¿Por­qué es­tá es­ta­ble la pri­ma de ries­go?

El pro­gra­ma de com­pra de ac­ti­vos por el BCE amor­ti­gua los in­di­ca­do­res de la deu­da o el dé­fi­cit

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Carlos Suá­rez Mo­ra­le­da Ana­lis­ta de www.bol­sa­ma­nia.com

La pri­ma de ries­go se con­vir­tió en una de los con­cep­tos eco­nó­mi­cos más co­no­ci­dos pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral cuan­do se dis­pa­ró y al­can­zó los 600 pun­tos bá­si­cos en el 2012, en ple­na cri­sis de deu­da en la zo­na eu­ro. Cua­tro años des­pués, per­ma­ne­ce es­ta­ble en torno a los 140 pun­tos, pe­se a la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca, el in­cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y el au­men­to de deu­da. Los ex­per­tos ad­vier­ten de un mer­ca­do dis­tor­sio­na­do e in­clu­so ha­blan de mo­ti­vos po­lí­ti­cos des­de los gran­des ban­cos de in­ver­sión.

Nor­mal­men­te, ha­bla­mos de pri­ma de ries­go de un ac­ti­vo al com­pa­rar a és­te con otro con­si­de­ra­do li­bre de ries­go. Pa­ra la deu­da pú­bli­ca, se uti­li­za co­mo re­fe­ren­cia la ren­ta­bi­li­dad del bono a 10 años que co­ti­za en el mer­ca­do se­cun­da­rio, y el bono ale­mán. Cuan­do la cri­sis de deu­da que ini­ció Gre­cia y se ex­ten­dió por Eu­ro­pa pu­so en du­da el cum­pli­mien­to del ser­vi­cio de la deu­da (pa­gar in­tere­ses y prin­ci­pal en los ven­ci­mien­tos) por par­te de los es­ta­dos de la zo­na eu­ro, el bund ale­mán a 10 años per­ma­ne­ció ba­jo mí­ni­mos, ya que era un ac­ti­vo re­fu­gio que bus­ca­ban los inversores.

Por ello, las ven­tas ma­si­vas de bo­nos es­pa­ño­les y la com­pra de bo­nos ger­ma­nos dis­pa­ró la pri­ma de ries­go por en­ci­ma de los 600 pun­tos, una si­tua­ción que fue re­vir­tién­do­se has­ta caer por de­ba­jo de los 200 pun­tos en el 2014, ni­vel que no ha vuel­to a so­bre­pa­sar. De he­cho, lle­gó a per­der los 100 pun­tos a prin­ci­pios del pa­sa­do año, aun­que ha ido ele­ván­do­se y en los úl­ti­mos me­ses es­tá an­cla­da en torno a los 140 pun­tos.

Es­ta es­ta­bi­li­dad se pro­du­ce a pe­sar de que des­de ha­ce me­ses los inversores no sa­ben a qué ate­ner­se en el te­rreno po­lí­ti­co, y si el Go­bierno que sal­ga de las ur­nas (si es que es­to, a di­fe­ren­cia del 20 de di­ciem­bre, su­ce­de) el 26 de ju­nio im­pon­drá una po­lí­ti­ca más o me­nos aus­te­ra con el gas­to y los in­gre­sos pú­bli­cos, y si ne­go­cia­rá o no con Bru­se­las nue­vos ob­je­ti­vos de dé­fi­cit, y a su vez con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pa­ra vi­gi­lar sus pre­su­pues­tos.

Ade­más, el dé­fi­cit de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas se si­tuó en el 5 % en el 2015, ocho dé­ci­mas por en­ci­ma de lo pac­ta­do con la Co­mi­sión Eu­ro­pea, y la deu­da pú­bli­ca es­tá en su ni­vel más al­to en un si­glo, su­peran­do el 100 % del PIB por pri­me­ra vez en es­te pe­rio­do.

MER­CA­DOS DISTORSIONADOS

Con es­tos da­tos, po­dría cos­tar en­ten­der por qué no se dis­pa­ra la pri­ma de ries­go, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que es­ta­mos an­te mer­ca­dos distorsionados, y no so­lo con la deu­da, sino tam­bién con otros ac­ti­vos, ex­pli­ca el ana­lis­ta de Ci­ti en Es­pa­ña Jo­sé Luis Mar­tí­nez Campuzano.

El ex­per­to se­ña­la a dos fac­to­res que im­pi­den que la pri­ma se dis­pa­re. Uno de ellos es el pro­gra­ma de com­pra de ac­ti­vos que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) am­plió des­de 60.000 has­ta 80.000 mi­llo­nes de eu­ros el pa­sa­do mes de mar­zo. «El BCE com­pra deu­da y hay más de­man­da de pa­pel que ofer­ta de tí­tu­los con al­ta ren­ta­bi­li­dad. Es una cues­tión de ofer­ta y de­man­da».

La se­gun­da ra­zón tie­ne que ver con la an­te­rior, y hay que ir­se a una vi­sión más glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.