UN VE­TE­RANO PA­RA SAL­VAR A WAL­MART

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

AWal­mart, la ma­yor em­pre­sa de ven­tas mi­no­ris­tas del mun­do —aun­que hay quien di­ce que la chi­na Ali­ba­ba le ha arre­ba­ta­do el ce­tro— no le que­da otra que re­con­ver­tir­se si no quie­re que su his­to­ria, la de uno de los ma­yo­res éxi­tos em­pre­sa­ria­les del sec­tor a ni­vel mun­dial —con per­mi­so, cla­ro, de la rei­na In­di­tex— aca­be en fias­co. Rein­ver­tar­se ca­si de arri­ba a aba­jo pa­ra sa­lir vi­va de la em­bes­ti­da de la em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en co­mer­cio elec­tró­ni­co. Ha­bla­mos de me­dir­se con gi­gan­tes de la ta­lla de Ama­zon. Que no es po­co.

La bes­tia de Ben­ton­vi­lle —co­mo se co­no­ce a Wal­mart por la ciu­dad don­de na­ció en 1945 y don­de tie­ne su se­de, en el es­ta­do de Ar­kan­sas— es­tá en cri­sis. Aun­que sus nú­me­ros si­gan sien­do es­pec­ta­cu­la­res: una ca­pi­ta­li­za­ción —va­lor de mer­ca­do—que su­pera los 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 180.000 mi­llo­nes de eu­ros), 11.500 cen­tros co­mer­cia­les re­par­ti­dos por 27 paí­ses, 2,2 mi­llo­nes de aso­cia­dos —que es co­mo la com­pa­ñía de­no­mi­na a sus em­plea­dos— y una fac­tu­ra­ción que su­pera los 480.000 mi­llo­nes de eu­ros. Que se di­ce pron­to.

Pe­ro so­lo hay que ras­car un po­co pa­ra des­cu­brir que, en el gi­gan­te del co­mer­cio mi­no­ris­ta, no es oro to­do lo que re­lu­ce. Pa­ra em­pe­zar, en el 2015 fac­tu­ró me­nos que en el 2014. No ha­bía su­ce­di­do en 36 años. Y pa­ra es­te año, las pre­vi­sio­nes pa­san por una caí­da del be­ne­fi­cio de en­tre el 6 y el 12 %. Pe­ro eso no es to­do, en enero, Wal­mart anun­ció el cie­rre de 269 tien­das y cen­tros co­mer­cia­les en to­do el mun­do. De ellos, 154 en Es­ta­dos Uni­dos.

Y quién es el va­lien­te que ha de aga­rrar el toro por los cuernos pa­ra dar­le la vuelta a es­te mas­to­don­te. Pues Doug McMi­llon (Memp­his, Ten­nes­see, 1966), el hom­bre que lle­va al ti­món de la com­pa­ñía que fun­dó Sam Walton des­de ha­ce más de dos años.

Si hay al­guien ca­paz de ha­cer que Wal­mart sal­ga ai­ro­sa de su adap­ta­ción a los nue­vos tiem­pos, ese es McMi­llon. Aun­que no fal­tan los ago­re­ros que pro­cla­man que Wal­mart aca­ba­rá en­gro­san­do la lis­ta de las víc­ti­mas de In­ter­net. Que co­rre­rá el mis­mo des­tino que an­tes co­rrie­ron al­gu­nos de sus ri­va­les, aplas­ta­dos por la bes­tia.

McMi­llon co­no­ce la com­pa­ñía co­mo la pal­ma de su mano. Lle­va to­da la vi­da en ella. Tie­ne ca­si 50 años —los cum­pli­rá en oc­tu­bre— y se ha pa­sa­do más de dos dé­ca­das en la fir­ma, en la que ha he­cho de ca­si to­do. De­por­tis­ta em­pe­der­ni­do y aman­te del baloncesto, su pri­mer tra­ba­jo en la mul­ti­na­cio­nal lle­gó cuan­do era ape­nas un ado­les­cen­te. Se pa­só el ve­rano tra­ba­jan­do en un cen­tro de dis­tri­bu­ción de la com­pa­ñía, car­gan­do y des­car­gan­do ca­mio­nes. Más tar­de, con los es­tu­dios de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas ya aca­ba­dos en la Uni­ver­si­dad de Ar­kan­sas en Fa­yet­te­vi­lle y un más­ter en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad de Tul­sa en la mano, en­tró de nue­vo en la em­pre­sa. Es­ta vez pa­ra que­dar­se. Co­men­zó ges­tio­nan­do la com­pra de apa­re­jos de pes­ca y aca­bó sen­ta­do al ti­món de la com­pa­ñía en fe­bre­ro del 2014. Has­ta ese mo­men­to, era el res­pon­sa­ble de las ope­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les del gi­gan­te mi­no­ris­ta. Aho­ra tie­ne la oca­sión de sal­var la em­pre­sa en la que cre­ció o cer­ti­fi­car su de­fun­ción, en­gu­lli­da por la Red.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.