EL PAN SE VA AL SOLARIUM PA­RA EN­RI­QUE­CER­SE CON VI­TA­MI­NA D

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha apro­ba­do el tra­ta­mien­to de es­te ali­men­to con ra­yos UV Los ex­per­tos ase­gu­ran que tras apli­car­le ra­dia­ción, se au­men­ta el con­te­ni­do de vi­ta­mi­na D y el va­lor nu­tri­cio­nal del pro­duc­to tra­di­cio­nal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sara Ca­bre­ro

An­tes de acep­tar la co­mer­cia­li­za­ción, la Unión Eu­ro­pea exi­gió un im­por­tan­te es­tu­dio so­bre su se­gu­ri­dad

Mien­tras que una par­te de la sociedad re­cla­ma —ca­da vez de ma­ne­ra más vehe­men­te— que se pro­mo­cio­nen los ali­men­tos na­tu­ra­les; otra par­te, ge­ne­ral­men­te la in­dus­tria, si­gue en la bús­que­da de fór­mu­las que per­mi­tan me­jo­rar las pro­pie­da­des y for­mas de con­ser­va­ción de los pro­duc­tos que vis­ten ca­da día las me­sas de los con­su­mi­do­res.

Y el úl­ti­mo en de­jar­se se­du­cir por es­tas me­jo­ras ar­ti­fi­cia­les ha si­do el pan. Es­ta tra­di­cio­nal vian­da po­drá ser tra­ta­da a par­tir de aho­ra con ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta, un pro­ce­so que per­mi­te au­men­tar su con­te­ni­do de vi­ta­mi­na D y que, se­gún ex­pli­can los ex­per­tos, me­jo­ra el va­lor tra­di­cio­nal con res­pec­to a los pa­ne­ci­llos más tra­di­cio­na­les.

Bru­se­las ha da­do luz ver­de a un pro­ce­so que, sin em­bar­go, con­ta­rá con al­gu­nas res­tric­cio­nes. Por­que pa­ra ase­gu­rar la sa­lud y se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, las em­pre­sas que op­ten por me­jo­rar sus co­mes­ti­bles con las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas ten­drán que cui­dar los lí­mi­tes exi­gi­dos.

Eu­ro­pa ha es­ta­ble­ci­do al­gu­nas lí­neas rojas. De es­ta for­ma, el pan tra­ta­do con ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta ten­drá un ni­vel má­xi­mo de tres mi­cro­gra­mos de vi­ta­mi­na D2 por ca­da 100 gra­mos .

Ade­más de las res­tric­cio­nes en cuan­to al tra­ta­mien­to, otra de las exi­gen­cias que ha plan­tea­do Eu­ro­pa es la de la in­for­ma­ción. El con­su­mi­dor ten­drá que ser cons­cien­te en to­do mo­men­to de qué es lo que es­tá me­tien­do en su ces­ta. Por ello, los Vein­tio­cho exi­gen que el pan que se ven­da tra­ta­do de es­ta for­ma ten­drá que in­cor­po­rar en su eti­que­ta­do — de ma­ne­ra que pue­da ser fá­cil­men­te le­gi­ble— la men­ción «Con­tie­ne vi­ta­mi­na D pro­du­ci­da por tra­ta­mien­to con ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta».

LOS DE­TA­LLES

Es­te no­ve­do­so pro­ce­so no afec­ta­rá en prin­ci­pio ni a la for­ma ni al sa­bor del pan tal y co­mo hoy lo co­no­ce­mos. De es­ta for­ma, los co­mes­ti­bles tra­ta­dos con­sis­ti­rán en pa­nes y pa­ne­ci­llos con le­va­du­ra a los que se apli­ca­rá un tra­ta­mien­to de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta jus­to des­pués de su coc­ción, de tal for­ma que los fa­bri­can­tes con­si­gan trans­for­mar el er­gos­te­rol —un pre­cur­sor bio­ló­gi­co o pro­vi­ta­mi­na— en vi­ta­mi­na D2.

Aun­que fi­nal­men­te Eu­ro­pa ha de­ci­di­do en­trar por el aro, el pro­ce­so de apro­ba­ción no ha si­do sen­ci­llo. Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas se han to­ma­do su tiem­po. Los re­sul­ta­dos pri­ma­ban y tras más de dos años de aná­li­sis, y con re­sul­ta­dos en la mano, han de­ci­di­do dar un pa­so ade­lan­te.

Des­pués de que la em­pre­sa Via­sol­de AB evi­den­cia­ra las prue­bas de que la ra­dia­ción per­mi­tía me­jo­rar los apor­tes del pan, quien se en­car­gó de dar el pri­mer pa­so fue­ron las au­to­ri­da­des fin­lan­de­sas. Su vis­to bueno fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que a su ca­rro se su­ma­ra Eu­ro­pa, que sin em­bar­go tu­vo que to­mar­se su tiem­po —dos años con­cre­ta­men­te— pa­ra lan­zar­se. El pro­ce­so ha te­ni­do que sal­var al­gu­nos es­co­llos. En pri­mer lu­gar el exa­men mi­nu­cio­so de los Es­ta­dos miem­bros, que tras la ex­po­si­ción de los ex­per­tos de­ci­die­ron de­jar la de­ci­sión fi­nal en ma­nos de la Au­to­ri­dad Eu­ro­pea pa­ra la Se­gu­ri­dad de los Ali­men­tos (Efsa). Tras la eva­lua­ción adi­cio­nal de es­te or­ga­nis­mo, Eu­ro­pa pre­sen­tó un dic­ta­men cien­tí­fi­co so­bre la se­gu­ri­dad de es­te pan, al que dio el ca­li­fi­ca­ti­vo de «nue­vo ali­men­to», per­mi­tien­do así su co­mer­cia­li­za­ción en to­do el te­rri­to­rio del Vie­jo Con­ti­nen­te.

El con­ti­nuo afán de los pro­duc­to­res y dis­tri­bui­do­res de con­ven­cer a sus clien­tes a tra­vés de los ojos, lle­va a las gran­des su­per­fi­cies a apos­tar por la dis­cri­mi­na­ción de aque­llos ali­men­tos po­co es­té­ti­cos en­tre sus es­tan­te­rías. Fru­tas y ver­du­ras per­fec­ta­men­te ap­tas pa­ra el dien­te, que­dan com­ple­ta­men­te ex­cluí­das de las des­pen­sas por pe­que­ños de­fec­tos. Y en es­te an­he­lo de en­ga­la­nar los es­tan­tes, los dis­tri­bui­do­res de ali­men­tos se apun­tan al uso de al­gu­nos artificios co­mo la ce­ra. Fru­tas co­mo las man­za­nas o las pe­ras y ver­du­ras co­mo los pi­mien­tos o los pe­pi­nos se cu­bren de for­ma na­tu­ral de una ca­pa de ce­ra con la que los fa­bri­can­tes pre­ten­den ayu­dar al ali­men­to a re­sis­tir la pér­di­da de hu­me­dad, me­jo­rar la fir­me­za o ra­len­ti­zar el pro­ce­so na­tu­ral de de­gra­da­ción de los mis­mos.

Lo cier­to es que la ma­yor par­te de las fru­tas y ver­du­ras tie­nen su pro­pia ca­pa de ce­ra na­tu­ral, un aña­di­do que se eli­mi­na des­pués de la re­co­lec­ción, cuan­do son la­va­das an­tes de en­viar­se al su­per­mer­ca­do. Es en es­te mo­men­to cuan­do los pro­duc­to­res apli­can su ce­ra ar­ti­fi­cial, un aña­di­do que es­tá re­gu­la­do de for­ma ri­gu­ro­sa por la Unión Eu­ro­pea y que en nin­gún ca­so su­po­ne un pro­ble­ma pa­ra el con­su­mi­dor. Los agen­tes más ha­bi­tua­les son la ce­ra de abe­ja y la de car­nau­ba, cu­ya eli­mi­na­ción se con­si­gue sim­ple­men­te la­van­do bien la pie­za an­tes de in­ge­rir­la.

MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.