BLAN­QUEO-VIDEOCÁMARAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Soy director de una so­cie­dad y me co­men­tan que soy su­je­to obli­ga­do por la Ley de Pre­ven­ción de Blan­queo de Ca­pi­ta­les y Fi­nan­cia­ción del Te­rro­ris­mo. ¿Es cier­to? ¿Qué de­bo ha­cer?

Sí, si en su ca­li­dad de director, es­tá su­je­to a la nor­ma­ti­va de pre­ven­ción de blan­queo de ca­pi­ta­les, de­fi­ni­da co­mo ac­ti­vi­dad ile­gal que con­sis­te en di­si­mu­lar el ori­gen de fon­dos pro­ce­den­tes de ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas o de na­tu­ra­le­za cri­mi­nal.

Co­mo su­je­to obli­ga­do, de­be es­tar vi­gi­lan­te an­te la apa­ri­ción de cual­quier in­di­cio de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de blan­queo de ca­pi­ta­les y/o fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo, ne­gán­do­se a ne­go­ciar con las per­so­nas sos­pe­cho­sas

Una re­cien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en­tien­de que no se vul­ne­ra el de­re­cho a la in­ti­mi­dad y a la pro­tec­ción de da­tos por la ins­ta­la­ción de cá­ma­ras de ví­deo­vi­gi­lan­cia en la em­pre­sa sin con­sen­ti­mien­to ni co­no­ci­mien­to por par­te de los tra­ba­ja­do­res con la fi­na­li­dad de lle­var a ca­bo una fun­ción de con­trol, an­te la exis­ten­cia de cla­ros in­di­cios de irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das en el desem­pe­ño de la re­la­ción la­bo­ral.

Por tan­to, no se re­quie­re el con­sen­ti­mien­to del tra­ba­ja­dor pa­ra re­ca­bar las imá­ge­nes cuan­do su fi­na­li­dad es­tá di­ri­gi­da al con­trol de la re­la­ción la­bo­ral, en­ten­dién­do­se dis­pen­sa­da la em­pre­sa de ob­te­ner di­cho con­sen­ti­mien­to con ba­se en la ex­cep­ción con­tem­pla­da en el ar­tícu­lo 6.2 de la LOPD, que dis­po­ne es­ta po­si­bi­li­dad pa­ra el man­te­ni­mien­to, de­sa­rro­llo y con­trol de la re­la­ción la­bo­ral.

de rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta y co­mu­ni­cán­do­lo in­me­dia­ta­men­te al Ser­vi­cio Eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión de Pre­ven­ción del Blan­queo de Ca­pi­ta­les e In­frac­cio­nes Mo­ne­ta­rias, ins­ti­tu­ción res­pec­to de la cual le ata­ñe un de­ber de co­la­bo­ra­ción.

El in­cum­pli­mien­to de ta­les de­be­res por los su­je­tos obli­ga­dos pu­die­ra ser cons­ti­tu­ti­vo de in­frac­ción —con­for­me al ca­tá­lo­go in­clui­do en la nor­ma­ti­va, sub­di­vi­do en di­fe­ren­tes ca­te­go­rías– castigada con san­cio­nes.

¿Se pue­den ins­ta­lar videocámaras en la em­pre­sa co­mo me­dio de con­trol de los tra­ba­ja­do­res?

El con­sen­ti­mien­to se en­tien­de im­plí­ci­to en la pro­pia acep­ta­ción del con­tra­to, que im­pli­ca re­co­no­ci­mien­to del po­der de di­rec­ción del em­pre­sa­rio.

Sí exis­te un de­ber de in­for­ma­ción pre­via, co­mo par­te del con­te­ni­do esen­cial del de­re­cho a la pro­tec­ción de da­tos, de acuer­do con un prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad, en­ten­dien­do su­fi­cien­te la co­lo­ca­ción por la em­pre­sa del co­rres­pon­dien­te dis­tin­ti­vo en el es­ca­pa­ra­te co­mo cum­pli­mien­to de la obli­ga­ción de in­for­ma­ción pre­via, por lo que los tra­ba­ja­do­res po­dían co­no­cer la exis­ten­cia de las cá­ma­ras y la fi­na­li­dad pa­ra la que ha­bían si­do ins­ta­la­das. No es ne­ce­sa­rio, por tan­to, es­pe­ci­fi­car más allá de la vi­gi­lan­cia, la fi­na­li­dad exac­ta que se le asig­na a ese con­trol y que­da des­car­ta­da la vio­la­ción del de­re­cho a la in­ti­mi­dad per­so­nal, da­do que la me­di­da es­ta­ba jus­ti­fi­ca­da y era idó­nea, ne­ce­sa­ria y equi­li­bra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.