EL EM­PLEO, CLA­VE DEL CRE­CI­MIEN­TO ECO­NÓ­MI­CO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

El em­pleo co­mo cla­ve de cre­ci­mien­to. Lo pro­po­ne el pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes, pa­ra quien Es­pa­ña de­be ge­ne­rar 2,6 mi­llo­nes de co­ti­zan­tes más por­que en­tien­de que sin tra­ba­jo no hay país.

Ini­cia­mos el úl­ti­mo año de la fe­li­ci­dad per­di­da, el 2007, con 2,158 mi­llo­nes de es­pa­ño­les tra­ba­jan­do en la edi­fi­ca­ción y otros 512.000 en obra ci­vil, es de­cir 2,671 mi­llo­nes de ocu­pa­dos vin­cu­la­dos al ce­men­to. A par­tir de ese mo­men­to, y du­ran­te sie­te años con­ti­nua­dos, esas dos ac­ti­vi­da­des so­lo ge­ne­ra­ron una co­sa, des­em­pleo. Se nos abrió una ve­na de des­truc­ción que de­vo­ró al­go más de 1.200.000 pues­tos de tra­ba­jo di­rec­tos. So­bre sus efec­tos co­la­te­ra­les, no voy a ha­blar, mu­chos son evi­den­tes y cuan­ti­fi­ca­bles, otros in­tan­gi­bles, pien­so en la ra­bia o en la frus­tra­ción que nos aso­la. ¿La co­rrup­ción? Ese es un mal que en­tra con fa­ci­li­dad en los cuer­pos más dé­bi­les, en aque­llos con me­nos hi­gie­ne de­mo­crá­ti­ca. De­bi­li­te­mos la de­mo­cra­cia y siem­pre ha­brá co­rrup­ción, ha­ya o no ha­ya cons­truc­ción.

En el 2014, con 745.000 ocu­pa­dos en edi­fi­ca­ción y 158.000 en obra ci­vil, en to­tal 903.000 em­pleos, se to­ca sue­lo. Hoy hay al­go más, por en­ci­ma de los 810.000 en una ac­ti­vi­dad y de los 160.000 en la otra. Va­ria­cio­nes pe­que­ñas, pe­ro ilu­sio­nan­tes. Y ha leí­do bien, ilu­sio­nan­tes; por­que soy de los que de­fien­den que tener dos mi­llo­nes dos­cien­tos mil ocu­pa­dos en as­fal­to y ce­men­to era ex­ce­si­vo, pe­ro tener me­nos de un mi­llón tam­po­co es una ben­di­ción de Dios. Pien­se que es­te país cuan­do tu­vo más ocu­pa­dos fue en el 2008 con 20,469 mi­llo­nes, y ter­mi­na­mos el 2015 con 17,866 mi­llo­nes. Es de­cir, si so­mos ca­pa­ces de ge­ne­rar 2,603 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo se­re­mos quie­nes de re­si­tuar Es­pa­ña en una po­si­ción asu­mi­da por to­dos co­mo de am­plio bie­nes­tar. Y si fué­ra­mos ca­pa­ces de con­ti­nuar avan­zan­do y lle­gá­ra­mos a tener del or­den de los 23 ó 24 mi­llo­nes de co­ti­zan­tes, en­ton­ces es­pa­das de Da­mo­cles co­mo nues­tro ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes, en don­de los co­ti­zan­tes sus­ten­tan a los pen­sio­nis­tas, pa­sa­rían a ser una fuen­te in­ter­ge­ne­ra­cio­nal de bie­nes­tar ¿Y los sa­la­rios? En­tra­rían en la sen­da de cre­ci­mien­to que to­dos an­sia­mos.

¿Qué in­ten­to de­cir? Que to­da po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que di­se­ñe­mos o im­ple­men­te­mos ha de de­cir­nos si nos acer­ca o nos ale­ja de ese nú­me­ro, de esa me­ta de dos mi­llo­nes seis­cien­tos mil nue­vos co­ti­zan­tes. Y si no es ca­paz de ha­blar en es­te len­gua­je es que vi­ve en otro mun­do, no sé en cuál, pe­ro des­de lue­go en Es­pa­ña, no. Y lo que me pa­re­ce evi­den­te es que en esa bús­que­da de­ses­pe­ra­da de co­ti­zan­tes, va­rios cien­tos de mi­les han de sa­lir de nue­vo del mal­di­to ce­men­to; y lo han de ha­cer por una ra­zón muy sim­ple, en ocho años no he­mos si­do ca­pa­ces de crear otro país ¿So­mos unos inú­ti­les? No, sim­ple­men­te co­bar­des. Due­le mu­cho ver de nue­vo a hom­bres con ca­nas man­char sus ma­nos en ce­men­to, pe­ro lo que real­men­te due­le es ver co­mo pi­la­res hu­ma­nos, an­te la au­sen­cia de ac­ti­vi­dad, se van di­lu­yen­do co­mo azucarillos en un día de llu­via. Y es­to, ¿a qué nos lle­va? Pues nos de­be­ría con­du­cir a abrir al­gu­nos de­ba­tes, co­mo la fis­ca­li­dad del ca­pi­tal; es de­cir de las ren­tas in­mo­bi­lia­rias, de los in­cre­men­tos pa­tri­mo­nia­les, a la fis­ca­li­dad de las transac­cio­nes de in­mue­bles. Lo me lle­va a afir­mar que el anun­cio de Sán­chez de que va a igua­lar la fis­ca­li­dad del ca­pi­tal al de las ren­tas de las per­so­nas fí­si­cas no so­lo es una idea pe­re­gri­na, sino que se­ría un pa­so atrás en la crea­ción de em­pleo. Y me da igual que el lí­der so­cia­lis­ta afir­me que el im­por­te re­cau­da­do se­ría pa­ra asu­mir el des­fa­se de las pen­sio­nes. Pa­ra ju­bi­lar­se an­tes hay que ha­ber tra­ba­ja­do. Ob­vie­da­des que hay que re­cor­dar. El des­fa­se de nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes tie­ne otros de­ba­tes, nin­guno me­nor, que de­be­mos al­gún día co­men­zar, có­mo el sis­te­ma a uti­li­zar, re­par­to o ca­pi­ta­li­za­ción; las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias, o el tra­ta­mien­to fis­cal de las fa­mi­lias, en­tre otros.

En to­do ca­so, pa­sa­dos nue­ve años des­de el ini­cio de la nue­va era, no es­ta­ría mal que em­pe­zá­ra­mos a tener al­gu­na co­sa cla­ra, y des­de lue­go una de ellas es que sin tra­ba­jo no hay país. Cen­tré­mo­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.