SOU­TO DE TRA­BE, NUE­VA FIR­MA ECO­LÓ­GI­CA DE CAS­TA­ÑAS Y BO­LE­TUS

Dos her­ma­nas ou­ren­sa­nas de­jan sus em­pleos y crean la em­pre­sa agroa­li­men­ta­ria Sou­to de Tra­be

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA -

Las her­ma­nas Ba­rrei­ra Mar­tí­nez son el fiel re­fle­jo de ese mo­de­lo so­cial que op­ta por de­jar­lo to­do, re­gre­sar a la ca­sa fa­mi­liar y adop­tar un nue­vo ti­po de vi­da sus­ten­ta­do en la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca.

En ape­nas dos años han con­ver­ti­do lo que has­ta en­ton­ces era una tra­di­ción fa­mi­liar en una es­pe­cia­li­za­ción en el cul­ti­vo de cas­ta­ñas y bo­le­tus eco­ló­gi­cos, trans­for­mar­los en pro­duc­tos gour­met y co­mer­cia­li­zar­los por to­da Es­pa­ña ba­jo la fir­ma Sou­to da Tra­be, si­tua­da en la lo­ca­li­dad ou­ren­sa­na de A Tra­be.

Cas­ta­ñas en al­mí­bar, mer­me­la­da de cas­ta­ña, cre­ma de cas­ta­ña con bo­le­tus o la cre­ma de cas­ta­ña con cho­co­la­te son las va­rie­da­des con las que es­ta em­pre­sa fa­mi­liar ha irrum­pi­do en el mer­ca­do de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, con su pro­duc­to es­tre­lla: la cas­ta­ña, cul­ti­va­da en sus apro­xi­ma­da­men­te 12 hec­tá­reas po­bla­das con ár­bo­les cen­te­na­rios au­tóc­to­nos y de pro­ce­den­cia fa­mi­liar. Sou­to da Tra­be se­lec­cio­na los me­jo­res fru­tos, re­co­lec­tán­do­los en su pun­to de ma­du­ra­ción, cul­ti­va­dos sin abo­nos quí­mi­cos, lo que ha­ce que cuen­ten con un ma­yor con­te­ni­do en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos. Su re­gi­da se ha­ce de ma­ne­ra ma­nual.

Así lo des­cri­be una de las her­ma­nas, Ma­ría Jesús Ba­rrei­ra que re­co­no­ce la bue­na res­pues­ta que es­tán ob­te­nien­do sus va­rie­da­des des­pués de un año de pues­ta a pun­to y dar­se a co­no­cer en dis­tin­tos cer­tá­me­nes ali­men­ta­rios a los que han acu­di­do.

«La em­pre­sa la he­mos pues­to en mar­cha por­que an­tes nues­tros pa­dres ya ha­bían ini­cia­do el ca­mino», co­men­ta Ma­ría Jesús Ba­rrei­ra. «Par­ti­mos de una co­se­cha de cas­ta­ñas ex­ten­sa, nues­tros pa­dres ven­dían el fru­to a in­ter­me­dia­rios. A no­so­tras nos gus­ta­ba es­te mun­do, pe­ro nos fui­mos a es­tu­diar y a tra­ba­jar fue­ra aun­que re­gre­sá­ba­mos pa­ra ca­da co­se­cha». Ha­ce dos años de­ja­ron sus em­pleos y re­gre­sa­ron a la ca­sa fa­mi­liar. Rea­li­za­ron in­ver­sio­nes en ade­cua­ción de las plan­ta­cio­nes, in­fra­es­truc­tu­ra y ad­qui­si­ción de ma­qui­na­ria y el re­sul­ta­do ha si­do más sa­tis­fac­to­rio de lo pre­vis­to.

Sin ci­fras de ne­go­cio ce­rra­das por­que «el pri­mer año fue­ron in­ver­sio­nes y ca­tas», las bue­nas ex­pec­ta­ti­vas, la pre­sen­cia en la ca­de­na de ven­ta y los con­tac­tos con dis­tri­bui­do­res pa­ra ex­por­tar abren a es­ta fir­ma mu­chas po­si­bi­li­da­des.

Pe­ro la acep­ta­ción de las va­rie­da­des de Sou­to da Tra­be co­mien­zan en la tie­rra a la que le si­gue una ex­ten­sa ca­de­na de tra­za­bi­li­dad. Los cas­ta­ños son tra­ta­dos con­for­me a la re­gla­men­ta­ción del Con­se­llo Re­gu­la­dor de Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca de Galicia. Las pe­cu­lia­res con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y la fer­ti­li­dad de es­te sue­lo ha­cen que nues­tras cas­ta­ñas ob­ten­gan una ma­du­ra­ción óp­ti­ma.

El com­pro­mi­so con el me­dioam­bien­te de la fir­ma se evi­den­cia al pres­cin­dir de pro­duc­tos quí­mi­cos pa­ra abo­na­do o pes­ti­ci­das pa­ra com­ba­tir pla­gas, abo­gan­do por otras téc­ni­cas eco­ló­gi­cas, co­mo el cul­ti­vo de hon­gos, los bo­le­tus. De he­cho, ade­más de trans­for­mar es­ta es­pe­cie ela­bo­ran­do una cre­ma com­bi­na­da con cas­ta­ñas, es­tos hon­gos, en sim­bio­sis con los ejem­pla­res de cas­ta­ños, ac­túan co­mo pro­tec­to­res de pla­gas. To­do ello se con­si­gue ga­ran­ti­zan­do la cu­bier­ta ve­ge­tal pa­ra fa­vo­re­cer la con­ser­va­ción del sue­lo y el aho­rro de agua a tra­vés de las di­fe­ren­tes téc­ni­cas de la­bo­reo, fa­vo­re­cien­do la fau­na be­ne­fi­cio­sa, la flo­ra y los mi­cro­or­ga­nis­mos y or­ga­nis­mos del te­rreno.

El pro­yec­to de Sou­to da Tra­be se cen­tra en la va­lo­ri­za­ción de los pro­duc­tos del so­to, la cas­ta­ña en es­pe­cial, pe­ro tam­bién otros, co­mo el bo­le­tus edu­lis, una de las setas más apre­cia­das a ni­vel cu­li­na­rio, y los hi­gos. «Son to­dos pro­duc­tos que ya te­nía­mos en nues­tros so­tos y que aho­ra cui­da­mos y cul­ti­va­mos con la cer­ti­fi­ca­ción de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca».

El bo­le­tus se da de ma­ne­ra na­tu­ral al­re­de­dor de los cas­ta­ños, pues la se­ta pros­pe­ra bien en sue­los con mu­cha ma­te­ria or­gá­ni­ca y ri­cos en nu­trien­tes. La re­la­ción en­tre el so­to y los hon­gos es be­ne­fi­cio­sa pa­ra las dos par­tes, ya que los cas­ta­ños se apro­ve­chan tam­bién de la ac­ción del bo­le­tus. «Las setas ha­cen más fuer­tes a los cas­ta­ños, fun­cio­nan a mo­do de an­ti­bió­ti­co na­tu­ral», com­pa­ra Ma­ría Jesús.

Re­co­lec­ta­das las cas­ta­ñas, son tras­la­da­das a la fac­to­ría que la fir­ma tie­ne en sus ins­ta­la­cio­nes, don­de son cla­si­fi­ca­das por ta­ma­ños, pe­la­das y so­me­ti­das a un pro­ce­so de aba­ti­mien­to rá­pi­do y que da co­mo re­sul­ta­do la for­ma­ción de mi­cro-cris­ta­les en el in­te­rior del ali­men­to sin da­ñar la es­truc­tu­ra ce­lu­lar del pro­duc­to. De es­te mo­do, se ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra en el co­ra­zón del ali­men­to a -20ºC en me­nos de 90 mi­nu­tos. La con­ge­la­ción rá­pi­da evi­ta la for­ma­ción de cris­ta­les en el pro­duc­to y que no se pier­dan las ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas de los ali­men­tos. Si­mi­lar pro­ce­so se si­gue pa­ra setas e hi­gos, que lue­go se­rán uti­li­za­dos en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de ela­bo­ra­ción.

Los pro­duc­tos han te­ni­do bue­na aco­gi­da co­mer­cial den­tro y fue­ra de Es­pa­ña

Las her­ma­nas Ba­rrei­ra Mar­tí­nez re­cu­pe­ran una tra­di­ción fa­mi­liar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.