LOS EFEC­TOS ECO­NÓ­MI­COS DE RE­COR­TAR EN IN­NO­VA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CARLOS ARIAS

Ga­nar en pro­duc­ti­vi­dad y dis­po­ner de ma­yor ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va. El ca­te­drá­ti­co Xo­sé Carlos Arias ana­li­za los erro­res de la de­sidia in­no­va­do­ra du­ran­te los años de cri­sis eco­nó­mi­ca.

Cuan­do, pa­sa­do un cier­to tiem­po, se es­cri­ba la his­to­ria de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la en es­tos años tur­bu­len­tos, pro­ba­ble­men­te una de las co­sas que más lla­me la aten­ción se­rá có­mo he­mos ti­ra­do pie­dras so­bre nues­tro pro­pio te­ja­do en uno de esos asun­tos so­bre los que a to­das ho­ras de­ci­mos que cons­ti­tu­ye uno de los peo­res las­tres pa­ra nues­tra economía: la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad.

Na­tu­ral­men­te, se han to­ma­do al­gu­nas de­ci­sio­nes pa­ra afron­tar ese pro­ble­ma. En lo fun­da­men­tal, se han im­pul­sa­do re­duc­cio­nes sa­la­ria­les, en el con­ven­ci­mien­to de que la im­po­si­bi­li­dad de rea­li­zar de­va­lua­cio­nes com­pe­ti­ti­vas den­tro de la eu­ro­zo­na las ha­cía inevi­ta­bles. No es mo­men­to de dis­cu­tir es­te pun­to, pe­ro sí pa­ra se­ña­lar que tal en­fo­que es, cuan­do me­nos, muy in­com­ple­to. Por­que hoy sa­be­mos que las fuen­tes más ge­nui­nas de las ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va de cual­quier economía ra­di­can en fac­to­res co­mo la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, el ca­pi­tal hu­mano y los avan­ces en in­ves­ti­ga­ción.

Pues bien, en es­ta co­lum­na he­mos ido cons­ta­tan­do que des­de el 2008 en esos tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les Es­pa­ña ha re­tro­ce­di­do de un mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo. Y en esa di­ná­mi­ca de re­tro­ce­so re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te cho­can­te la caí­da en el es­fuer­zo in­ver­sor en in­no­va­ción. Ya se ha con­ver­ti­do en un tris­te ri­tual: año tras año, des­de el 2008, la Fun­da­ción Co­tec pa­ra la In­no­va­ción —un or­ga­nis­mo pres­ti­gio­so en es­te cam­po— al pre­sen­tar su in­for­me anual y ofre­cer sus da­tos, re­gis­tra una nue­va re­duc­ción en la in­ver­sión del sis­te­ma es­pa­ñol de I+D+i. Si en el arran­que de la cri­sis esa in­ver­sión re­pre­sen­ta­ba un, ya no de­ma­sia­do bo­yan­te, 1,35 % del PIB, en el 2014, úl­ti­mo año con da­tos con­tras­ta­dos, el por­cen­ta­je se que­da­ba en el 1,23 % (con un 1,47 % de caí­da res­pec­to al 2013).

¿Con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca de re­cor­tes? Des­de lue­go. Pe­ro en otros paí­ses eu­ro­peos en don­de tam­bién ha ha­bi­do ob­se­sión por la con­so­li­da­ción fis­cal se han res­pe­ta­do es­tas par­ti­das. La con­se­cuen­cia es que las di­fe­ren­cias con res­pec­to a la me­dia eu­ro­pea no han de­ja­do de au­men­tar en es­tos años: en el 2008 la dis­tan­cia fren­te a la UE-28 era de 0,45 pun­tos por­cen­tua­les; en el 2014 al­can­za­ba ya los 0,72 pun­tos. En­tre las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, po­cas son las que se ale­jan de la de­sidia ge­ne­ral: so­lo el País Vas­co (li­ge­ra­men­te por en­ci­ma), Na­va­rra y Ma­drid ron­dan la me­dia eu­ro­pea.

Pa­ra ha­cer­se un idea de lo que sig­ni­fi­can esos por­cen­ta­jes de­be te­ner­se en cuen­ta que el es­fuer­zo en in­no­va­ción es­tá aho­ra mis­mo por en­ci­ma del 3,5 % del PIB en Co­rea o Ja­pón, y por en­ci­ma del 2,5 % en Es­ta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia (con Fran­cia muy pró­xi­ma a esos ni­ve­les). Pe­ro más sig­ni­fi­ca­ti­vo aún es que el ob­je­ti­vo mar­ca­do en es­ta ma­te­ria por la pro­pia UE, en una de sus su­pues­tas lí­neas es­tra­té­gi­cas clave —la lla­ma­da Agen­da 2020—, es que la in­ver­sión ha­ya su­pe­ra­do el 3 % den­tro de tan so­lo cua­tro años. ¿Cum­pli­rá Es­pa­ña ese ob­je­ti­vo? A la vis­ta de los que va­mos di­cien­do, pa­re­ce des­de lue­go una ta­rea im­po­si­ble: le­jos de la con­ver­gen­cia, ca­da vez nos ale­ja­mos más de esa me­ta.

Si re­cor­da­mos que en la pro­pia Agen­da se iden­ti­fi­ca el im­pul­so de la in­ver­sión en in­no­va­ción co­mo uno de los fac­to­res de­ci­si­vos pa­ra «avan­zar en un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do e in­clu­si­vo en el lar­go pla­zo», en­ton­ces de­be­mos con­cluir que és­te no es un error más. Es un dis­pa­ra­te, fru­to de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas equi­vo­ca­das, que es­ta­mos ya pa­gan­do, pe­ro que en el fu­tu­ro pe­na­re­mos más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.