­cuer­da tam­bién que el pro­pio Con­se­llo de Con­tas se­ña­ló que aque­llos con­ce­llos de 20.000 a 50.000 ha­bi­tan­tes que han en­co­men­da­do la ges­tión re­cau­da­to­ria a las dipu­tacio­nes pre­sen­tan me­jo­res re­sul­ta­dos.

Pe­se a es­tos es­co­llos, los mu­ni­ci­pios ga­lle­gos con­tem­pla­ban en sus pre­su­pues­tos del 2015 la pre­vi­sión de re­cau­dar 754,5 mi­llo­nes en im­pues­tos di­rec­tos, 150 más de lo que esos tri­bu­tos apor­ta­ron a sus cuen­tas en el 2008. Y el IBI es lo que ti­ra de ese re­pun­te. Los con­ce­llos in­gre­sa­ron en el 2014 (úl­ti­mo ejer­ci­cio con el pre­su­pues­to li­qui­da­do) un to­tal de 484,6 mi­llo­nes pro­ce­den­tes del IBI de na­tu­ra­le­za ur­ba­na. En el 2011 ha­bían re­cau­da­do por el mis­mo im­pues­to 395,9. Si se atien­den los in­gre­sos por ha­bi­tan­te, en esos cin­co años, el IBI ur­bano ha pa­sa­do de re­por­tar a los ayun­ta­mien­tos ga­lle­gos 141,6 eu­ros anua­les a in­yec­tar 176,30. Si en el 2011 su pe­so en los in­gre­sos glo­ba­les los mu­ni­ci­pios era del 17,7 %, aho­ra al­can­za el 22,2. El otro gran pi­lar de la fi­nan­cia­ción lo­cal, al mar­gen de las trans­fe­ren­cias, son las ta­sas, que su­man 306 mi­llo­nes, 20 más que en el 2008. Tam­bién han au­men­ta­do las trans­fe­ren­cias, aun­que su pe­so en el con­jun­to de los in­gre­sos mu­ni­ci­pa­les es me­nor aho­ra que an­tes de la cri­sis. En el 2007, prác­ti­ca­men­te la mi­tad de la fi­nan­cia­ción lo­cal (49,5 %) pro­ce­día de apor­ta­cio­nes de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes. Aho­ra re­pre­sen­ta el 42,7 %.

Los me­no­res in­gre­sos en re­la­ción a la me­dia de los ayun­ta­mien­tos es­pa­ño­les ex­pli­can que el gas­to de los ga­lle­gos tam­bién re­sul­te más mo­des­to. Pe­ro hay ex­cep­cio­nes elo­cuen­tes. Los ga­lle­gos, por ejem­plo, in­vier­ten más por ha­bi­tan­te en los ser­vi­cios en­mar­ca­dos en el pro­gra­ma de bie­nes­tar co­mu­ni­ta­rio, den­tro de unas pres­ta­cio­nes bá­si­cas a las que des­ti­nan 863 mi­llo­nes al año. Ahí en­tran la ges­tión de la ba­su­ra, el agua y el alum­bra­do pú­bli­co. Co­mo es ló­gi­co, ese ma­yor es­fuer­zo tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con la ele­va­da dis­per­sión po­bla­cio­nal que ca­rac­te­ri­za el te­rri­to­rio ga­lle­go, y que ha­ce que pres­tar el mis­mo ser­vi­cio aca­rree aquí una fac­tu­ra más ele­va­da que en otras co­mu­ni­da­des.

En­tre el 2011 y el 2014, la in­ver­sión de los con­ce­llos en bie­nes­tar co­mu­ni­ta­rio ha cre­ci­do en 25 mi­llo­nes, que su­po­nen pa­sar de 150 eu­ros por ha­bi­tan­te a 162. Pe­ro en el res­to de los gran­des ca­pí­tu­los de gas­to ha des­cen­di­do, sal­vo pe­que­ños in­cre­men­tos en se­gu­ri­dad y mo­vi­li­dad. Aun­que el ma­yor re­pun­te se lo­ca­li­za en la par­ti­da des­ti­na­da a amor­ti­zar deu­da pú­bli­ca, que en el 2008 ab­sor­bió 113,5 mi­llo­nes y en el 2014 cap­tó 158,6.

El IBI es el im­pues­to que más ha ti­ra­do al al­za de los in­gre­sos que ob­tie­nen los con­ce­llos ga­lle­gos des­de la cri­sis

El va­lor ca­tas­tral me­dio en Ga­li­cia es­tá en los 33.000 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.