Mu­nich alum­bra la ban­ca del fu­tu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE DEL MUNDO - Pa­tri­cia Baelo

A tra­vés de una apli­ca­ción, los clien­tes po­drán ha­cer trans­fe­ren­cias in­tro­du­cien­do un nú­me­ro de te­lé­fono, iden­ti­fi­car­se por ví­deo o in­clu­so pe­dir un prés­ta­mo

Las me­jo­res ideas sur­gen en tiem­pos de cri­sis. Una má­xi­ma que po­ne de ma­ni­fies­to el ca­so de Fi­dor Bank, un ban­co on-li­ne que vio la luz en la ciu­dad de Mú­nich en el año 2009, en ple­na re­ce­sión eco­nó­mi­ca. El con­cep­to «post-desas­tre», co­mo aún hoy lo de­no­mi­nan sus pro­pios crea­do­res, na­ció con un so­lo ob­je­ti­vo: cam­biar las re­glas del jue­go pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za del ciu­da­dano de a pie en las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. De ahí su nom­bre, Fi­dor, que en la­tín sig­ni­fi­ca «fe». En los úl­ti­mos dos años, el ban­co ha tri­pli­ca­do su nú­me­ro de clien­tes, que ya su­pera los 100.000. Pe­ro, so­bre to­do, ha de­mos­tra­do que la con­fian­za no es­tá re­ñi­da con la in­no­va­ción.

Es más, Fi­dor se ha pro­pues­to re­vo­lu­cio­nar el mer­ca­do fi­nan­cie­ro al anun­ciar que lan­za­rá a fi­na­les de es­te ve­rano un ban­co com­ple­ta­men­te di­gi­tal, en coope­ra­ción con la fi­lial ale­ma­na de Te­le­fó­ni­ca. La apli­ca­ción O2 Ban­king per­mi­ti­rá a los usua­rios abrir una cuen­ta ban­ca­ria en In­ter­net y en cues­tión de mi­nu­tos, ya que el pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción se­rá por vi­deo­con­fe­ren­cia. Las trans­fe­ren­cias po­drán rea­li­zar­se sim­ple­men­te se­lec­cio­nan­do el nú­me­ro de te­lé­fono mó­vil del des­ti­na­ta­rio en la li­bre­ta de di­rec­cio­nes, en lu­gar de te­ner que fa­ci­li­tar el te­dio­so IBAN.

Asi­mis­mo, la apli­ca­ción ofre­ce­rá una he­rra­mien­ta des­ti­na­da a la pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra, la po­si­bi­li­dad de ac­ti­var o des­ac­ti­var la tar­je­ta de cré­di­to Mas­te­rCard aso­cia­da a la cuen­ta e in­clu­so so­li­ci­tar prés­ta­mos de has­ta 200 eu­ros de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Aun­que qui­zás lo más no­ve­do­so es que uno po­drá de­ci­dir si desea que la en­ti­dad le pa­gue los in­tere­ses co­rres­pon­dien­tes en for­ma de da­tos adi­cio­na­les a la ta­ri­fa con­tra­ta­da con la em­pre­sa de te­le­fo­nía O2. «Di­gi­ta­li­za­ción sig­ni­fi­ca que un clien­te pue­da po­ner­se en con­tac­to con su ban­co un do­min­go por­que ne­ce­si­ta un cré­di­to», ex­pli­ca el con­se­je­ro de­le­ga­do de Fi­dor Bank, Matt­hias Krö­ner.

La en­ti­dad pre­ten­de ofre­cer así la ve­lo­ci­dad, la trans­pa­ren­cia y la fa­ci­li­dad de uso que hoy de­man­dan los usua­rios, siem­pre co­nec­ta­dos a In­ter­net, ya sea a tra­vés de smartp­ho­nes u otros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos. La mo­ti­va­ción es la mis­ma que le lle­vó en el 2014 a lan­zar una cam­pa­ña de Fa­ce­book, se­gún la cual los clien­tes po­dían fi­jar ellos mis­mos el ti­po de in­te­rés. Una vez que 2.000 per­so­nas ha­bían da­do al «Me gus­ta» en la pá­gi­na que tie­ne Fi­dor en la red so­cial, au­men­ta­ba au­to­má­ti­ca­men­te di­cho por­cen­ta­je.

La fa­mo­sa ini­cia­ti­va con­clu­yó en Ale­ma­nia, pe­ro el ban­co la ha ex­por­ta­do con éxi­to a otros paí­ses, co­mo el Reino Uni­do. «Des­de el prin­ci­pio de­ci­di­mos que que­ría­mos ser dis­tin­tos y así es co­mo sur­gie­ron ideas tan dis­pa­ra­ta­das», con­fie­sa Krö­ner. Con la fi­lo­so­fía de apos­tar por el clien­te co­mo co-di­rec­ti­vo na­ció tam­bién la idea de pre­miar con 10 cén­ti­mos a to­dos los usua­rios que for­mu­len o res­pon­dan pre­gun­tas so­bre la en­ti­dad. Si uno pu­bli­ca un vi­deo ex­pli­ca­ti­vo en el ca­nal de YouTu­be re­ci­be 100 eu­ros, que pue­den lle­gar a los 1.000 si di­se­ña un nue­vo pro­duc­to fi­nan­cie­ro pa­ra Fi­dor Bank.

En­tre­tan­to, su co­mu­ni­dad di­gi­tal cuen­ta con 300.000 miem­bros que a me­nu­do ejer­cen el pa­pel de ase­so­res in­de­pen­dien­tes. «Mu­chos clien­tes no sa­ben qué pre­gun­tar y ello en­se­gui­da los ha­ce ser víc­ti­mas del sis­te­ma», cri­ti­ca Krö­ner, que ha con­se­gui­do nu­me­ro­sos ga­lar­do­nes pa­ra Fi­dor, co­mo el Ce­lent Mo­del Bank del 2015, en­tre otros. Sin em­bar­go, co­mo to­do aquel que rom­pe con las tra­di­cio­nes, tam­bién se ha gran­jea­do mu­chas crí­ti­cas. Por ejem­plo, la com­pe­ten­cia no du­dó en arre­me­ter con­tra su cam­pa­ña de Fa­ce­book, ale­gan­do que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no de­be guiar­se por po­pu­lis­mos sino por cri­te­rios eco­no­mi­cis­tas, pe­se a que en los úl­ti­mos años ca­da vez son más los ban­cos y ca­jas de aho­rros que in­ten­tan cap­tar clien­tes con ac­cio­nes pu­bli­ci­ta­rias de di­ver­sa ín­do­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.