¿Pa­ra cuán­do las re­for­mas pen­dien­tes?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría Ca­da­val Sam­pe­dro Ma­ría Ca­da­val Sam­pe­dro Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les. USC

El rey ha fir­ma­do el de­cre­to de con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes pa­ra el 26 de ju­nio, así que ya es­ta­mos ofi­cial­men­te, otra vez, en pre­cam­pa­ña elec­to­ral. To­dos no­so­tros so­mos cons­cien­tes de que te­ne­mos un Go­bierno in­te­ri­no des­de oc­tu­bre, lo que ha­ce real­men­te di­fí­cil el di­se­ño de las re­for­mas que se ha­brán de aco­me­ter, al­gu­na de ellas, con ca­rác­ter ur­gen­te.

Pre­ci­sa­mos un cam­bio en el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos —na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les—, con el fin de ha­cer­los efi­cien­tes y de re­du­cir al má­xi­mo los cos­tes de transac­ción. El con­jun­to de po­lí­ti­cas que afec­tan a los fac­to­res de pro­duc­ción co­mo el tra­ba­jo, el ca­pi­tal, la edu­ca­ción, la in­ves­ti­ga­ción, etc., bien apli­ca­das, ha­cen que la ta­sa de cre­ci­mien­to po­ten­cial au­men­te a me­dio pla­zo, si se lo­gran in­tro­du­cir los cam­bios es­truc­tu­ra­les ade­cua­dos. Pa­ra ello, de­be­mos te­ner cla­ra la hoja de ru­ta y, la pro­vi­sio­na­li­dad del Go­bierno, ha­ce di­fí­cil su nue­va con­fi­gu­ra­ción y no per­mi­te que nos en­gan­che­mos a uno de los ejes fun­da­men­ta­les del fu­tu­ro, la re­vo­lu­ción in­dus­trial 4.0. A es­to he­mos de aña­dir los da­tos co­no­ci­dos en el mes de abril so­bre el des­equi­li­brio de las cuen­tas pú­bli­cas en el 2015. El in­cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit ha pues­to el fo­co en dos re­for­mas tron­ca­les que han de abor­dar­se de ma­ne­ra in­mi­nen­te: la de las pen­sio­nes y la del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca.

Mu­chos es­ta­mos hoy preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro de las pen­sio­nes, por­que ve­mos có­mo evo­lu­cio­na la ta­sa de en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y la de fer­ti­li­dad, lo que ha­ce muy di­fí­cil man­te­ner en el tiem­po la re­la­ción en­tre el nú­me­ro de per­cep­to­res y de co­ti­zan­tes. El fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad es in­su­fi­cien­te y ha­brá que in­tro­du­cir cam­bios que co­mien­cen por ajus­tar la edad de ju­bi­la­ción —que se fi­jó en los 65 años en 1919—, y adap­tar­la a la es­pe­ran­za de vi­da ac­tual, ade­más de li­gar, de al­gu­na ma­ne­ra, las pen­sio­nes a la pro­duc­ti­vi­dad. To­do ello ha de ve­nir pre­ce­di­do de un de­ba­te abier­to en el seno del Pac­to de To­le­do, pe­ro tam­bién en­tre to­das las fuer­zas y agen­tes so­cia­les de nues­tro país.

La re­for­ma del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca es tan ne­ce­sa­ria co­mo la an­te­rior, cons­cien­tes ade­más de que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han de ha­cer un ajus­te adi­cio­nal en es­te ejer­ci­cio que, sin du­da, afec­ta­rá al es­ta­do de bie­nes­tar. La sos­te­ni­bi­li­dad de la edu­ca­ción y de la sa­ni­dad es hoy una preo­cu­pa­ción com­par­ti­da en­tre los ciu­da­da­nos y los ges­to­res pú­bli­cos. La fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, cu­ya úl­ti­ma ver­sión da­ta del 2009, ha de re­vi­sar­se por­que des­pués de es­te pe­río­do he­mos cons­ta­ta­do que los dos ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les que se per­se­guían: ga­ran­ti­zar la su­fi­cien­cia y la igual­dad de re­cur­sos fi­nan­cie­ros bá­si­cos, se han vis­to las­tra­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca y la mer­ma de la re­cau­da­ción fi­nan­cie­ra, que ha ge­ne­ra­do de­sigual­da­des en­tre las co­mu­ni­da­des de ré­gi­men co­mún. Es­tán pen­dien­tes de adop­tar las me­di­das que per­mi­tan cum­plir con el ob­je­ti­vo de au­to­no­mía y co­rres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, la ni­ve­la­ción en­tre co­mu­ni­da­des, sin ol­vi­dar la or­di­na­li­dad y la co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción de la so­li­da­ri­dad. Pa­ra Ga­li­cia, es fun­da­men­tal man­te­ner los me­ca­nis­mos de ni­ve­la­ción que per­mi­ten com­pen­sar a los te­rri­to­rios con me­nos ca­pa­ci­dad fis­cal, y si es­to vie­ne acom­pa­ña­do de una sim­pli­fi­ca­ción de los fon­dos des­ti­na­dos a tal fin, nos per­mi­ti­ría ga­nar en trans­pa­ren­cia.

La re­for­ma ha de su­po­ner tam­bién la re­de­fi­ni­ción de las ne­ce­si­da­des de gas­to, de tal ma­ne­ra que per­mi­ta ha­cer un cálcu­lo co­rrec­to del cos­te de la pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos fun­da­men­ta­les, su­peran­do las li­mi­ta­cio­nes del ac­tual ín­di­ce —la po­bla­ción ajus­ta­da— e in­tro­du­cien­do va­ria­bles fun­da­men­ta­les pa­ra nues­tro te­rri­to­rio co­mo la dis­per­sión o el en­ve­je­ci­mien­to. Abor­dan­do, a ma­yo­res, un cam­bio de rol que de­be­ría to­car al Con­se­jo de Po­lí­ti­ca Fis­cal y Fi­nan­cie­ra y la con­ver­sión del Se­na­do en una ver­da­de­ra cá­ma­ra de re­pre­sen­ta­ción te­rri­to­rial. Mu­chas ta­reas, pues, que de mo­men­to ten­drán que es­pe­rar a que se con­fi­gu­re un nue­vo Go­bierno y a que la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca tor­ne ope­ra­ti­vos los cam­bios es­truc­tu­ra­les que pre­ci­sa­mos pa­ra se­guir avan­zan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.