RA­ZO­NES PA­RA CON­FIAR EN UNA ECO­NO­MÍA MÁS ES­TA­BLE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

La pro­yec­ción del co­mer­cio mun­dial, la me­jo­ra de las eco­no­mías emer­gen­tes y el es­tí­mu­lo de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros son ra­zo­nes que, pa­ra el pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes, au­gu­ran cal­ma eco­nó­mi­ca.

Son­ría. Las nu­bes que es­ta­ban ate­na­zan­do la eco­no­mía mun­dial em­pie­zan a di­si­par­se. Ya sa­be que la eco­no­mía es co­mo la me­teo­ro­lo­gía, ve­mos

lo que ve­mos y siem­pre a corto pla­zo y aun así, nun­ca es des­car­ta­ble una ci­clo­gé­ne­sis inex­pli­ca­ble. En to­do ca­so, to­do mues­tra que en­tra­mos, a ni­vel mun­dial, en una pri­ma­ve­ra eco­nó­mi­ca que aun­que no sa­be­mos cuán­to pue­de du­rar, es pre­vi­si­ble que nos acom­pa­ñe du­ran­te to­do es­te año.

El ín­di­ce glo­bal de di­rec­to­res de com­pra, PMI, mues­tra que la pro­duc­ción en las eco­no­mías emer­gen­tes, el área en la que se es­ta­ba ges­tan­do una po­si­ble tor­men­ta, ha me­jo­ra­do li­ge­ra­men­te, di­si­pan­do, por un la­do, el mie­do a una nue­va re­ce­sión eco­nó­mi­ca mun­dial y, por otro, es­ti­mu­lan­do los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Un aná­li­sis del co­mer­cio mun­dial pro­por­cio­na con­clu­sio­nes si­mi­la­res, de he­cho, el ín­di­ce PMI glo­bal de nue­vos pe­di­dos ex­te­rio­res ha au­men­ta­do mar­gi­nal­men­te, de 49,4 a 49,6, en mar­zo, apun­tan­do a una dé­bil ex­pan­sión del co­mer­cio mun­dial.

Qui­zás lo que es más im­por­tan­te, los pre­cios del brent, se es­tán re­cu­pe­ran­do, sus­ten­tán­do­se en una mo­de­ra­ción del ex­ce­so de la pro­duc­ción a la vez que en un in­cre­men­to de la de­man­da. Adi­cio­nal­men­te ha ha­bi­do cam­bios sus­tan­cia­les en Ara­bia Sau­dí que pue­den ser la an­te­sa­la de una mo­di­fi­ca­ción en su es­tra­te­gia de inun­dar los mer­ca­dos ener­gé­ti­cos de pe­tró­leo sau­di­ta. Es­toy pen­san­do en el ce­se de su mi­nis­tro de Pe­tró­leo y en que el nue­vo ti­tu­lar es aho­ra el pre­si­den­te de su mul­ti­na­cio­nal pe­tro­le­ra, Aram­co. En to­do ca­so, no de­be­mos ol­vi­dar que el pre­cio del ba­rril brent se ha in­cre­men­ta­do en un 67 % so­bre el mí­ni­mo de los úl­ti­mos do­ce me­ses. Y, ¿por qué es es­to tan im­por­tan­te? se pre­gun­ta­rá. La caí­da del pre­cio del ba­rril des­tro­za­ba los pre­su­pues­tos gu­ber­na­men­ta­les de paí­ses con los que man­te­ne­mos fuer­tes la­zos co­mer­cia­les, pien­se por ejem­plo en Mé­xi­co, Bra­sil, Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la o Bra­sil. An­te una ba­ja­da de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios, lo na­tu­ral es que es­tos paí­ses re­du­je­ran su gas­to en in­fra­es­truc­tu­ras, re­cor­ta­ran sus pre­su­pues­tos pa­ra obra ci­vil; si así ocu­rrie­ra su de­man­da in­te­rior se cae­ría y con ello sus ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to. En ese mar­co, mu­chas em­pre­sas pa­ra­li­za­rían sus in­ver­sio­nes, otras des­in­ver­ti­rían, ge­ne­ran­do una caí­da de las mo­ne­das na­cio­na­les fren­te a las di­vi­sas más fuer­tes, co­mo el eu­ro o el dó­lar. Es­to, a su vez, pro­vo­ca­ría un in­cre­men­to del pre­cio de los pro­duc­tos im­por­ta­dos, es de­cir in­fla­ción so­bre una par­te de su ces­ta de la com­pra. Es­ta subida de pre­cios su­pon­dría una pér­di­da del po­der de com­pra que se ma­ni­fes­ta­ría, por un la­do, en una re­duc­ción del con­su­mo do­més­ti­co y, por otro, en ma­yo­res de­man­das sa­la­ria­les. Es de­cir, la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo es­ta­ría crean­do las ba­ses pa­ra el na­ci­mien­to de una re­ce­sión de las eco­no­mías emer­gen­tes. A ni­vel es­pa­ñol, in­di­car que es­to ter­mi­na­ría de hun­dir nues­tro Ibex, in­ca­paz de aguan­tar el cie­rre de los mer­ca­dos ac­tua­les de nues­tras com­pa­ñías de in­ge­nie­ría ci­vil. Chi­na, por un la­do, es­tá des­ace­le­rán­do­se acor­de a los ob­je­ti­vos mar­ca­dos por sus au­to­ri­da­des y, por otro, los in­di­ca­do­res de corto pla­zo se­ña­lan un rit­mo sos­te­ni­do de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, se cons­ta­tan me­jo­ras en la pro­duc­ción in­dus­trial, en la in­ver­sión en ac­ti­vos fi­jos, en la ex­pan­sión del cré­di­to y en las ven­tas al por me­nor. El mer­ca­do de la vi­vien­da pa­re­ce es­ta­bi­li­zar­se, con un li­ge­ro re­pun­te de la in­ver­sión re­si­den­cial y au­men­tos de los pre­cios de la vi­vien­da en las gran­des ciu­da­des.

To­do pa­re­ce in­di­car que la eco­no­mía mun­dial se ubi­ca­rá en una sen­da de cre­ci­mien­to es­ta­ble y mo­de­ra­do; por tan­to, nun­ca más que aho­ra el cre­ci­mien­to es­pa­ñol jue­ga en cam­po pro­pio; lo que sea­mos, de­pen­de­rá de no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.