FI­NAN­CIAR EL SIS­TE­MA SA­NI­TA­RIO, ¿POR EL USO O LA RI­QUE­ZA?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da

El pro­fe­sor Al­bino Pra­da abor­da la fi­nan­cia­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio y la equi­dad en el ser­vi­cio y de­be fi­nan­ciar­se en fun­ción de la ri­que­za y no en ries­go de usar­lo.

La exis­ten­cia de sis­te­mas na­cio­na­les de sa­lud, co­mo el es­pa­ñol, es­tá más que jus­ti­fi­ca­da por ra­zo­nes de equi­dad en el ac­ce­so a un ser­vi­cio que se con­si­de­ra bá­si­co pa­ra to­da la po­bla­ción. En un sis­te­ma pú­bli­co sa­ni­ta­rio es fun­da­men­tal el he­cho de que ca­da uno con­tri­bu­ye a fi­nan­ciar­lo en fun­ción de su ri­que­za y no en fun­ción del ries­go de te­ner que usar­lo

Si así no fue­se se pro­vo­ca­ría un de­sigual ac­ce­so a la co­ber­tu­ra pa­ra cu­brir una ne­ce­si­dad que se con­si­de­ra bá­si­ca: pro­ba­ble­men­te los que me­nos ries­gos tie­nen de pa­de­cer en­fer­me­da­des pa­ga­rían pó­li­zas mé­di­cas más eco­nó­mi­cas a pe­sar de ser los sec­to­res so­cia­les de ma­yor ren­ta y, al re­vés, los sec­to­res so­cia­les más des­fa­vo­re­ci­dos pa­ra ver­se ase­gu­ra­dos ten­drían que pa­gar ma­yo­res pó­li­zas por­que sus ries­gos son ma­yo­res. Tam­bién su­ce­de­ría al­go se­me­jan­te en fun­ción de la edad del ase­gu­ra­do: bas­ta con con­tem­plar en el grá­fi­co ad­jun­to có­mo evo­lu­cio­na el cos­te anual sa­ni­ta­rio en Es­pa­ña se­gún la edad.

Es por ello que en un sis­te­ma pú­bli­co se par­te del he­cho de que la dis­tri­bu­ción de los ries­gos no es impu­table a ra­zo­nes in­di­vi­dua­les (edad, ni­vel eco­nó­mi­co, etc.) sino co­lec­ti­vas (la­bo­ra­les, cul­tu­ra­les, he­re­di­ta­rias, etc.) y que, por tan­to, na­die de­be be­ne­fi­ciar­se de que por ra­zo­nes de azar so­cial se pue­da de­sen­ten­der de los ma­yo­res ries­gos de otros co­lec­ti­vos.

En el ca­so es­pa­ñol, un ejem­plo de có­mo se­rían las co­sas en au­sen­cia de una ase­gu­ra­mien­to co­lec­ti­vo lo te­ne­mos en la sa­lud bu­co­den­tal; as­pec­to que es­tá fue­ra de co­ber­tu­ra y que los ciu­da­da­nos te­ne­mos que su­fra­gar di­rec­ta­men­te de nues­tro bol­si­llo. Son es­tos, jun­to a otros ca­pí­tu­los tam­bién abo­na­dos por fue­ra de nues­tro Sis­te­ma Na­cio­nal, ex­pli­can que en Es­pa­ña el gas­to pú­bli­co en sa­ni­dad re­pre­sen­te so­lo el 71 % del to­tal (mien­tras que en ge­ne­ral su­pe­ran el 80 % en los paí­ses con es­te mo­de­lo sa­ni­ta­rio).

Con es­tas pre­mi­sas nos in­tere­sa­rá aquí ana­li­zar la even­tual de­sigual­dad en los ni­ve­les de sa­lud se­gún el sec­tor so­cial al que se per­te­nez­ca. Pa­ra sim­pli­fi­car, con­si­de­ra­re­mos dos agru­pa­cio­nes. La que de­no­mi­na­mos cla­se al­ta y me­dia-al­ta que en­glo­ba a em­pre­sa­rios con asa­la­ria­dos, al­tos eje­cu­ti­vos pú­bli­cos y pri­va­dos y pro­fe­sio­na­les de al­ta cua­li­fi­ca­ción por cuen­ta pro­pia, y la que de­no­mi­na­re­mos cla­se tra­ba­ja­do­ra com­pues­ta por obre­ros cua­li­fi­ca­dos y no cua­li­fi­ca­dos.

Es­tas ca­te­go­rías son las que se ma­ne­jan en nues­tra En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud en Es­pa­ña (INE, 2012) así co­mo en nues­tro Ba­ró­me­tro Sa­ni­ta­rio (CIS, 2014). De la úl­ti­ma en­cues­ta dis­po­ni­ble pre­sen­ta­mos en un pri­mer re­cua­dro los da­tos que con­si­de­ra­mos más sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Un pri­mer da­to que con­vie­ne te­ner muy pre­sen­te es que el uso de un se­gu­ro mé­di­co pri­va­do (nor­mal­men­te aña­di­do al se­gu­ro pú­bli­co) es cin­co ve­ces más fre­cuen­te (25 %) en la cla­se al­ta que en la cla­se tra­ba­ja­do­ra (5 %).

En es­te blo­que del re­cua­dro te­ne­mos por tan­to a per­so­nas que no so­lo tie­nen un muy su­pe­rior ni­vel de ren­ta (que les per­mi­te cos­tear­se un se­gu­ro pri­va­do com­ple­men­ta­rio del pú­bli­co) sino con un ma­yor ni­vel cul­tu­ral y edu­ca­ti­vo. No obs­tan­te, se tra­ta de un co­lec­ti­vo en el que un 61 % de sus miem­bros ha es­ta­do hos­pi­ta­li­za­do al­gu­na vez en un hos­pi­tal pú­bli­co.

Se­gún el Ba­ró­me­tro, un 13 % de es­te co­lec­ti­vo de­cla­ra no ha­ber usa­do nun­ca los ser­vi­cios mé­di­cos pú­bli­cos pe­ro, al mis­mo tiem­po, un 25 % de­cla­ra ha­ber uti­li­za­do los ser­vi­cios mé­di­cos pri­va­dos (un por­cen­ta­je que no lle­ga al 2 % en el otro sec­tor so­cial aquí con­si­de­ra­do); lo ha­cen por ra­zo­nes de ra­pi­dez y con­fort (no por me­jor ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca o del per­so­nal se­gún el Ba­ró­me­tro).

En es­te sen­ti­do, tam­bién es sig­ni­fi­ca­ti­vo que de los dos mi­llo­nes de fun­cio­na­rios que po­drían op­tar en­tre el Sis­te­ma Na­cio­nal y ase­gu­ra­do­ras pri­va­das, el 84 % lo ha­ga por es­tas úl­ti­mas (sal­vo cuan­do pa­de­cen una en­fer­me­dad gra­ve).

A la vis­ta de los atri­bu­tos del blo­que so­bre es­ta­do sa­ni­ta­rio del re­cua­dro, no ca­be nin­gu­na du­da al res­pec­to de que por ra­zo­nes de es­ta­tus eco­nó­mi­co y so­cial, de igual­dad de ac­ce­so al sis­te­ma pú­bli­co, más un uso pri­vi­le­gia­do de los ser­vi­cios mé­di­cos pri­va­dos con­fi­gu­ran un ni­vel de di­cho es­ta­do muy su­pe­rior en la cla­se al­ta: pa­de­cen me­nos en­fer­me­da­des cró­ni­cas, me­nos pro­ce­sos de an­sie­dad o de­pre­sión, me­nos pro­ble­mas de mo­vi­li­dad y una ma­yor au­sen­cia de de­pen­den­cia fun­cio­nal (pa­ra el cui­da­do per­so­nal, ta­reas do­més­ti­cas o mo­vi­li­dad). No es ex­tra­ño que un por­cen­ta­je ma­yor de di­cha po­bla­ción per­ci­ba su es­ta­do de sa­lud co­mo muy bueno (un 33 % fren­te al 23 % en la cla­se tra­ba­ja­do­ra).

Tam­bién po­dría­mos ra­zo­nar­lo a la in­ver­sa. Pa­ra el ca­so de la po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra sus há­bi­tos me­nos sa­lu­da­bles (por ejem­plo el se­den­ta­ris­mo) ex­pli­ca­rían ese peor es­ta­do sa­ni­ta­rio a pe­sar de dis­fru­tar de un ac­ce­so equi­ta­ti­vo y uni­ver­sal al sis­te­ma sa­ni­ta­rio. Lo que po­dría su­ce­der en su au­sen­cia es una tris­te reali­dad en paí­ses que no cuen­tan con un Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (co­mo el ca­so de los EE.UU.).

Pa­ra el ca­so es­pe­cí­fi­co de la sa­lud bu­co­den­tal pre­sen­ta­mos un ma­yor des­glo­se en un grá­fi­co es­pe­cí­fi­co de­bi­do a que en es­te ca­so se rom­pe con la co­ber­tu­ra uni­ver­sal de nues­tro Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud.

En es­te apar­ta­do, ob­ser­va­mos pa­ra la cla­se al­ta co­mo dis­fru­ta de una me­jor ca­li­dad bu­co­den­tal (un ma­yor por­cen­ta­je con­ser­va to­das sus pie­zas den­ta­les o no tie­ne ca­ries) ca­li­dad que se ve re­for­za­da por un muy su­pe­rior ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos pa­lia­ti­vos (lle­var fun­das, puen­tes u otras pró­te­sis, ha­ber­se rea­li­za­do em­pas­tes). Es­to es así ex­cep­to en el ca­so de la ex­trac­ción pu­ra y sim­ple (ma­yor en­tre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y tam­bién ma­yor el por­cen­ta­je de aque­llos que sim­ple­men­te les fal­tan pie­zas que no pue­den re­po­ner).

Es es­te un re­sul­ta­do com­bi­na­do de, por un la­do, el de­sigual ac­ce­so eco­nó­mi­co a los ser­vi­cios odon­to­ló­gi­cos que es­tán fue­ra de la co­ber­tu­ra del se­gu­ro pú­bli­co de nues­tro Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, que vie­nen a re­for­zar, por otro la­do, los peo­res há­bi­tos sa­lu­da­bles en los sec­to­res de po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra. Ob­sér­ve­se en nues­tro pri­mer re­cua­dro lo re­la­ti­vo al por­cen­ta­je de po­bla­ción con ce­pi­lla­do den­tal no ha­bi­tual o al há­bi­to de fu­mar.

Há­bi­tos me­nos sa­lu­da­bles que no se­rían de­ter­mi­nan­tes de una tan de­sigual sa­lud bu­co­den­tal de no in­ter­ve­nir las con­se­cuen­cias de un muy de­sigual ac­ce­so eco­nó­mi­co a los cui­da­dos odon­to­ló­gi­cos, un ac­ce­so de­sigual de­ri­va­do del res­pec­ti­vo ni­vel de in­gre­sos.

La po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra tie­ne há­bi­tos me­nos sa­lu­da­bles, de ahí su peor es­ta­do sa­ni­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.