¿CUÁN­TA DEU­DA PÚ­BLI­CA PUE­DE SO­POR­TAR ES­PA­ÑA?

El en­deu­da­mien­to pú­bli­co, que ya su­pera el 100 % del PIB, es in­sos­te­ni­ble si si­gue cre­cien­do más que la ri­que­za La po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad fra­ca­só en el in­ten­to de con­te­ner el dé­fi­cit

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Juan Ar­jo­na

ES­PA­ÑA YA DE­BE MÁS A LOS MER­CA­DOS QUE LA CA­PA­CI­DAD DE RI­QUE­ZA QUE GE­NE­RA. EL DE­BA­TE SE CEN­TRA AHO­RA EN SI EL PAÍS SE­RÁ CA­PAZ DE SO­POR­TAR ES­TA SI­TUA­CIÓN O REAPARECERÁ EL FAN­TAS­MA DE HA­CE CIN­CO AÑOS Y CUAN­DO LOS TI­POS DE IN­TE­RÉS CO­MIEN­CEN A SU­BIR. LOS ECO­NO­MIS­TAS CREEN QUE ES­TE ES­CE­NA­RIO ES ASU­MI­BLE MIEN­TRAS LA ECO­NO­MÍA CREZ­CA Y EL TE­SO­RO ES­PA­ÑOL PA­GUE PUN­TUAL­MEN­TE LOS IN­TERE­SES. LAS CAU­SAS DE ES­TA CIR­CUNS­TAN­CIA: LA PO­LÍ­TI­CA

DE AUS­TE­RI­DAD

Des­pués de una es­ca­la­da sin pre­ce­den­tes, la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la su­peró el bi­llón de eu­ros en el 2014 y el 100 % del PIB en fe­bre­ro de es­te año. La ci­fra ab­so­lu­ta po­co nos acla­ra so­bre la sa­lud de las fi­nan­zas. Una fa­mi­lia mo­des­ta que de­be cien mil eu­ros al ban­co pro­ba­ble­men­te es­tá arrui­na­da, pe­ro que Aman­cio Or­te­ga de­ba un mi­llón de eu­ros no le qui­ta­rá el sue­ño al po­de­ro­so pro­pie­ta­rio de In­di­tex. Las deu­das pú­bli­cas de Ale­ma­nia o de Fran­cia, más de dos bi­llo­nes de eu­ros ca­da una, du­pli­can a la es­pa­ño­la, pe­ro la car­ga que so­por­tan es mu­cho más lle­va­de­ra por­que aque­llas eco­no­mías son más fuer­tes. Fi­jé­mo­nos, pues, en el da­to re­la­ti­vo: la cuan­tía de la deu­da es­pa­ño­la ya su­pera to­da la ri­que­za que ge­ne­ra nues­tra eco­no­mía en un año. Y si­gue su­bien­do. ¿Has­ta dón­de? ¿En qué mo­men­to se ha­ce in­sos­te­ni­ble y el país, aplas­ta­do por el en­deu­da­mien­to, se vuel­ve in­sol­ven­te y tie­ne que sus­pen­der sus pa­gos?

IN­TERE­SES Y AMOR­TI­ZA­CIO­NES

Co­rren ríos de tin­ta so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad de la deu­da, pe­ro el con­cep­to es eté­reo. La deu­da re­sul­ta per­fec­ta­men­te sos­te­ni­ble mien­tras el Te­so­ro pue­da pa­gar pun­tual­men­te los in­tere­ses a sus acree­do­res y los mer­ca­dos le si­gan pres­tan­do, a ti­pos de in­te­rés ra­zo­na­bles, di­ne­ro pa­ra afron­tar los ven­ci­mien­tos pe­rió­di­cos. El Te­so­ro es­pa­ñol pa­gó en el 2015 unos 33.000 mi­llo­nes de eu­ros en in­tere­ses, dos mil mi­llo­nes me­nos que el año pre­ce­den­te. Dis­mi­nu­yó la car­ga fi­nan­cie­ra a pe­sar de cre­cer el mon­to de la deu­da, de­bi­do al des­cen­so de los ti­pos: en el 2007, an­te­sa­la de la cri­sis, los acree­do­res co­bra­ban en pro­me­dio 4,5 eu­ros anua­les por ca­da cien que le ha­bían pres­ta­do al Es­ta­do; ac­tual­men­te per­ci­ben no más de tres eu­ros.

Aun­que asu­mi­ble a día de hoy, el pa­go de in­tere­ses su­po­ne un las­tre so­bre las fi­nan­zas pú­bli­cas. Por un la­do, de­trae vo­lu­mi­no­sos re­cur­sos —ca­si equi­va­len­tes al bru­tal re­cor­te ex­pe­ri­men­ta­do por la in­ver­sión pú­bli­ca— que po­drían de­di­car­se a gas­to pro­duc­ti­vo o so­cial pa­ra in­cen­ti­var el cre­ci­mien­to; y, por otra par­te, los ti­pos de in­te­rés no se man­ten­drán ba­jos in­de­fi­ni­da­men­te.

En cuan­to a la amor­ti­za­ción, con­vie­ne ad­ver­tir que los go­bier­nos, a di­fe­ren­cia de las fa­mi­lias o em­pre­sas, ra­ra vez pa­gan y can­ce­lan su deu­da, por­que ra­ra vez cie­rran con su­pe­rá­vit sus cuen­tas anua­les. Se li­mi­tan a so­li­ci­tar nue­vos prés­ta­mos —nue­vas emi­sio­nes— pa­ra re­in­te­grar su in­ver­sión al po­see­dor de una obli­ga­ción, un bono o una le­tra del Te­so­ro. Con­traen nue­vas deu­das pa­ra sal­dar las an­te­rio­res.

El en­deu­da­mien­to glo­bal so­lo se re­du­ce en tér­mi­nos re­la­ti­vos: la in­fla­ción y el cre­ci­mien­to real de la eco­no­mía re­ba­jan su pe­so. Un buen ejem­plo lo ha­lla­mos en el pe­río­do com­pren­di­do en­tre los años 1997 y 2007. Du­ran­te esa «dé­ca­da pro­di­gio­sa» de la eco­no­mía es­pa­ño­la, la cuan­tía de la deu­da pú­bli­ca cre­ció un 16 % —más de 52.000 mi­llo­nes de eu­ros—, pe­ro su par­ti­ci­pa­ción en el PIB se re­du­jo ca­si a la mi­tad: del 64,4 % al 35,5 %, lo que con­vir­tió a Es­pa­ña en uno de los paí­ses de Eu­ro­pa con me­nor deu­da pú­bli­ca —la pri­va­da es otro can­tar— cuan­do se desató la Gran Re­ce­sión.

Si las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas pue­den so­por­tar la car­ga fi­nan­cie­ra de su deu­da ac­tual y el bi­llón lar­go de eu­ros que de­ben no tie­nen que de­vol­ver­lo, sino re­fi­nan­ciar­lo con­ti­nua­men­te, ¿dón­de re­si­de el pro­ble­ma? ¿Por qué exis­ten du­das acer­ca de la sol­ven­cia de Es­pa­ña y la sos­te­ni­bi­li­dad de su deu­da?

DEU­DA Y CRE­CI­MIEN­TO

El pro­ble­ma exis­te, y de co­lo­sal di­men­sión, aun­que aho­ra per­ma­nez­ca ocul­to ba­jo las fal­das de los ba­jos ti­pos de in­te­rés y la po­lí­ti­ca ex­pan­si­va del BCE. Pa­ra com­pren­der su mag­ni­tud es pre­ci­so exa­mi­nar la os­cu­ra re­la­ción en­tre deu­da y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Os­cu­ra por­que hay dos gru­pos de eco­no­mis­tas que aún si­guen de­ba­tien­do si fue an­tes el hue­vo o la ga­lli­na. Sos­tie­ne el pri­mer gru­po que la deu­da de­bi­li­ta la eco­no­mía y, lle­ga­do a cier­to ni­vel, in­te­rrum­pe abrup­ta­men­te el cre­ci­mien­to. Car­men Rein­hart y Ken­neth Ro­goff, en un fa­mo­so es­tu­dio so­bre las cri­sis fi­nan­cie­ras, lle­ga­ron a de­ter­mi­nar las coor­de­na­das exac­tas de ese «cier­to ni­vel»: si la deu­da pú­bli­ca su­pera el 90 % del PIB, con­clu­ye­ron, la eco­no­mía en­tra en re­ce­sión. La sen­ten­cia de Rein­hart y Ro­goff, uti­li­za­da co­mo bi­blia por los sa­cer­do­tes de la aus­te­ri­dad en Eu­ro­pa, no se cum­plió. Con­te­nía erro­res de cálcu­lo y se es­tre­lló con­tra una evi­den­cia: la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la ya re­ba­só el 100 % del PIB —al igual que su­ce­de en otros cin­co paí­ses de la eu­ro­zo­na— y, sin em­bar­go, Es­pa­ña cre­ce a ta­sas anua­les pró­xi­mas al 3 %.

El se­gun­do gru­po in­vier­te la re­la­ción cau­sa-efec­to. No es la deu­da la que fre­na el cre­ci­mien­to, sino la au­sen­cia de es­te. La con­trac­ción de la eco­no­mía es el fac­tor que dis­pa­ra el dé­fi­cit y pro­vo­ca el en­deu­da­mien­to. El ca­so de Es­pa­ña ilus­tra a la per­fec­ción es­ta te­sis. En­tró en el tú­nel de la cri­sis con su­pe­rá­vit y ba­jo en­deu­da­mien­to pú­bli­co, pe­ro la Gran Re­ce­sión —drás­ti­ca caí­da de la re­cau­da­ción, au­men­to del gas­to, trans­for­ma­ción de deu­da pri­va­da en pú­bli­ca...— des­ca­la­bró rá­pi­da­men­te sus cuen­tas.

Am­bas te­sis con­du­cen a po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas dis­tin­tas. La pri­me­ra po­ne el én­fa­sis en la aus­te­ri­dad y el ajus­te fis­cal pa­ra des­ac­ti­var la bom­ba del en­deu­da­mien­to: su­bir im­pues­tos y re­cor­tar gas­tos pa­ra re­ba­jar el dé­fi­cit pú­bli­co, el ma­nan­tial del que se sur­te la deu­da. La se­gun­da co­lo­ca el acen­to en el cre­ci­mien­to: es­ti­mu­lar la eco­no­mía con vi­ta­mi­nas pú­bli­cas, aun­que sea a cos­ta de so­por­tar ma­yo­res dé­fi­cits pun­tua­les, pa­ra que, una vez re­to­ma­do el cre­ci­mien­to, es­te re­ba­je el pe­so de la deu­da. Ob­sér­ve­se el de­li­ca­do equi­li­brio en­tre am­bas vías. El ajus­te fis­cal re­du­ce la cuan­tía del dé­fi­cit en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, pe­ro fre­na la re­cu­pe­ra­ción y, por tan­to, de­pen­dien­do del da­ño cau­sa­do —me­nor in­ver­sión, me­nor con­su­mo—, pue­de in­cre­men­tar el dé­fi­cit y la deu­da en tér­mi­nos re­la­ti­vos.

EL FRA­CA­SO DE LA AUS­TE­RI­DAD

Eu­ro­pa, des­pués de unos pri­me­ros es­car­ceos en el cam­po de los es­tí­mu­los fis­ca­les, op­tó por la sen­da de la aus­te­ri­dad. Y la me­jor prue­ba del fra­ca­so de es­ta po­lí­ti­ca la ha­lla­mos en Gre­cia: cuan­to más se es­tru­jó al pue­blo he­leno, más se acen­tuó la re­ce­sión de su eco­no­mía y más se dis­pa­ró su en­deu­da­mien­to. Hoy, ya lo re­co­no­ce el FMI, la deu­da grie­ga es in­sos­te­ni­ble y el país ago­ni­za con res­pi­ra­ción asis­ti­da.

Pe­ro el ejem­plo de Es­pa­ña, ob­via­men­te me­nos dra­má­ti­co, mues­tra igual­men­te el im­pac­to no­ci­vo de esa po­lí­ti­ca. En cuan­to se ini­ció la tan­da de re­cor­tes, se agos­ta­ron de in­me­dia­to los «bro­tes ver­des» del 2010 y el país se des­pe­ñó en una se­gun­da re­ce­sión, la de los años 2012 y 2013. Y so­lo ini­ció la re­cu­pe­ra­ción cuan­do Bru­se­las aflo­jó las rien­das de la aus­te­ri­dad a ul­tran­za, co­men­za­ron a so­plar vien­tos de co­la fa­vo­ra­bles y el BCE cam­bió su po­lí­ti­ca y co­men­zó a bom­bear di­ne­ro.

Pe­ro el da­to más re­pre­sen­ta­ti­vo del fra­ca­so es pre­ci­sa­men­te el de la deu­da pú­bli­ca, que no es sino una acu­mu­la­ción de dé­fi­cits. No so­lo se ha ex­pan­di­do es­pec­ta­cu­lar­men­te el pa­si­vo pú­bli­co, sino que si­gue ha­cién­do­lo cuan­do la eco­no­mía cre­ce a ta­sas re­le­van­tes. Sig­ni­fi­ca que la deu­da avan­za más rá­pi­do que la ri­que­za. Y es­to, ade­más de vul­ne­rar la Ley de Es­ta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria, sí es gra­ve e in­sos­te­ni­ble. Gra­ve por­que li­mi­ta el cre­ci­mien­to. In­sos­te­ni­ble por­que se pue­de vi­vir al­gún tiem­po al fia­do, pe­ro no to­do el tiem­po. ¿Qué pa­sa­rá cuan­do el BCE cie­rre el gri­fo y los ti­pos de in­te­rés co­mien­cen a su­bir? ¿Se­gui­rán los mer­ca­dos pres­tán­do­nos di­ne­ro a ti­pos de in­te­rés ra­zo­na­bles? ¿Reaparecerá el fan­tas­ma del 2011?

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.