TAR­JE­TA RO­JA A LOS IN­CUM­PLI­DO­RES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro Corresponsal en Bru­se­las

TO­DA UNA BA­TA­LLA PO­LÍ­TI­CA Y ECO­NÓ­MI­CA HA GE­NE­RA­DO EN BRU­SE­LAS EL IN­CUM­PLI­MIEN­TO DEL DÉ­FI­CIT POR PAR­TE DE ES­PA­ÑA. EL EU­RO­GRU­PO DE­CI­DÍA FI­NAL­MEN­TE APLA­ZAR LA DE­CI­SIÓN DE SAN­CIO­NAR A SU SO­CIO DEL SUR HAS­TA DES­PUÉS DE LAS ELEC­CIO­NES GE­NE­RA­LES Y LA ME­DI­DA HA GE­NE­RA­DO CON­TRA­RIE­DAD EN ES­TA­DOS MIEM­BROS CO­MO ALE­MA­NIA, PAR­TI­DA­RIA DE APLI­CAR UN CO­RREC­TI­VO, QUE PO­DRÍA SU­PO­NER MÁS DE 2.000 MI­LLO­NES A LOS QUE SE AÑADIRÍAN LOS 8.000 QUE ES­PA­ÑA DE­BE CO­RRE­GIR CON NUE­VOS AJUS­TES PA­RA ADE­CUAR­SE AL PAC­TO DE DE ES­TA­BI­LI­DAD Y CRE­CI­MIEN­TO EU­RO­PEO.

Bru­se­las ar­de tras la de­ci­sión de apar­car el cas­ti­go a Es­pa­ña por no re­pa­rar el dé­fi­cit ex­ce­si­vo La san­ción po­dría su­mar 2.200 mi­llo­nes de eu­ros más a los 8.000 que de­be co­rre­gir en dos años

«Que­ri­do Jean Clau­de», así arran­ca la epís­to­la que el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, en­vió al lí­der de la Co­mi­sión Eu­ro­pea el pa­sa­do 5 de ma­yo. Una mi­si­va de dos fo­lios don­de el es­pa­ñol pi­de cle­men­cia y tu­tea con con­fian­za al hom­bre que ha qui­ta­do la so­ga del cue­llo a Es­pa­ña. Al me­nos de mo­men­to.

POR QUÉ EN­VÍA LA CAR­TA?

Pa­ra sal­var­se de la ho­gue­ra. En los úl­ti­mos cua­tro años de le­gis­la­tu­ra, y a pe­sar de los du­rí­si­mos re­cor­tes y re­for­mas em­pren­di­das en Es­pa­ña pa­ra me­ter en ve­re­da las cuen­tas pú­bli­cas, el Go­bierno es­pa­ñol no con­si­guió cum­plir con las me­tas de dé­fi­cit es­ta­ble­ci­das por Bru­se­las ni una so­la vez. En el 2015, con elec­cio­nes a la vis­ta y con­tra las ad­ver­ten­cias de Bru­se­las, el pre­si­den­te Ra­joy con­si­de­ró opor­tuno anun­ciar una re­ba­ja del IRPF. La re­la­ja­ción del es­fuer­zo fis­cal, que le pu­do re­por­tar al­gún que otro vo­to, com­pro­me­tió a Es­pa­ña y a su fu­tu­ro Go­bierno. El dé­fi­cit se fue al 5,1 % fren­te al ob­je­ti­vo del 4,2 %. Con una lar­ga tra­yec­to­ria de in­cum­pli­mien­tos y un Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes in­su­bor­di­na­do, la Co­mi­sión Eu­ro­pea se vio en la obli­ga­ción de de­ci­dir si abría un pro­ce­di­mien­to san­cio­na­dor por in­cum­plir el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit y no adop­tar me­di­das pa­ra re­me­diar­lo. La de­ci­sión es­ta­ba pla­ni­fi­ca­da pa­ra an­tes del 26-J. Las elec­cio­nes y la más que pro­ba­ble mul­ta a Es­pa­ña, em­pu­jó a Ra­joy a men­di­gar una pró­rro­ga al lu­xem­bur­gués.

QUÉ AR­GU­MEN­TOS DA RA­JOY?

Pa­ra per­sua­dir a la Co­mi­sión y evi­tar la mul­ta an­tes de los co­mi­cios, el es­pa­ñol ti­ra de ar­gu­men­ta­rio. Alu­de a la he­ren­cia re­ci­bi­da (al­to des­em­pleo, al­ta ta­sa de po­bre­za y dé­fi­cit en el 9,3 %). En­sal­za los es­fuer­zos de su Eje­cu­ti­vo pa­ra re­cor­tar el gas­to (pa­san­do en cua­tro años del 9,3 % del dé­fi­cit al 3,9 % en que ce­rra­rá el 2016) y po­nien­do co­mo ejem­plo de com­pro­mi­so con las re­for­mas es­truc­tu­ra­les la polémica re­for­ma la­bo­ral del 2012, la mis­ma que aba­ra­tó el des­pi­do y abrió las puer­tas a la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo. ¿Có­mo jus­ti­fi­ca el des­vío del 2015? Echa ba­lo­nes fue­ra y cul­pa a los cam­bios po­lí­ti­cos tras las elec­cio­nes re­gio­na­les. «No se­ría un buen pre­ce­den­te que se pe­na­li­za­se (por pri­me­ra vez) de igual ma­ne­ra a aque­llos paí­ses que re­for­man sus eco­no­mías que a aque­llos que no lo ha­cen», des­li­za Ra­joy.

QUÉ PRO­ME­SAS HA OFRE­CI­DO?

Mien­tras Bru­se­las di­ri­mía si de­ja­ba caer la gui­llo­ti­na so­bre la ca­be­za de Ra­joy o le da­ba una tre­gua, el pre­si­den­te en fun­cio­nes anun­cia­ba una ba­ja­da de im­pues­tos si ga­na­ba las elec­cio­nes. Lo hi­zo en una en­tre­vis­ta al Fi­nan­cial Ti­mes. La Co­mi­sión Eu­ro­pea no da­ba cré­di­to a la su­cia ju­ga­da del mis­mo lí­der al que Junc­ker tra­ta­ba de sal­var de la pi­ra. ¿Có­mo con­ven­cer a los co­mi­sa­rios con­tra­rios a la am­nis­tía de que Ra­joy iba de fa­rol? So­lo dos se­ma­nas an­tes pro­me­tía en su car­ta que aco­me­te­ría los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra cum­plir con los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit: «En la se­gun­da mi­tad del año, una vez ha­ya un nue­vo Go­bierno, es­ta­mos dis­pues­tos a adop­tar nue­vas me­di­das, si se re­quie­ren, pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo», de­cía la car­ta. O Ra­joy men­tía a Bru­se­las o a la ciu­da­da­nía. O a los dos. Su mi­nis­tros de Economía, Luis de Guin­dos, tra­tó de sal­var los mue­bles y en una ex­pli­ca­ción ro­cam­bo­les­ca ase­gu­ró que las dos pro­me­sas eran fac­ti­bles. Se po­día al­can­zar el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit (lo que im­pli­ca un re­cor­te de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros so­lo es­te año que he­re­da­rá el pró­xi­mo Go­bierno) y re­ba­jar im­pues­tos cre­cien­do al 2,6 %.

ES CREÍ­BLE EL ANUN­CIO DE LA BA­JA­DA DE IM­PUES­TOS?

El vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Val­dis Dom­brovs­kis, elu­dió la pre­gun­ta con vi­si­ble in­co­mo­di­dad: «Si cum­ple con los ob­je­ti­vos pre­su­pues­ta­rios, po­drá asu­mir las de­ci­sio­nes que quie­ra to­mar», ase­gu­ró tras anun­ciar la pró­rro­ga de la sa­ción a Es­pa­ña que po­dría as­cen­der a 2.200 mi­llo­nes de eu­ros. Tras los fo­cos, fuen­tes de la Co­mi­sión ad­mi­ten que se tra­ta de una ju­ga­da elec­to­ral que na­da tie­ne que ver con la nue­va ho­ja de ru­ta que se le ha mar­ca­do a Es­pa­ña.

POR QUÉ SE DE­CI­DE APLA­ZAR LA SAN­CIÓN?

Por las elec­cio­nes. Ni más ni me­nos. La de­ci­sión ha si­do tan ar­bi­tra­ria y sub­je­ti­va que ni el co­mi­sa­rio de Economía, Pie­rre Mos­co­vi­ci, fue ca­paz de mol­dear un dis­cur­so cohe­ren­te que jus­ti­fi­ca­se la de­ci­sión. Se­gún el fran­cés, la au­sen­cia de un Go­bierno en fun­cio­nes im­pi­de com­pro­me­ter nue­vas me­di­das de ajus­te del dé­fi­cit, pe­ro Es­pa­ña tam­po­co ten­drá un Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes a prin­ci­pios del mes de ju­lio, cuan­doo Bru­se­las de­be­rá pro­nun­ciar­se so­bre la mul­ta a Es­pa­ña. «Es­te no es el mo­men­to ade­cua­do. Ni des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co ni des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co», ase­gu­ró el ga­lo. Tam­po­co con­vie­ne a Junc­ker mal­tra­tar a un Go­bierno de su mis­mo signo po­lí­ti­co en un mo­men­to tre­men­da­men­te com­pli­ca­do en la UE. El po­pu­lis­mo, don­de en­glo­ban a fuer­zas en au­ge co­mo Po­de­mos, ga­na te­rreno y pue­den echar al tras­te el mo­de­lo eco­nó­mi­co de­fen­di­do por las fuer­zas tra­di­cio­na­les, los con­ser­va­do­res y la so­cial­de­mo­cra­cia. La de­ci­sión de adop­ta­rá cuan­do se acla­re más el co­lor del nue­vo in­qui­lino de la Mon­cloa.

QUIÉN QUIE­RE CAS­TI­GAR A ES­PA­ÑA?

Junc­ker fue el prin­ci­pal va­le­dor del acuer­do que otor­ga un año más a Es­pa­ña pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de si­tuar el dé­fi­cit por de­ba­jo del 3 % en el 2017 y de apla­zar la san­ción al mes de ju­lio. Pe­ro la de­ci­sión no fue ni mu­cho me­nos sen­ci­lla de adop­tar. El re­vue­lo den­tro de la Co­mi­sión fue des­co­mu­nal. Bue­na par­te del equi­po de co­mi­sa­rios que­ría mor­ti­fi­car a Es­pa­ña co­mo co­rrec­ti­vo y avi­so a na­ve­gan­tes. Las pre­sio­nes se mul­ti­pli­ca­ron por to­dos los fren­tes oca­sio­nan­do ten­sio­nes y for­zan­do va­rios en­cuen­tros pa­ra di­ri­mir la cues­tión. Den­tro del Con­se­jo de Mi­nis­tros de Economía de la UE, las po­si­cio­nes tam­bién es­tán muy dis­tan­tes. Los hal­co­nes del eu­ro co­mo Ho­lan­da, Fin­lan­dia y Ale­ma­nia se afe­rran al sa­cro­san­to Pac­to de Es­ta­bi­li­dad, vio­la­do has­ta en 165 oca­sio­nes,se­gún da­tos del IFO, pa­ra exi­gir que se cas­ti­gue a Es­pa­ña. «Con esa de­ci­sión no es­ta­mos con­ten­tos. La te­ne­mos que res­pe­tar, es co­sa de la Co­mi­sión, pe­ro no po­de­mos es­tar con­ten­tos», re­co­no­cía es­ta mis­ma se­ma­na el ti­tu­lar ale­mán de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, quien ha­bría pe­di­do mano du­ra en la reu­nión que man­tu­vo con sus so­cios en Bru­se­las. El Go­bierno de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, no quie­re ce­der ni un ápi­ce por el cos­te elec­to­ral que pue­da te­ner en las elec­cio­nes del 2017. El pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, Je­roen Dijs­sel­bloem, no cues­tio­na la de­ci­sión de Junc­ker, pe­ro es­con­de las ga­nas te­rri­bles de cas­ti­gar a Es­pa­ña: «Las san­cio­nes son ab­so­lu­ta­men­te po­si­bles. Hay ra­zo­nes de pe­so pa­ra ello (...) Pa­ra evi­tar­las de­be­rá de­vol­ver el pre­su­pues­to a la sen­da», ase­gu­ró es­ta se­ma­na el ho­lan­dés. Otros paí­ses co­mo Fran­cia, Ita­lia y Por­tu­gal es­ta­rían a fa­vor de mos­trar­se más fle­xi­bles con la apli­ca­ción de las re­glas. Sus Eje­cu­ti­vos tam­bién se en­cuen­tran en la cuer­da floja. Por­tu­gal es­tá aper­ci­bi­do co­mo Es­pa­ña, Fran­cia tie­ne un pro­ce­di­mien­to abier­to por dé­fi­cit ex­ce­si­vo e Ita­lia es­tá en el pun­to de mi­ra por su gi­gan­tes­ca deu­da.

EXIS­TEN PRE­CE­DEN­TES?

En con­cre­to 165 des­de el año 1999 al 2015. Las tor­nas se han cam­bia­do, eso sí. En el año 2003, Es­pa­ña se ali­neó con los paí­ses que exi­gía san­cio­nes a Ale­ma­nia y Fran­cia por in­cum­plir el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad. El co­mi­sa­rio de Economía, el es­pa­ñol Pe­dro Sol­bes, pro­pu­so se­guir ade­lan­te con el pro­ce­di­mien­to san­cio­na­dor que fue fre­na­do por la ma­yo­ría de mi­nis­tros de Economía de la UE. La jus­ti­cia eu­ro­pea dic­ta­mi­nó que la ma­nio­bra era ile­gal. Una más del lar­go his­to­rial de in­cum­pli­mien­tos. Fran­cia se sal­tó el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit has­ta en 11 oca­sio­nes. Gre­cia, Po­lo­nia y Por­tu­gal lo hi­cie­ron 10 ve­ces. Reino Uni­do (9), Ita­lia (8), Hun­gría (7), Ale­ma­nia e Ir­lan­da (5). ¿Es­pa­ña? Cua­tro, pe­ro po­dría ser el pri­me­ro en es­tre­nar san­cio­nes. «En nin­guno de es­tos ca­sos se im­pu­sie­ron mul­tas co­mo aho­ra se es­tá va­lo­ran­do», ase­gu­ra el pre­si­den­te del IFO, Cle­mens Fuest, quien con­si­de­ra que el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad es­tá tan ul­tra­ja­do que es ne­ce­sa­rio bus­car otros me­ca­nis­mos pa­ra ha­cer cum­plir los com­pro­mi­sos: «Las re­glas no es­tán fun­cio­nan­do».

JUAN. S. G

| BENITO OR­DÓ­ÑEZ

Ma­riano Ra­joy, con el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, en un ac­to con­jun­to ce­le­bra­do en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.